¿El año de la qué?

070117-02.jpg

2007 fue –a propuesta de Presidencia de Gobierno aprobada por el Congreso de los Diputados– el Año de la Ciencia. ¿Alguien se ha enterado? Recuerdo 2005, el Año del Quijote: todos nos enteramos. 2007 debía haber sido el Año de la Ciencia, con mayúsculas. Había dinero –6 millones de euros–, había ganas e incluso había ideas.

Pero fracasó, y no sólo porque al ciudadano medio le importasen poco los conocimientos científicos (por cierto, ¿cuántos han leído el Quijote?). Era el momento de hacer algo grande… y todo quedó en una lastimosa pedorreta. Uno podría haber confiado en la eficacia del Ministerio de Educación y Ciencia y de su brazo armado para la divulgación, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) ¿Convocaron las ayudas a finales de 2006? ¿Publicaron las resoluciones a principios de 2007? ¿Lanzaron grandes proyectos capaces de llamar la atención de la opinión pública? Vana ilusión. La convocatoria se publicó en 2007, las ayudas se concedieron a finales del verano y, tras el habitual papeleo administrativo, el Año se convirtió en el mes de la ciencia.

La única acción grande –adjetivo que sólo alude a lo elevado de su presupuesto– fue un concurso para profesores y estudiantes de secundaria… que se viene realizando desde hace 8 años. Se llama Ciencia en Acción y en él están involucrados la FECYT, el CSIC, la Real Sociedad Española de Física y la Real Sociedad Matemática Española. Con semejantes padrinos y un presupuesto que ha superado los 300.000 euros –atención: ¡para dos días!– uno habría esperado algo más que una carpa con demostraciones científicas, unos premios piojosos –1.500 euros y un viaje para visitar un centro del CSIC en España– y cuatro anuncios en los medios.

¿Por qué no ha habido proyectos de envergadura nacional? ¡Cierren el Paseo de la Castellana para un superexperimento de física! ¿Y por qué no un tren de la bruja que levite mediante superconductores? ¿Y la televisión? No me refiero a productos como aquel Cosmos de Carl Sagan –en nuestro país lo único que se acercó, y de lejos, fue 2.mil, de TVE–, sino a series como Friends, donde uno de los protagonistas era paleontólogo y bastantes diálogos aludían a la ciencia. ¡Ya basta de médicos! Acercar la ciencia a la sociedad no implica sólo organizar conferencias, congresos y exposiciones; es hacer que se vea al científico como un ciudadano más.

La apreciación de la ciencia no se consigue diciendo lo importante y lo necesaria que es; se alcanza haciendo que los científicos caigan bien y se les tenga aprecio… como personas normales. Pruebas hay de sobra de la influencia de las series y las películas en los jóvenes: necesitamos más Indianajones, más Doctores Who, más Futuramas. Necesitamos Carlsaganes castizos que transmitan pasión, que emocionen, que sorprendan, incluso que provoquen. Mucho lloramos por el poco interés que muestran las instituciones públicas y privadas por financiar la divulgación, pero la culpa es nuestra.
Hemos desperdiciado la mejor oportunidad que hemos tenido. Parafraseando a Miguelito, el amigo de Mafalda, somos unos simpáticos inoperantes.

Si alguna vez se vuelve a celebrar el Año de la Ciencia (ahora sí, en mayúsculas) deberíamos mirar al ilusionismo: hay que ser como Harry Houdini y no como un trilero de plazoleta.

(Publicado en el número de enero de Muy Interesante)

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. lqa ciencia es un asco para k sirve la ciencia
    yo creo k los presidentes como habac obama es un invesil y todos esos paises desarrolados

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s