Las guerras de Jesús

4042410163e3f-36-1.jpg

En 1985 Robert W. Funk creaba el Jesus Seminar, un grupo formado por un centenar de académicos neotestamentarios con el objetivo de elucidar, utilizando la antropología, la historia y el análisis textual, qué pudo y qué no pudo decir Jesús. Y la polémica, que se había encontrado latente a lo largo de todo el siglo XX, estalló.

La razón es obvia: además de sesudos artículos y libros, los miembros del seminario se dedicaron de manera consistente a sacar su postura en los medios de comunicación, una visión de Jesús muy diferente a la por todos conocida. El tranquilo mundo de la investigación neotestamentaria, en manos de católicos y protestantes, se vio sacudido por el terremoto mediático de la década de los 90. Nuevas imágenes de Jesús aparecieron por autores no vinculados a ninguna iglesia y las viejas posturas recibieron un fuerte impacto bajo la acusación de haber entorpecido y enmascarado al verdadero Jesús.

Una idea debemos tener presente: la investigación histórica del Nazareno, el que realmente vivió y murió en Galilea, está y estará siempre en la cuerda floja. “No existe una Suiza neutral en el investigación sobre Jesús”, afirma el sacerdote católico John P. Meier, profesor de Nuevo Testamento en la Universidad de Notre-Dame en Indiana, EE UU. No es lo mismo que estudiar a Sócrates o a Alejandro Magno.

En rarísimas ocasiones se ha dado el caso que un historiador haya llegado a conclusiones distintas a las que soporta su fe; de ahí que nos encontremos con periodistas como el católico Vittorio Messori defendiendo a capa y espada la historicidad de la resurrección en cuerpo y sangre, o sacerdotes como Armand Puig intentando justificar la tradición del nacimiento virginal de Jesús mediante circunloquios como “un nacimiento extraordinario” que obligó a José a adoptar “al hijo de María”.

Por otro lado, uno también puede nadar y lavar la ropa, como el catedrático de Filología Neotestamentaria de la Complutense Antonio Piñero al asegurar que sobre la resurrección de Jesús un historiador no pude afirmarla ni negarla. Algo paradigmático, pues entonces tampoco puede decirse nada sobre la historicidad del diálogo “a golpes” de las hermanas Fox, fundadoras del espiritismo moderno, con el misterioso “ente” Pata de Cabra; o si fue histórico que la noche del 19 de septiembre de 1961 el matrimonio Hill fue secuestrado por extraterrestres, dando inicio a todo el folklore de abducciones posteriores estilo Expediente X; o sobre la historicidad del viaje de Mahoma a Damasco a lomos de un caballo alado. En este caso, tampoco los historiadores pueden afirmar ni negar que en el monte Hira Mahoma recibió la revelación de El Corán de labios del mismísimo arcángel San Gabriel. O la verdad histórica que se oculta tras las nunca vistas planchas de oro que Joseph Smith descifró en presencia de otros tres testigos –a lo que hay que unir las visitas regulares del ángel Moroni y la más esporádica de Juan el Bautista–, cuyo contenido es base de la fe mormona. ¿Dónde queda el conocido adagio “afirmaciones extraordinarias exigen pruebas extraordinarias”? Si uno acude en su defensa a la fe, deja la historia fuera.

Querámoslo o no la vida de Jesús, tal y como nos ha llegado, es totalmente sobrenatural: nacido de una virgen, autor de portentosos milagros y, sobre todo, resucitado de la muerte. Ya lo dijo Pablo de Tarso: “si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe”. En este sentido, la historicidad de la resurrección, que el Catecismo de la Iglesia Católica sostiene en base al testimonio recogido en los evangelios, es clave para entender las peleas y debates que en la última mitad del siglo XX se han producido en el ámbito universitario y que se conocen como The Jesus Wars, las Guerras de Jesús.

“El estudio histórico de Jesús es un cómodo lugar para hacer teología y llamarlo historia y para hacer autobiografía y llamarlo biografía”, comenta uno de los más polémicos estudiosos neotestamentarios, John Dominique Crossan. Ejemplo es la imagen de Jesús como un hippie contestatario en los 70; el proletario, pobre y revolucionario de la Teología de la Liberación, hoy de capa caída y sustituido por el Cristo Señor del Pentecostalismo estadounidense –cuya versión católica son los grupos de renovación carismática–. Semejante “reconstrucción” de Jesús no sucede lejos de los ambientes académicos. Como dice la periodista Charlotte Allen en su libro The Human Christ, cualquiera que tenga un agravio puede apuntar a Jesús en sus filas. Así hay quien afirma que “es negro porque ha sido oprimido, y ha sido oprimido porque es negro”. O como lo define una profesora feminista de Harvard: “un tipo andrógino, con tendencias feminoides que se creyó emisario de Sofía, la personificación femenina de la Sabiduría”. También hay quien califica la crucifixión de Jesús como un caso de “abuso infantil divino”: Dios mata a su hijo por un pecado que no ha cometido.

El interés que ha despertado en los medios lo que podríamos bautizar como “revisionismo teológico” ha sacado a la luz y promovido visiones tan exageradas como las de Barbara Thiering, una teóloga australiana que afirma que Jesús se casó con María Magdalena, tuvo tres hijos, se divorció y luego se casó con Lidia –una mujer de Tiatira (una pequeña ciudad comercial de Asia Menor y una de las siete Iglesias a las cuales Jesucristo le escribe una carta en el Apocalipsis) que fue convertida por Pablo y que para Thiering fue una obispo influyente en su ciudad–. John M. Allegro, un respetado filólogo semítico, en su libro The sacred mushroom and the cross (1970) hipotetizaba que Jesús no era un ser humano sino el nombre en clave del hongo alucinógeno amanita muscaria ligado a “cultos de fertilidad, que involucraban copulaciones rituales y la siembra de sangre menstrual en los campos para asegurar una cosecha abundante”. El cristianismo nace, para el difunto Allegro, como efecto de las visiones producidas por la ingesta de este hongo.

En esencia, las posturas que han ido surgiendo en las dos últimas décadas del siglo XX tienen su agenda en la humanización de Jesús, suprimiendo todo aspecto sobrenatural. Frente a esto, la reacción descalificadora de teólogos e historiadores cristianos –ya sean protestantes o católicos– no se ha hecho esperar.

Una situación en todo punto diferente a la que se vivió hasta mediados del siglo XVIII, cuando nadie ponía en duda la autenticidad histórica de los evangelios: eran textos inspirados por Dios que conservaban casi literariamente sus hechos y dichos. Las sonoras diferencias entre ellos, decían, eran producto de haber sido escritos desde distintos puntos de vista. Pero entonces el protestantismo alemán debió hacer frente al racionalismo ilustrado y los teólogos, en respuesta, empezaron a aplicar el método de la crítica histórica a los textos bíblicos.

El racionalismo entró en la teología con un claro programa: expurgar de los evangelios todo lo que se saliera de lo racional. El primero en incorporarlo fue Hermann Samuel Reimarus (1694-1768), un profesor de lenguas orientales de Hamburgo que dejó escrito un manuscrito que nunca publicó por miedo. Tras su muerte lo hizo, fragmentariamente, su discípulo G. E. Lessing en 1774. De ellos, el más importante fue el titulado Acerca del objetivo de Jesús y sus discípulos. Para Reimarus Jesús fue un mesías político que predicó la inminencia del reino de Dios y la liberación del yugo romano, pero que fracasó. Los discípulos hicieron frente al desastre inventándose la resurrección y la parusía, su segunda venida como Señor. Para Reimarus el Jesús de los evangelios es un fraude y no podemos fiarnos de los apóstoles cuando hablan de él. En resumen, el verdadero Jesús es incognoscible.

El trallazo es importante. Coincide que por esa época aparecen numerosas vidas de Jesús. Las primeras son románticas en las que perviven algunos elementos sobrenaturales: un curandero-médico cuyos tratamientos los hace pasar por milagros (K. F. Bahrdt), una marioneta en manos de los esenios que inventaron la historia que hoy conocemos (K. H. Venturini)… Más adelante Jesús es presentado como un elevado maestro de moral (H. E. G. Paulus) donde los milagros que pueden ser explicados dentro de las leyes naturales se admiten y el resto se niegan.

Toda esta etapa culmina con la primera gran obra sobre Jesús, Vida de Jesús de David Friedrich Strauss, discípulo de Hegel y para quien los relatos evangélicos no son más que mito, entendido como una narración destinada a explicar una idea, la proyección de lo creado por los discípulos. Juan es prescindible pues lleva al extremo el mito y todas las “vidas de Jesús” escritas hasta entonces también lo son pues, o bien asumen explicaciones piadosas, o historias que aceptan la intervención sobrenatural en la historia humana, o meras “explicaciones” racionales a hechos aparentemente sobrenaturales. Esta interpretación mítica resuelve, de un plumazo, todos los problemas.

En los años siguientes el estudio se dirige a lo que se conoce desde entonces como la cuestión sinóptica, destinada a resolver las relaciones existentes entre los evangelios de Marcos, Lucas y Mateo, y su cronología. Entonces surge el paradigma de la investigación neotestamentaria actual, al cual pocos se oponen: la teoría de las dos fuentes, planteada simultánea e independientemente por el discípulo de Strauss Christian Hermann Weisse y por Christian Gottlob Wilke en 1838: Mateo y Lucas, aparte del material que les es propio, beben profusamente de Marcos y de una colección de dichos hoy perdida y bautizada con el nombre de Q –del alemán quelle, fuente–.

Ni qué decir que los teólogos liberales alemanes vieron en el camino expedito por Reimarus y Strauss un arma para luchar contra la Iglesia católica, que había desvirtuado la persona de Jesús: “liberémonos del dogma y volvamos al hombre Jesús” fue su grito de guerra. Nace así una curiosa antropología de Jesús conocida como la Escuela Liberal cuyo ejemplo es la Vida de Jesús de E. Renan que desarrolla a partir de Marcos y la misteriosa Q, liberándola del kerigma –predicación– de la Iglesia primitiva. La religión de Jesús era interior, moralista, espiritual y en absoluto escatológica; su muerte fue la de un mártir.

El primer año del siglo XX Wilhelm Wrede llama la atención sobre un aspecto que hasta el momento había pasado desapercibido: el secreto mesiánico subyacente a todo el Evangelio de Marcos. Leído con cuidado, en él Jesús parece dudoso acerca de su divinidad y siempre está pidiendo silencio sobre sus milagros y sobre su misión mesiánica. El mazazo para quienes vieron en Marcos un testimonio histórico –es el más antiguo y por tanto más fiable– fue mortal. Para Wrede hasta el propio relato de Marcos es teológico: como Jesús nunca tuvo conciencia mesiánica la comunidad primitiva tuvo que inventarse este continuo silenciamiento y así justificar su actitud postpascual. El secreto mesiánico es un recurso literario que esconde una intención teológica y catequética. Con Wrede la Escuela Liberal se quedó sin herramientas para reconstruir al Jesús histórico. El golpe de gracia lo da K. L. Schmidt que demuestra el carácter fragmentario de los evangelios: lo que Marcos construye es una narración continua, un esqueleto cronológico y geográfico, donde va colocando las diferentes unidades de tradición que el autor del evangelio recoge de las comunidades primitivas.

No hay que ser muy perspicaz para ver que Wrede y Schmidt llevaron la investigación histórica de Jesús a un callejón sin salida, a pesar de que algunos defendieran que se podía distinguir entre el Jesús Histórico, objeto de investigación, y el Cristo de la Fe, objeto de la iglesia. La llamada Old Quest o Vieja Búsqueda se dirige sin remisión hacia un escepticismo histórico radical. Surgen en este momento dos movimientos que van a encauzar esta búsqueda: la escuela alemana de historia de las religiones, que estudia el cristianismo dentro del conjunto de todas ellas, con lo que es una más de las que surgieron en el imperio romano –Pablo la convirtió en una religión mistérica más–, y la aplicación de la crítica de las formas –método que identifica el género literario y, a partir de él, lo relaciona con su contexto sociológico–, que tanto éxito había tenido al aplicarse al Antiguo Testamento. Este campo tiene su máximo representante en el teólogo más influyente de la primera mitad del siglo XX, Rudolf Bultzmann.

El objetivo de Bultzmann es la desmitologización completa de la figura de Jesús, limpiarla de todo contenido teológico para descubrir al verdadero hombre. Con él, del estudio de las fuentes se pasa al estudio de las tradiciones, lo que hace aparecer un periodo de la historia hasta entonces olvidado: el que va de la muerte de Jesús a la elaboración de las fuentes escritas más antiguas. Es en este periodo cuando las tradiciones de Jesús se van concretando en pequeñas formas literarias, llamadas perícopas, que la tradición va homogeneizando y conservando. Para Bultzmann, los evangelios no son otra cosa que testimonios de fe y compilaciones de esas pequeñas historias por parte de las propias comunidades que las transmitieron. Es más, el fundamento del cristianismo no es Jesús sino la predicación de la comunidad primitiva. La consecuencia es obvia: es imposible saber nada de la vida de Jesús. Esta postura iba a dominar durante toda la primera mitad del siglo XX.

Fue el 20 de octubre de 1953 cuando un discípulo de Bultzmann, Ernst Käsemann, dictó la conferencia titulada Nueva pregunta sobre el Jesús histórico. En ella enmendó la plana a su maestro al afirmar que la fe primitiva tuvo que integrar al Jesús histórico en su predicación. Desde ese momento los exegetas alemanes dedican sus esfuerzos a buscar en los evangelios los rastros dejados por ese Jesús: comienza la llamada New Quest o Nueva Búsqueda, cuyo objetivo fundamental es listar los verdaderos dichos de Jesús. ¿Cómo saber cuáles son? Entre los criterios utilizados, el que se usa con más fuerza es el de disimilaridad: aquello que “choca” contra lo que serían las creencias de la comunidad primitiva tiene todos los visos de ser cierto. Por ejemplo, el bautismo de Jesús por parte de Juan. ¿Cómo es posible que el Hijo de Dios y nacido sin pecado se bautice para limpiarse de ellos? Semejante contradicción no se habría mantenido en los evangelios si no hubiera sucedido de verdad…

Günther Bornkamm en 1956 y Norman Perrin en 1967 listan el mínimo irreducible de dichos auténticos de Jesús –las parábolas, amar a los enemigos, el camello y el ojo de la aguja, el Reino de Dios es de quien sufre la violencia…–. Los nuevos historiadores de Jesús, que empezaron a exigir a sus pares que fundamentaran sus afirmaciones con una mayor cantidad de evidencia que la que se exigía a la investigación histórica habitual, hizo que en los ambientes académicos empezara a tomarse en serio a Jesús.

La llegada de 1980 iba a acabar con el dominio alemán, que ya había durado dos siglos, trasladándose al mundo anglosajón. Kant dejaba paso a Hume: el puro análisis teórico de textos se sustituía por la arqueología, antropología, sociología… El nuevo programa de trabajo está basado en integrar a Jesús en el judaísmo del siglo I; no es posible buscarlo sin comprender el ambiente donde se desenvolvió. Para algunos de los investigadores de la Third Quest o Tercera Búsqueda, el verdadero Jesús no se perdió en el Templo, sino en la Iglesia cristiana, al mostrarlo disociado del judaísmo.
Este es parte del leit-motiv de Burton Mack, profesor de Nuevo Testamento en la Facultad de Teología de Claremont, California. En su libro Un mito de inocencia defiende la tesis del fracaso de los seguidores iniciales de Jesús en convencer a sus compatriotas judíos y del éxito de un Jesús totalmente diferente y nada histórico fuera del judaísmo: es el Cristo de Pablo. Así apareció un culto nuevo en un ambiente greco-romano y es aquí donde surgieron las nociones de resurrección y ascensión a los cielos: es el Jesús divino, a imagen y semejanza de los héroes griegos.

El autor de Marcos, un cristiano de segunda generación, implementa toda esta visión en su evangelio en el cual sólo hay de cierto la Última Cena y la crucifixión; ni siquiera el bautismo de Juan es histórico para Mack. Ante semejantes afirmaciones no es de extrañar que algunos neotestamentarios compararan su trabajo con la película de Oliver Stone sobre el asesinato de Kennedy, JFK, que fue bautizada como Bailando con los hechos, en clara alusión a su anterior filme Bailando con lobos.
La entrada de los anglosajones ha dado una nueva perspectiva a la investigación histórica sobre Jesús y ha conseguido que en la última década del siglo XX se hayan publicado más libros sobre el tema que todos los años anteriores.

Nuevas posturas han aparecido junto a otras renacidas de las cenizas. Earl Doherty es uno de los pocos que defienden que nunca existió el Jesús de los evangelios. Lo que existía era una colección anónima de dichos, la famosa fuente Q, y un Cristo exaltado nacido de la pluma de Pablo. Marcos, posterior a ambos, tuvo la brillante idea de colocar ambas tradiciones religiosas bajo la vestimenta de la historia de la pasión. Para Robert Eisenman Jesús era un revolucionario nacionalista, como su hermano Santiago, heredero del movimiento libertario judío, y es Pablo quien lo convierte en un culto helenístico.

Lejos de tales historias extremas, pero lejos también de la postura de las distintas iglesias, se colocan R. Funk, J. D. Crossan y M. Borg. Defienden un Jesús sabio y no apocalíptico. Para estos tres representantes del Jesus Seminar, Jesús nunca predicó el fin del mundo ni la llegada del Reino de Dios; él era un crítico social, quería que la gente mejorara su vida presente, no que esperara una mejor vida futura. La imagen que surge aquí es la de un campesino itinerante que recorre Galilea ofreciendo parábolas y enseñanzas a las gentes para vivir mejor su día a día; una visión muy acorde a la ideología políticamente correcta que pervive en California, base de operaciones del Jesus Seminar. De hecho, sus miembros han revisado la traducción estándar del Nuevo Testamento para hacerla más políticamente correcta, donde Jesús habla más coloquialmente –al curar a un leproso dice “OK, estás limpio”– y suprimen las referencias sexistas por otras menos polémicas –este problema es de bastante calado entre los investigadores norteamericanos: 3 libros dedicados exclusivamente al tema en 7 años–.

Semejante visión es duramente criticada, no sólo por presentar a un Jesús excesivamente californiano y poco judío, sino porque contradice la idea central de la investigación neotestamentaria: la predicación medular de Jesús era la venida de Dios. Que fuera inminente o no –unos dicen que proclamaba esa inminencia (J. P. Sanders), otro que anunciaba una posible inminencia (J. P. Meier)– es cuestión de matices, pero el discurso escatológico no cabe fuera de ninguna duda. ¿Se vio a sí mismo como el esperado Mesías? ¿Fue ejecutado a causa de su discurso? ¿Sabía que moriría si seguía su camino? ¿Se entregó a la muerte por ello? Todas estas preguntas son capitales pues debemos entender que, según los evangelios, Jesús es muerto por su mensaje. Un mensaje como el que defienden Funk y Crossan no es motivo para ajusticiar a nadie salvo en el caso de que fuera detenido por una alteración del orden público, que Pilato solía reprimir con una crueldad excesiva. Si hubiera sucedido así, toda la fuerza de Jesús se desvanecería por el tamiz de la historia.

Poco consenso se puede buscar en estos extremos como para buscarlo en las partes más sobrenaturales de su historia: nacimiento y resurrección. Incluso el deseo de dar explicación científica a los milagros –a pesar de que está bastante claro que son construcciones teológicas y no recolecciones periodísticas de tales prodigios– demuestra que la creencia en Jesús como un hombre excepcional está muy presente en nuestra cultura.

El Jesús histórico no se resolverá jamás. Cada cual arrima el ascua a su sardina e intenta ajustarlo a su propia ideología. La dura, y a menudo merecida, crítica hacia los componentes “ultraliberales” del Jesus Seminar debería extenderse a aquellos que comparten la visión radical católica. Sin embargo, autores como el citado Messori o el estadounidense Josh McDowell son más soportados y tratados con mayor condescendencia que, por ejemplo, la teóloga Uta Ranke-Heinemann, autora del polémico libro No y amén, compañera de estudios del actual Papa y la primera mujer en ser profesora de teología en una universidad católica, de donde fue separada de su cargo al interpretar la virginidad de María en un sentido únicamente teológico y no biológico.

Cualquier investigación histórica adolece de suficientes lagunas para poder bailar con los hechos hasta acomodarlos a nuestras concepciones previas. Si existen personas capaces de negar el holocausto nazi, ¿qué no puede hacerse con una figura de hace 2.000 años del cual la única información que se tiene es la que proporcionan sus propios seguidores? La investigación sobre el Jesús histórico presenta una clara falla: la escasa investigación antropológica y psicológica de cómo se construyen las historias míticas y religiosas. Entender porqué aparecieron y triunfaron movimientos más modernos, con un origen netamente sobrenatural, como el espiritismo –a los dos años de su nacimiento en 1848 aglutinaba a más de 8 millones de seguidores– o el más reciente de los contactos con extraterrestres, quizá proporcionen alguna luz sobre el nacimiento de las religiones y sobre la fiabilidad de las fuentes. De todas formas, en Jesús se hace cierto lo que el físico teórico Werner Heisenberg dijo en broma de su propia especialidad: “cuando los hechos no concuerdan con la teoría, es un problema exclusivo de los hechos”.

Anuncios

27 Comentarios Agrega el tuyo

  1. El Judas. dice:

    .

    Para polemizar sobre quien era en realidad Pata de Cabra primero habría que encontrar una prueba razonable de que Pata de Cabra existió más allá de la fantasía de las hermanas Fox ¿No? Si no sería onanismo mental, que no está mal como ejercicio pero no pasa de ahí. Puedo ver la utilidad de polemizar sobre la influencia de Pata de Cabra en las culturas y sociedades, o un estudio sobre las creaciones de los mitos desde el punto de vista psicológico, antropológico o sociológico, puedo imaginar más enfoques interesantes sobre el tema pero no entiendo que a un no creyente le interese como era en realidad un personaje probablemente mítico. Es como hablar de como fué la infancia de Rambo.

    Y como dijo Homer Simpson: Jesús se revolvería en su tumba si se enterara de todo esto.

    .

    Me gusta

  2. lola fuentes dice:

    Miguel Angel, el planteamiento es lógico, no por eso cierto, pero para nada estoy de acuerdo con una leve, comporación con el holocausto nazi.

    Me gusta

  3. masabadell dice:

    El estudio del origen y difusión el espiritismo (que Kardek convirtio en religión) nada tiene que ver con determinar si existió o no Pata de Cabra (y recuerdo que para los millones de defensores de lo paranormal sí existió). Lo interesante es que un personaje inventado y marcadamente sobrenatural generó en menos de 5 años todo un nuevo sistema de creencias com más de 8 millones de seguidores.

    Y no veo la alusión al holocausto…

    Me gusta

  4. lola fuentes dice:

    “si existen personas capaces de negar el holocausto nazi…”. Es una leve alusión, de algo que sí ocurrió, que la historia no puede ni debe negar. Sé perfectamente, que no se ha mencionado con mala intención, quizás todo lo contrario, pero se está hablando de verdades o no verdades, de discuscusiones históricas, y decir aquí eso, sin darnos cuenta estamos dando voz, repitiendo, lo mismo que los que manifiestan que es una mentira sionista. Sé que no hay mala fe, pero aquello ocurrió, no existe duda alguna. Es por lo único que te lo dije. Un saludo.

    Me gusta

  5. Carmen dice:

    Sr. Sabadell, antes q nada, quiero darle personalmente las gracias por este post… lo he esperado mucho tiempo… me interesaba especialmente su opinión sobre este tema, su visión de la figura de Jesús y su análisis respecto a los estudios realizados a lo largo de la historia…

    La verdad es q ofrece algunos datos e informaciones q no conocía, pero no aporta nada nuevo, me refiero a q en lo esencial, en lo profundo, mi conclusión es la misma q tenía antes de leerlo… mi decepción no es una crítica, es el resultado de una búsqueda incesante y agotadora q nunca dará su fruto, o mejor dicho, q nunca dará el fruto q yo espero y deseo…

    Hubo un tiempo en el q pensaba q cada persona interpretaba a su manera los textos sagrados y la figura de Jesús… pero con el tiempo me he dado cuenta de q no es así… supongo q cada uno diseña a su propio Jesús a su medida, a la medida de sus esperanzas, necesidades, sueños, deseos, y de su Fe… Jesús es para mí quien yo quiero q sea, y a partir de unos “discutibles y variables” puntos de partida, cada uno va elaborando su propio Jesús… pero muy a mi pesar, y aunque sigan surgiendo miles de teorías e hipótesis, el Jesús de verdad siempre será un misterio desde el punto de vista histórico y racional, aunque sea alguien perfectamente definido desde mi Fe… ahora lo entiendo… y me ha costado mucho… pero aún si fuera exclusivamente una invención mía, ha sido la mejor de mis invenciones… como ya dije una vez:

    De todas las definiciones q he encontrado, me quedo con una sencilla, clara, profunda… Dios es Amor…y de esa raíz es de la q debe partir y alimentarse cualquier religión, del verdadero Amor y de todo lo q de él se deriva… no es tan complicado… es mucho más fácil de lo q tanta erudición pueda hacernos creer… tantas complejidades y recargamientos innecesarios q han servido siempre mucho más para desconfiar, enfrentar y dividir q para unir y creer…

    Desde mi punto de vista, a Dios no hay q buscarlo en misterios insondables, grandes elucubraciones dialécticas y filosóficas, a veces ni siquiera en la Iglesia q se ha apropiado de Él como si fuera de uso exclusivo suyo, bajo sus mandatos y fórmulas tantas veces incoherentes con su propio hacer… a Dios podemos encontrarlo todos los días y en todas partes, es para mí una actitud ante la vida y hacia los demás…

    Para mí, Jesús y su calvario están presentes desde siempre en todos y cada uno de nosotros, en mayor o menor medida… cada vez q veo sufrir a un ser humano, cada vez q veo una tortura, una injusticia q clama al cielo, una muerte inocente… en esas personas lo veo a Él, veo a Jesús sufriendo y muriendo de nuevo en cada uno de ellos, solos, sin esperanza, sin amor…veo en ellos como crucificamos a Jesús una y otra vez, rodeados de una indiferencia cómplice, un lamento impotente e inútil, o de una algarabía q celebra la barbarie y se une a ella… pero ahí están ellos, y ahí estamos todo en cierta forma, solos en nuestra/su cruz… aunque tb lo veo renacer de nuevo en cada palabra reconfortante, en actos de bondad y generosidad sinceras, en la mirada de los niños, en la sencillez, la humildad, en el amor y la comprensión entre los seres humanos, lo veo renacer en la esperanza, en la paz…

    No sé si existe el cielo, aunque creo q sí, pero de lo q estoy segura es de q existe el infierno… está aquí, en medio de este mundo y tb en nuestro interior muchas veces…está en el mismo corazón de la guerra, en los hospitales, en los orfanatos, en las cárceles… hay muchas vidas rotas por ahí q podrían dar testimonio de ello…

    Por cierto, rezo con frecuencia, y os aseguro q eso no le hace ningún daño a nadie, ni tampoco a mi razón o a mi juicio…

    Saludos.

    Un beso, Lola.

    PD: Respecto al primer comentario, ya conozco la opinión de los creyentes sobre Jesús y la religión, y varía muy poco, precisamente por eso, me interesa especialmente la opinión de los ateos, pq ellos no están implicados emocionalmente con estos asuntos y pq aprenderíamos muy poco si sólo hablásemos con personas q piensan igual q nosotros en todo…

    PD2: Creo q no he cumplido el propósito o casi promesa de no volver a hablar de Dios con nadie, y creo q seguiré sin cumplirlo en el futuro… 😉

    Me gusta

  6. lola fuentes dice:

    Un historiador puede, y si esa es su profesión analizar, cualquier acontencimiento incluso la figura de Jesucris, fuera de su fé, diga quien diga, que no es posible.

    Como es estudiado el judaísmo por no judíos, porque sería vetar el estudio de un tema a los cristianos, serían los de otra religión o los ateos tal vez?. El problema que se encuentra el historiador, es la falta de fuentes y si existen comprobar su veracidad. Para ello la historia tiene que recurrir a la ciencia (caso de la Sábana Santa y otros….

    El tema es apasionante y muy digno de estudio, pero el artículo tal y como está expuesto quiere decir muchas cosas, pero no se desarrollan, habrá que ir por partes.

    Además de un estudio, qué sólo podía partir de Estados Unidos en las que se nos presenta un judío, por modas…..eso desde luego no es serio, y menos para un historiador.

    La figura de Jesucristo, deberá empezar a estudiarse, desde el contexto histórico en el aparece o dicen que aparece, ya que profetas de las mismas características, se tiene conocimiento que existieron. ¿Por qué el revolucionario judío llamado Jesús?. Tan revolucionario que hasta hoy estamos debatiendo sobre él.

    Dependerá también de como se interpreten los textos, virgen, es una mala traducción, que se ha venido arrastrando. Sobre la resurreción puede verse un valor simbólico de esperanza, no textualmente.

    La Biblia es un texto que nos enseña o, mejor intenta que el hombre comprenda, cómo es la vida…. Adán y Eva, otro gran símbolo, viven en un paraíso, para explicar, la adaptación del hombre al medio hostil, la naturaleza, aparece la figura del pecado, y sobre ellos caéra lo que se considera castigo divino… ganarás el pan con el sudor de tu frente…etc…

    Eva engaña a Adán, el siempre latente conflicto entre hombre y mujer.

    Cáin miró a Abel, no hubo comunicación y le mató.

    Jesucristo, el Mesías para unos y un profeta para otros, da un mensaje de paz, de amor sobre todo, podía ser ese mensaje más revolucionario en esa época ?. Sí da unas directrices de comportamiento, que son prácticamente imposible aplicar, pero si fuera posible, no existiría otro mundo?

    En cuanto a lo que dices Carmen, nadie tiene que molestarse sí tú rezas o no, si eres creyente, si estás convencida, la religión es una forma de ver la vida, de enfrentarse a ella, de asumir muchas desgracias, para mí pertenece al terreno de la intimidad personal, pero también es un derecho proclamar si se quiere tus creencias.

    La religión busca la verdad, es algo que todavía parece que no se comprende.

    En lo único que nunca estaré de acuerdo es que en nombre de religiones existan guerras, puede parecer así, pero no es cierto, detrás siempre estará la economía y la lucha por el poder.

    Carmen. Un beso.

    Me gusta

  7. El Judas. dice:

    .

    Estoy de acuerdo contigo, Miguel Ángel, y estoy de acuerdo en el interes que tiene el estudio de la figura de Jesús, lo que quiero decir es que aunque evidentemente ese personaje existe y tiene una gran influencia en diversas culturas, parece que no hay pruebas de que lo haya hecho fuera de los libros religiosos, quiero decir que no hubo una persona llamada Jesús, profeta y supuesto hijo de dios, con su ADN, sus barbas y todo eso que hace real a un ser humano.

    Y si ese ser humano no existió me parece inútil teorizar sobre aspectos de su vida que no aparecen en las escrituras. Descubrir nuevos aspectos desconocidos de la vida de Jesús deduciéndolos de las escrituras religiosas me parece onanismo mental para un no creyente.

    He hecho mis comentarios porque me ha sorprendido mucho que no creyentes se interesen por Jesús como personaje histórico de carne y hueso cuando ni siquiera se ha probado que haya existido tal carne y tal hueso, me ha extrañado encontrar gente así, pero mis comentarios eran sólo una reflexión que me ha apetecido colgar aquí tras leer el artículo, no es mi intención juzgar que cosas deben ser estudiadas y que cosas no, por supuesto.

    .

    Me gusta

  8. Veo Judas que sigues los pasos de Doherty entre otros. Sin embargo, tampoco está muy claro que alguien así no exisiera (y no digo que existiera alguien como se describe en los evangelios canónicos.
    Por lo demás, la posición de Carmen es bastante habitual entre muchos católicos que, sin quererlo o saberlo, se alinean con la postura de Bultzmann: el Jesús histórico es incognoscible y solo nos queda el kerigma, o sea, lo que las primeras comunidades creyeron que era jesus. Claro que no solo existieron las comunidades “canónicas” sino otras como las gnósticas. Y recordemos las peleas entre Antioquía y Corinto, entre Pablo y Pedro… Es decir, que se unen a una visión especial por meras cuestiones históricas y de país de nacimiento, no por reflexión entre todas las exisitentes en algún momento de la historia.
    Pues por ese mismo argumento, también vale creer en los dioses dela Tierra Media.

    Me gusta

  9. Carmen dice:

    Vaya, suena bien eso de q soy cristiana Bultzmanniana, me gusta!!! jeje

    Pues, hablando de ciencia y de religión, tengo algo q contaros… chicos y chicas, no sé si os habréis enterado, pero al autor de esta científica bitácora le han dado un premio… así q os informo sobre ello, pq ya q le caen tantas críticas a nuestro científico, está bien también q sepamos q algunas veces lo premian… 😉

    La Casa de las Ciencias de A Coruña ha premiado a Miguel Ángel Sabadell con el premio Prisma al mejor artículo periodístico de divulgación científica publicado durante el año 2006:

    http://www.casaciencias.org/premios/

    Ha sido otorgado al trabajo “¿Hemos sido diseñados?”, publicado en la revista Muy Interesante, y que trata y profundiza en el tema del creacionismo. Podéis leerlo en este enlace:

    http://www.muyinteresante.es/index.php?option=com_content&task=view&id=571&Itemid=153

    Os recomiendo su lectura, aunque no voy a pronunciarme sobre él, pq creo q sobre religión ya he dicho casi todo lo q pienso en varias ocasiones… aunque la verdad, es q habría mucho q comentar sobre este tema…

    Le felicito sr. Sabadell, enhorabuena… estamos orgullosos… por cierto, ¿no hay premios para sus lectores habituales? jeje…

    Saludos a todos y buen fin de semana lluviosoooo… 😉

    Me gusta

  10. Carmen dice:

    Por cierto, sobre el tema de los creacionistas, he releído varias veces el artículo y cada vez tengo una empanada mental mayor…

    ¿Quién en su sano juicio va a poner en duda a estas alturas la teoría de la evolución de Darwin, sea o no científico, sea o no creyente?¿de verdad es posible q las teorías creacionistas vayan a tener algún éxito en un momento de la Historia como éste?, no entiendo q se les considere una amenaza precisamente ahora q las iglesias están más vacías q nunca, el clero cada vez más despistado, y los creyentes ridiculizados como nunca y relegados al último rincón… los creacionistas y el diseño inteligente son ya lo q me faltaba… al final me va a dar hasta vergüenza decir q soy cristiana… a este paso me veo rezándole a Darwin para q vuelva, en vez de a Jesucristo… aggg q lio tengo en mi cabeza… creo q no se debe mezclar nunca ciencia y religión… ambas estan en planos totalmente distintos y ahí deben permanecer, cada una en su sitio… pero entonces ¿puedo ser cristiana y darwiniana a la vez?, pq mi religión define a Dios como el Creador, y si creo en Jesús, creo en Dios, pero en realidad ni siquiera puedo saber quién fue Jesús realmente, ¿entonces en qué y en quién creo y por qué? porque si soy darwiniana y acepto la teoría de la evolución ¿entonces q pinta mi Dios en todo este mundo?, pero ¿puedo ser cristiana y no ser creacionista?, agggg me rindo… definitivamente ya no sé lo soy… uffff necesito un profesor neutral… pq por más cosas q leo, sigo sin aclarar semejante maraña…

    Me gusta

  11. lola fuentes dice:

    Carmen, los creacionistas son una minoría, la religión en general o sus seguidores no se oponen a la Teoría de Darwin…. pero si hay que debatir entre ciencia y religión, qué mejor ejemplo, o como se está haciendo comparar la religión medieval y renacentista con la ciencia actual. ¿Quién sale ganando? Y mediante la manipulación, más debate. Ahora se cuestiona hasta la existencia de Cristo. Como dice Judas, sino existió para que se preocupa la Historia….
    Por cierto Carmen, he leído, por ahí que sigues una corriente muy rara…. ¿lo sabías?. Cuidadín con las corrientes que luego ya se sabe. Un besote.

    Me gusta

  12. Carmen dice:

    Sí Lola sí, cada día soy más rara, ahora soy Bultzmanniana!!… mi padre (q es el hombre más ateo del mundo entero, lo raro es q no sea científico) dice q si no tenía bastante ya con ser cristiana, q ahora además bultzmanniana… y me ha dado un ultimatum “ó Dios ó ellos” jeje, así q ya puedo ir buscando casa, mi hogar ya no resiste tanta entrega religiosa… jeje oh Dios mío, creo q estoy al borde del ateísmo… pero resistiré…!!! 😉

    Besos Lola… me tienes intrigada con lo de la publicidad subliminal…

    Me gusta

  13. lola fuentes dice:

    Pues vente a mi casa, que ahí de todo, por cierto, me cambio de piso, por tanto inauguración, tema el Bulzmanniana, jobar, y luego dicen que yo rara…. Dios los cría…. no dudes Carmen Dios existe, resiste firme como el junco en la ribera, qué más pruebas necesitas.. Lo de la publicidad es un tema que te lo explico cuando quieras es muy sencillo, pero hay temas que no se deben tratar en público…..ya ves te sacan hasta la ley. Sirena Bulzmanniana, un beso muy fuerte.

    Me gusta

  14. Carmen dice:

    Lola me has dado una idea genial con eso de la Ley… ya sé lo q voy a hacer… haré un cartel bien grande y lo colgaré en la pared del salón de casa, a ver qué dice mi padre a esto jeje… va a tener q rendirse por K.O técnico 😉 :

    Artículo 18. Declaración Universal de los Derechos Humanos:
    Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

    Me gusta

  15. El pequeño Richard dice:

    Vamos a ver, señor Sabadell. Me va a perdonar pero no es lo mismo creer en los dioses de la tierra media que creer en Jesucristo. La figura de Jesús, aunque sólo sea como personaje histórico, es incuestionable, pues hasta científicos como usted viven en el año 2007 después de Jesucristo, por ejemplo.

    El seguimiento de la ciencia a pie juntillas acaba siendo también un dogma de fe. El mismísimo Hipócrates sostenía que la mujer era un ser incompleto pues le faltaba un “trozo”. Como usted sabe, fueron científicos los que teorizaron a principios del siglo XX, sobre todo en EEUU como bien dice, sobre la bondades de la eugenesia. Hace unos años, los científicos nos dijeron que era malo comer huevos(con perdón), y ahora nos dicen que no hay cosa más saludable; lo de los huevos es sólo un ejemplo que demuestra que algunos científicos actúan como algunos abogados, en función de quién les pague.

    No quiero salirme del debate, me reconduzco. Las teorías de Darwin son muy respetables, pero tampoco está hoy muy claro el tema de la evolución de las especies, porque, ¿me quiere usted decir que el hombre desciende del mono? Quizá zapatitos o zaplana zean monos que han aprendido a hablar, pero de ahí a generalizar no creo que sea justo. Y el paso de mono a hombre, ¿cuándo se produjo? Alguien tendría constancia de este transcendental paso, ¿no? Además, hay zonas del mundo en las que no existía el mono como animal, ¿verdad?

    Dice el señor Punset que el hombre procede de no sé qué célula o protozoo, no me diga que eso no es, cuando menos, dudoso. Y lo de atapuerca ya me suena a cachondeo, se me antoja que los que allí trabajan no son más que funcionarios arrimaditos a la candela. De vez en cuando, ¡mira, un hueso!, subvención. De la universidad ya ni hablamos…

    Un saludo, señor sabadell.

    Me gusta

  16. masabadell dice:

    a) sí es lo mismo creer en jesus que en los valar. Que vivamos en el 2007 no es más que un convencionalismo. Los chinos no lo hacen, los musulmanes tampoco y ninguna cultura no colonizada por occidente.
    b) ¿seguro que jesus nació hace 2007 años? Me parece que no.
    c) ¿en qué punto del Origen de las especies se dice que el hombre desciende del mono?
    d) sobre creacionismos y diseños inteligentes le remito a mi artículo de Muy. No tengo nada más que decir.

    Me gusta

  17. Carmen dice:

    Pues yo sí tengo algo más q decir, con vuestro permiso… mucho, en realidad, y esta vez muy en serio…

    Cada vez q leo el título de este post, algo en mí se rebela… supongo q es una forma figurada de presentar el post y en perfecta consonancia con lo q en él se explica, pero ver la palabra “guerras” al lado de Jesús me ha hecho pensar en algo… mezclar ciencia con religión es algo q siembra confusión y puede implicar una afrenta a la honestidad intelectual, pero lo verdaderamente peligroso es cuando la religión o la ciencia se mezclan con la política, y por extensión con el sistema económico en q dicha política se sustenta y de la q se alimenta, pq eso sí puede provocar auténticas guerras y los consiguientes efectos q todos conocemos, muerte y destrucción, lo cual es infinitamente más grave q lo anterior… Lo importante de todo esto es q seguimos enterrando a personas, las víctimas no cesan, ya sean a causa de la guerra o de tantas otras injusticias repartidas por todo el mundo… y el uso de la ciencia y la tecnología ayuda mucho a perpetuar esto y a aumentar las dimensiones y alcance de la barbarie… y si alguien va a decirme q en muchas de esas guerras se mata en nombre de Dios, le diré q Dios no mata, matan los hombres con armas cada vez más sofisticadas producto de avances científicos y tecnológicos, y con discursos políticos cada vez más patéticos… como el de Bush hace poco en la ONU, muy propio de él, grandilocuente y lleno de contradicciones e incoherencias… y mucho más grave q el de cualquier creacionista, por las repercusiones q puede tener… supongo q al sr.Bush las resoluciones de la ONU le importan sólo cuando coinciden con sus intereses y estrategias, pq cuando no es así, él va por libre… y encima tiene el descaro de “regañar” a la ONU y darle consejos, y por supuesto, reprocharle tb a la ONU q haya centrado su crítica de forma excesiva en Israel, y sin embargo haya sido permisiva con Irán, Cuba o Venezuela… es alucinante, ¿tendrá amnesia o memoria selectiva?… se cree el defensor mundial del orden internacional y la paz, el libertador, el… mejor me callo pq voy a perder la compostura… ahora abogando por los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales… es el colmo… supongo q Guantánamo es un caso aparte para él… Ah! y por supuesto, ya ha iniciado sus típicas y recurrentes sanciones económicas a Birmania, q es lo único q sabe hacer, explotar y rentabilizar los conflictos internacionales q tanto necesita y q siempre está dispuesto a solucionar de la misma forma… y EEUU no sería una superpotencia mundial si no lo fuera también en avances científicos y tecnológicos, no es algo casual, sino todo lo contrario… he aquí una prueba más de lo q digo…

    Por todo ello, me llama la atención q algunos de los abanderados y encarecidos defensores de la ciencia y de la razón, siempre arremetan tanto contra la religión en general, desprestigiándola y condenándola a todas horas con sus feroces críticas, y achacándole todo tipo de maldades y equivocaciones, e incluso la tachen como la causante de gran parte de los males de la Humanidad… sí, me llama la atención q tengan esa visión tan sesgada (o más bien alejada) de la realidad, de la realidad social, y echo de menos q nunca se pronuncien sobre sus bondades y logros, por ejemplo, sobre las labores humanitarias q desempeñan muchos religiosos en tantos lugares deprimidos y oprimidos del mundo… ellos q precisamente apuestan por la honradez y honestidad intelectuales, se olvidan con o sin intención de muchas cosas importantes… parece ser q la venda en los ojos y los prejuicios no son exclusivos de los religiosos o creyentes… y digo todo esto, pq por ejemplo en Birmania, no han sido los científicos quienes han salido a las calles a liderar y promover una revuelta social contra la opresión y la dictadura de su gobierno, sino los monjes budistas, muchos de los cuales están siendo ahora torturados y asesinados, como el resto de la población civil q les acompaña en dicha protesta, e incluso periodistas; y por ejemplo en China son los científicos y técnicos quienes están ayudando tb a su gobierno a mantener al país incomunicado y herméticamente cerrado al exterior, para q no trasciendan informaciones sobre sus violaciones sistemáticas de los derechos humanos y las libertades fundamentales (ya q son una mala propaganda de cara a los próximos Juegos Olímpicos, entre otras cosas)… los científicos se rinden a veces ante intereses muy poco lícitos, se venden al mejor precio y postor, y son cómplices y siervos de causas muy cuestionables, por no decir algo peor… sí, muchos científicos, junto a políticos y empresarios, se están convirtiendo cada vez más en una élite insensible y ciega, indiferente… y eso está contribuyendo a dificultar y paralizar el avance y el progreso en muchos lugares del mundo… y mientras eso sucede, muchos creyentes y religiosos abanderan nobles causas y ayudan a muchos seres humanos, exponiendo incluso su vida…

    Lo q intento explicar es q todo en la vida tiene sus luces y sus sombras, pero algunos, llevados por su obsesión, intransigencia y casi radicalidad, sólo ven sombras en los otros… creo q a algunos científicos la vida debería importarles mucho más allá de sus descubrimientos y sus laboratorios (e intereses), y pronunciarse e implicarse con la realidad social, aunque eso signifique a veces defender y valorar con justicia un comportamiento religioso loable, o renunciar a ciertos privilegios… no se puede ni se debe despreciar, desprestigiar y menospreciar por sistema todo lo relacionado con la religión, es falso e injusto, como lo sería el q yo generalizara respecto a los científicos, y esa objetividad e imparcialidad al analizar la realidad social es, paradójicamente, lo q echo de menos en las posiciones de algunos científicos…

    Por todo eso, sobre la frase q encabeza este blog/bitácora de “La tinta del sabio es más sagrada que la sangre del mártir”, yo diría q es bastante desacertada, pq depende de para qué se emplee dicha tinta y de por qué se haya derramado dicha sangre… no vivimos en un mundo perfecto ni en una burbuja donde todo es racional, lógico y matemático…

    No pretendo polemizar, de verdad, no tengo ganas… sólo quería dejar aquí , en un blog sobre ciencia, constancia de algo q me parece importante, pq ya está bien de esos análisis parciales y sesgados q demonizan a la religión y despistan a la gente, y no pq yo sea creyente, eso es lo de menos, sino pq la realidad es mucho más compleja de lo q puede parecer a simple y prejuiciosa vista… nada más…

    Me quedo con la frase de uno de los científicos más geniales de todos los tiempos:

    “La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices”.
    Albert Einstein

    Saludos.

    Me gusta

  18. El pequeño Richard dice:

    Lo que quiero decir con mi comentario anterior es que la ciencia no es una ciencia exacta. Que hay acontecimientos en la vida de una persona que el pensamiento científico no puede explicar.
    Por otra parte, y como ejemplo, estamos asistiendo a un debate sobre el cambio climático, unos dicen que sí y otros que no; te vuelven loco. Y este año el nobel de la Paz ha sido un poco gore.

    Respecto a lo que me dice del año 2007, tan sólo era un ejemplo de la influencia de Jesucristo. Algo he oído del error del monje en el cálculo del nacimiento de Cristo; se cree que fue seis o siete años antes con lo que el 2007 variaría. Pero se tiene en cuenta el Anno Domini.

    En lo que sí me pilla es en el tema de los monos. Yo pensaba que los evolucionistas y la teoría de la selección natural de Darwin parten de la idea de que el ser humano es el resultado de la evolución de un mono o primate que, después de sucesivas etapas, llegan al homo sapiens(aunque yo me quedo con el homo erectus). Si estoy equivocado ya sabrá usted perdonar mi ignorancia.

    Tan sólo he escrito algunas ideas, desde el respeto y sin ánimo de molestar a nadie, aunque no soy como Groucho, si no le gustan no tengo otras. No me conviene discutir con uno de Zaragoza(chifla, chifla, que como no te apartes tú), única palabra que se acentúa en todas sus sílabas.
    Ah, felicidades a todas las Pilares por el día de la Virgen del Pilar.

    Un saludo.

    Me gusta

  19. Alejandro dice:

    Carmen:
    me gusta mucho tu postura acerca de dios (la minúscula no es distracción) aún cuando no comparto su personificación (y muchas otras cosas). Eso de “a Dios podemos encontrarlo todos los días y en todas partes, es para mí una actitud ante la vida y hacia los demás…” (de tu autoría) me parece muy noble e inteligente habiendo leído acerca de tus ideas/sentimientos con que vivís (si, soy argentino). Pienso que a lo mejor el juicio “dios es Amor” no implica la equiparación de dos entidades distintas, sino que a lo que se llama “dios” en la biblia no es otra cosa que el sentimiento de Amor que tenemos los vivos (se que es muy cuestionable la postura). Personalmente no uso la palabra “dios” al hablar sobre espiritualidad (me alegra mucho saber que hay gente que la tenga), la escucho con significado “Amor” cuando viene de gente honesta: entiendo que dicen Amor, independientemente de como conciban a dios… a fin de cuentas es un detalle menor cuando se está compartiendo. A la biblia la veo como un relato, y no por eso como “falsa” en sentido científico (sin valor). El método científico ha brindado la posibilidad de exactitud en los conocimientos, y certeza respecto de lo que es o no conocimiento, pero antes de existir la ciencia, el conocimiento se acumulaba en las religiones, claro que no tan cierta y efectivamente (lo que nos pone a discutir este tema en esta pagina) ¿o vamos a creer que la vocación de conocer nace junto con la ciencia y que antes del período científico no habia “sabios”?. Los sentimientos y todo su ámbito de relaciones interpersonales no pueden estudiarse científicamente con el rigor con el que se puede estudiar, pongamos por caso, la gravedad. Sólo nos queda recurrir a algún que otro dato científico sumado a la experiencia. El Amor tiene sus “reglas” para crecer y asentarse en la vida de las personas y sus relaciones, que no pueden plasmarse en “reglas científicas” tal y como las conocemos. La subsistencia de las religiones podría explicarse por el escasísimo conocimiento que la ciencia ha desarrollado acerca de la espiritualidad. Y con esto no digo que las religiones garanticen la espiritualidad de quienes practiquen sus ritos o actualicen sus costumbres. No te hagas tanto mambo por los apuntalamientos discursivos de tu fe. Lo que importa es como sientas. Y lo que te sirva para mantener esos sentimientos lindos que expresás mas arriba (una religión, por ejemplo), que sea bienvenido. No caigas en dicotomías que nos son tuyas. Quienes tengan problemas con tal o cual relato religioso, es su problema. Si tu relato religioso necesita “ajustes”, ok. Pero lo importante es el fundamento de ese relato: el sentimiento.

    Te dejo un beso. (o dos, uno por mejilla, como acostumbran allí)

    PD: cuando digo “fe” no me refiero a “creer sin ver” sino a ese sentimiento que tanto cuesta definir. Tampoco me refiero a tal o cual relato. Sólo el sentimiento. (quienes puedan entender, entiendan)

    PD2: Otra lectura “profana”: “cuando dos o mas estén reunidos en mi nombre, yo estaré en medio de ellos.” (Jesus de Nazaret) Que tal si Jesus hubiera visto (inconcientemente, quizá) que su sentimiento Amor, que era eso que faltaba en su tiempo, necesitaba personificarlo en su propia humanidad para realizarlo efectivamente? (de hecho era un hombre de mucho Amor) Visto así (tambien es muy cuestionable, lo se) podría estar diciendo: cuando dos o mas personas compartan amor, el amor estará entre ellos. Todos sabemos que el Amor crece en contacto, nadie ama solo.

    PD3: La palabra “amor” del pasaje bíblico que dice “dios es amor”, viene de una de las 4 palabras del idioma original de los textos que actualmente se traducen como “amor”. Los “4 tipos” de amor que se conocen de la bilbia en lengua original son “Amor eros” (romántico, erótico), “Amor pater” (protector, legislante), “Amor filli” (obediente, dependiente, heterónomo) y “Amor ágape” (no sexual, servidor, horizontal, “el que se comparte con amigos, compañeros, vecinos” digo yo)

    Me gusta

  20. Carmen dice:

    Gracias Alejandro… creo q eres el único al q le gusta mi postura acerca de Dios… 🙂

    La cuestión es q tengo dudas, siempre las he tenido, y sé q no desaparecerán nunca del todo… la ciencia no tiene la culpa de eso, soy yo, q no me basta con sentir lo q siento, necesito además comprenderlo… y a veces es muy difícil… pero mi Fe permanece y prevalece a pesar de todo… mi madre es cristiana y siempre me decía q sólo pq no veas algo no significa q no esté ahí, y mi padre es el hombre más ateo q conozco y me decía siempre lo contrario… en este sentido, ella me transmitió sus creencias religiosas, y él su escepticismo… en el fondo me alegro de q haya sido así, pq aunque siempre me he sentido más cerca de mi madre, me ha sido muy útil y me ha servido mucho el vivir tan de cerca ambas posturas o visiones de la vida, especialmente tratándose de las dos personas q más me quieren en el mundo y que siempre han tratado de enseñarme todo lo mejor q han podido de la mejor forma posible… las creencias religiosas sólo son un problema en la medida en q uno mismo decide q lo sean, pero del mismo modo uno puede decidir q sean todo lo contrario, lo cual es algo mucho más coherente… en este aspecto, mis padres para mí son un ejemplo de amor, de respeto y tolerancia, de cómo pueden convivir y aprender juntas personas q piensan de forma tan diferente, y eso es un enorme consuelo y esperanza, y es algo por lo q siempre les estaré agradecida, entre otras muchas cosas… siempre se ríen cuando les digo q tengo el alma de mamá y la mente de papá, el corazón de una y el cerebro del otro… sí, es un buen resumen, soy atea de mente y cristiana de corazón… 😉

    Por cierto, Alejandro… eso q dices del amor y los sentimientos… no sé cómo decirte esto, es difícil de digerir… bueno, yo no te digo nada, no quiero ser responsable de algo así, mejor q hablen los fríos científicos expertos en la materia, q son unos aguafiestas 🙂 … te dejo algunos enlaces para q entiendas a lo q me refiero (ahora me ha salido la vena paterna… 🙂

    http://www.senc.es/index.php

    http://www.cajal.csic.es/index.php?Welcome

    http://www.neurologia.com/index.php

    Saludos.

    Me gusta

  21. H0LA DTB !! LA VDD JESUS ESTA VIVO Y ES MAS REAL D L0 Q UDS IMAGINAN…N0 L0 PODEDOS VER 0 TOCAR, PER0 L0 P0DEM0S SENTIR Y N0 S0L0 C0M0 UN VIENTO FRESCO SIN0 SUS PRECIOSAS MAN0S….TAN REAL Q CAMBIA LA VIDA DEL MAS VIL VILLAN0 0 ASESIN0…T0D0S L0 K PUED0 EXPLICARLES XK MAS N0 L0 PODRIA…SOLO MI SER MI ESPIRITU ME L0 ASEGURA…ES CUESTION DE Q L0 BUSQUEN, YA N0 BUSKEN DEL LAD0 CIENTIFCIO O FIIL0S0FICOS AH0RA DEL LAD0 HUMILDE Y DE C0RAZ0N Y N0 SE ARREPENTIRAN. DIOS TE BENDIGA.

    Me gusta

  22. Yo prefiero apoyar la postura de Dawkins, que pronto se verá en los autobuses londinenses:
    PROBABLEMENTE DIOS NO EXISTE: DISFRUTE DE LA VIDA

    Sólo que el “probablemente” es demasiado indulgante.

    Me gusta

  23. Aún recuerdo una tarde en la Puerta del SOl, donde un grupo de evangelistas con guitarra y altavoces estaba dando la murga con muchos decibelios, y salió a vociferar el típico pringado que viene “a dar testimonio”. Agarró el altavoz y empezó a gritar:
    –¡Yo vivía en un mundo lleno de corrupción, pornografía, y carnalidad, PERO JESÚS VINO A SALVARME!
    Y los pesados de la guitarra empezaban con el soniquete “Jesus es bueno Jesús es bueno Jesús es bueno”

    Yo pensé “O sea, que pese a vivir rodeado de corrupción, pornografía y carnalidad no te comías ni un rosco, y has decidido vengarte del mundo dando berridos”

    Dejemos de echarle las culpas al pecado, al demonio o a la ciencia: la mayoría de lo que nos pasa de malo nos lo hacemos nosotros mismos. No te sientes a esperar que alguien venga a salvarte, levántate tú y disfruta de lo que tienes.

    Y por cierto, Mario: ¿No te dijeron que DIos era el Verbo? Aprende ortografía y no lo ensucies más

    Me gusta

  24. masabadell dice:

    Por más que lo intento no veo la diferencia entre la Fuerza de Star wars, los Ainur de Tolkien, los Mahatmas de Blavatsky y el dios de Mario…

    Me gusta

  25. Hay una: Tolkien escribía maravillosamente, mientras que los textos de George Lucas dejan mucho que desear

    Me gusta

  26. Las guerras de jesus.. Huh, really? 🙂

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s