Frío frío

 

El origen del helado, al contrario de lo que muchos puedan pensar, no es italiano. Cuando esta sustancia llegó a la península itálica hacía muchos siglos que ya disfrutaban de su refrescante sabor en otras culturas. No se sabe con exactitud quiénes fueron los primeros en hacer un helado como lo conocemos hoy en día, pero podemos hablar de bebidas heladas o enfriadas con nieve o hielo ya en las cortes babilónicas, antes de la era cristiana.

Pero ya en la China del siglo XIII a.C. había vendedores ambulantes de fruta helada, hecha con zumo y pulpa mezclados con nieve, Y hace 4000 años, los chinos compartían una receta donde se explicaba cómo preparar una masa “mantecada” hecha de arroz muy cocido, leche y especias, que, una vez mezcladas, se colocaban en la nieve para que se solidificaran

Los persas, en el siglo V a.C., elaboraban para la realeza un plato enfriado como un pudín o flan, hecho de agua de rosas y vermicelli (o cabello de ángel), que se asemejaba a un cruce entre un sorbete y un pudín de arroz. Los persas dominaban la técnica de conservar el hielo, y en verano lo mezclaban con azafrán, frutas y otros sabores variados. Y también en esa época se introdujo desde oriente la costumbre griega de consumir hielo mezclado con zumos de fruta y endulzado con miel.

Pero la introducción del helado en Italia no tendría lugar hasta el siglo XIII, cuando el navegante Marco Polo trajo varias recetas de postres helados al regresar de sus viajes a Oriente. Estos postres comenzaron a adquirir gran popularidad y a evolucionar en su elaboración.

Pero para que evolucionara la industria del helado fue un paso importante el descubrimiento de las propiedades criogénicas al mezclar el agua o la nieve con determinadas sales. Así pues, si se hacía una mezcla de bebidas y zumos de frutas azucarados con leche o crema de leche y se hundía en nieve con sal, agitándola durante el procedo de congelación, esta adquiría una textura mucho más cremosa, dando paso a los helados de hoy en día.

En cuanto al origen de la primera heladería hemos de remontarnos al París de 1660, donde el siciliano Francisco Procope abrió un establecimiento, llamado Cafe Procope, que se hizo famoso por sus helados. E incluso el rey Luis XIV lo llevó a su presencia para felicitarlo por su producto y le dio permisos para elaborar también aguas heladas, origen del granizado actual. Asimismo, durante la Edad media se acuñó la palabra árabe charbet o sherbet. Esta palabra pasó a Turquía, denominándose “chorbet”, de donde se derivó el término hispano sorbete.

Y no fue hasta dos siglos después cuando se difundió la cultura del helado por tierras americanas. Por cierto, la americana Nancy Jonson inventó en 1846 la primera heladora automática. Y también americana fue la idea de añadir un palito para poder pasearse con helado por la calle. Harry Buró fue quien lo ideó. En cuanto al uso de los barquillos este surgió a principios de 1900 pero no se conoce bien su origen. Aunque en la oficina de Patentes y Marcas de Washington el primero a registrar el “barquillo” o “cono gelato” fue el italiano Italo Marchionni, en 1903.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s