La trastienda del Nobel (y III): Un historia de mujeres

Lise Meitner

Las mujeres han sufrido la discriminación de los Nobel. Mucho suele mencionarse a Marie Curie, la única persona que ha recibido dos Nobel en dos disciplinas diferentes. Pero pocos saben que a punto estuvo de no recibir ni el primero. En 1901 la Academia Francesa de Ciencias nominó a Henry Becquerel y a Pierre Curie para el Nobel. Y así hubiera sido si no llega a intervenir un matemático sueco miembro del Comité y defensor de las mujeres científicas, Magnus Goesta Mittag-Leffler, que avisó a Pierre de la situación. Él, indignado, exigió la inclusión de su colaboradora y esposa. Al final, tras mover unos cuantos hilos, se aceptó su nominación.

Pero el caso de Marie Curie ha sido más la excepción que la norma en el curso de los premios. El descubrimiento de la violación de la paridad en las partículas elementales -esto es, que pueden distinguir entre izquierda y derecha- realizado por Chien-Shiung Wu, Tsung-Dao Lee y Chen Ning Yang fue recompensado con el premio para Lee y Yang (hombres) pero no para Wu (mujer). Lo mismo sucedió con Lise Meitner, en uno de los olvidos más sangrantes de la historia de los premios. En 1944 Otto Hahn recibía en solitario el Nobel de Química por el descubrimiento de la fisión nuclear. Consciente o inconscientemente dejaron fuera a Meitner, que colaboró con Hahn en el descubrimiento de la fisión y, más importante aún, dio la primera interpretación teórica de lo que allí sucedía. ¿Machismo por parte del comité? Quién sabe, pero no está de más recordar que cuando Meitner huyó de Alemania y se instaló en Estocolmo, el instituto de investigación Manne Siegbahn donde fue admitida mantenía una animadversión institucional hacia las mujeres científicas. Allí lo único que recibió fue un lugar donde sentarse: ni colaboradores, ni equipo, ni siquiera un juego de llaves.

¿Y qué decir del descubrimiento de los púlsares? Estas estrellas tremendamente compactas (imaginemos dos soles metidos dentro de una esfera del tamaño de una ciudad media y rotando sobre su eje mil veces por segundo) fue hecho en 1967 por una estudiante de doctorado, Jocelyn Bell. Su director de tesis, Anthony Hewish y ella determinaron que lo que había descubierto era una estrella de neutrones, cuya existencia había sido predicha teóricamente hacía casi 30 años. Era un descubrimiento importante, merecedor del premio Nobel. Y se lo dieron. Pero no a la descubridora, sino a su director. Quizá los del comité consideraron que era un desprestigio dárselo a una estudiante de doctorado.

Este hecho provocó que uno de los grandes astrofísicos del momento, Fred Hoyle, criticara duramente esta decisión. Posiblemente, esto hizo que se quedara sin el premio. Hoyle, junto con el matrimonio Burbridge y William Fowler, publicaron en 1957 uno de los artículos más importantes de la física del siglo XX: el origen de los elementos químicos. En él determinaban que todos los elementos químicos, salvo el hidrógeno y parte del helio, se creaban en el interior de las estrellas. Hoyle había tenido la idea original y había hecho la mayoría de los cálculos, así que él era el mejor candidato al Nobel. Pero no se lo dieron. Ni a él ni al matrimonio Burbridge: únicamente Fowler fue galardonado.

(Publiado en Muy Interesante)

Un comentario Agrega el tuyo

  1. reinerio dice:

    interesante

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s