¿Homosexualidad contra natura?

Nunca he entendido ese empeño que tenemos por conocer la orientación sexual de nuestro prójimo, ni mucho menos que eso sirva como elemento de valoración de su persona. Ya rizando el rizo se encuentran esos que, cuando estalló la polémica del matrimonio homosexual, se oponían a él pero, en un tirabuzón lógico, añadían a renglón seguido que no estaban en contra de los gays sino de la ley. ¿Se imaginan a esos mismos a principios del siglo XX manifestándose en contra del derecho al voto de las mujeres diciendo “no estamos en contra de la mujer sino de la ley”?

Lo más alucinante que he podido escuchar de boca de algunos tertulianos maestros-en-todo-aprendices-en-nada es su bien informada biología: «las relaciones homosexuales no son naturales». Supongo que querrán decir que no existen en la naturaleza. Si es así, recomiendo a esos eruditos de la naturalidad que lean un excelente libro publicado en 1999: Biological Exuberance, del biólogo Bruce Bagemihl. Aquí descubrirán que las relaciones homosexuales en el mundo animal son de todo menos raras: pájaros hembra que mantienen relaciones sexuales y construyen nidos juntas, otros animales viven en comunas y mantienen relaciones con independencia del sexo del compañero, e incluso los hay transexuales, que combinan comportamientos y apariencias tanto de machos como de hembras.

Por cierto, cuando los biólogos hablan de homosexualidad animal no sólo se refieren a intercambio sexual, sino también a cortejo, afecto, emparejamiento e incluso actividades parentales. Curiosamente, entre aves las parejas homosexuales a veces superan a las heterosexuales en número de huevos, tamaño del nido y cuidados a la progenie.

Resulta difícil decir cuántas especies poseen comportamientos “no naturales”. Entre mamíferos y aves las estimaciones rondan entre el 15 y el 30%. Ejemplos los tenemos en todos los primates, delfines, ciervos, jirafas, gacelas, leones, jabalíes, tortugas, gaviotas, garzas… Hasta la más famosa mosca utilizada en la investigación científica, la Drosophila melanogaster, es gay.

Puesto a ser tan demagogo como muchos tertulianos, ¿saben cuál es el único comportamiento no natural? El celibato.

(Adaptación del original aparecido en 20minutos)

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Cuando alguien dice que la homosexualidad es antinatural, siempre viene bien tener a mano esta lista: http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_animals_displaying_homosexual_behavior

    ¡Un saludo!

  2. Redondo, cual intersección de encuentro de teta contra teta (naturalmente salvo que el aplastamiento se efectúe con pezones de por medio, en cuyo caso cabe decir que nada es perfecto). Un saludo cordial, plenamente justificado si las tetas enfrentadas son las izquierdas -vistas desde la rfa. de la/el feliz usufructuaria/o-).

  3. Yo solo quiero aportar una cuestión, muy simple:

    ¿acaso lo que va contra-natura es malo?

    Digo yo que muy natural no es “apretar un botón, nuestra genética no nos dispone de forma natural a apretar botones o a utilizar tecnología, ya que ésta, no es natural, es creada por el hombre”. Estas son palabras de un psiquiatra reconocido… y de la “obra” (Opus-Dei).

    Ahí lo dejo ^^

  4. Ueva Puyart dice:

    Yo creo que no hago mal, ni mucho menos, en observar el “contra natura” en sentido amplio, y así puedo decir que no hay nada contra natura, ya que el ser humano y todo lo demás, está y es, en sí mismo “natura”. Si acaso podrán ejercer conta natura los seres espirituales superiores (por explicarme de alguna forma😉 Sin embargo, si reducimos el enfoque, y se nos permite actuar contra natura, está claro que tenemos libertad para ello (lo único que tiene el ser humano es libertad, incluso para cagarse en todo lo cagable, sean seres superiores ó lo que se tercie -ppalmente. porque no se han lucido al efectuar ciertas “creaciones”-: quede claro que no estoy blasfemando, ya que eso lleva implícita la ofensa a cierta gente, y yo me caracterizo por el respeto). Pero bueno, me imagino que los poderes político-mundanos de la Iglesia, no sólo han reducido el enfoque más todavía, sino que lo han llevado a lo irrisorio, indicando algo así como que es contra natura lo inhabitual, ó lo minoritario en determinados ámbitos. Esto tiene un INRI demasié, además de por lo obvio, también, asimismo, por la “sutileza” de que la autenticidad de una población determinada, no la dan los del grupo mayoritario, sino que la da el conjunto (sobre todo las minorías: a algunos las reglas democráticas les han hecho desaprender el sentido común).

  5. las hormigas termitas y abejas obreras practican algo como el celibato, así que eso tampoco es tan anti-natura…

  6. Isi Dior dice:

    por esa misma regla de 3 podríamos justificar el asesinato amoroso con por el comportamiento de la mantis religuiosa !! y antes que nada no crees que para justificar nuestro comportamiento con el de los animales deberíamos justificar científicamente que procedemos de estos ,yo ni soy católico ni soy científico , solo soy critico

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s