El negacionismo de las medicinas alternativas

Las llamadas medicinas alternativas y complementarias (CAM) son uno de los focos más activos del negacionismo científico. Uno de los grandes gurús de la medicina natural (con toques de misticismo New Age) es Andrew Weil. Para él como para la mayoria de los “médicos alternativos” la preocupación científica por los estudios controlados, las pruebas verificables y el análisis comparativo no son más que detalles nimios e insignificantes. En el mundo de las CAM las pruebas no importan tanto como la compasión o las creencias. Según Wiel, la medicina basada en las pruebas “es una forma de pensar que descarta las pruebas de la experiencia… debemos estar atentos a la realidad no material… a la curación espiritual”. En esencia defienden que las anécdotas personales están al mismo nivel, e incluso por encima, de los hechos verificables y las pruebas clínicas. Según sus defensores la medicina científica solo trata de tejidos y enfermedades, pero no miran al enfermo -como a veces pasa con las exageraciones, tiene parte de verdad-. Así que para arreglar el desaguisado están ellos, que atienden a las complejidades del ser humano: por eso son holísticos.

Esto es lo que hay en esencia detrás de las terapias complementarias o alternativas: no aceptan los criterios aceptados por la medicina. De ahí que el mundo de la CAM esté poblado de teorías que casi nunca han sido científicamente verificadas. Y si en alguna ocasión lo han intentado y fracasado, basta con agitar la bandera de que a ellas la ciencia no se les aplica para salir airosos. Eso es lo que dejó claro un editorial de la revista American Journal of Acupuncture en 1999. Tras reconocer que “30 años de investigación no han podido demostrar su validez científica”, el paso lógico hubiera sido aceptar que hay poco de validez en sus fundamentos. Pero no fue así, sino que en un tirabuzón lógico concluyó que el método científico es inaplicable a la acupuntura.

Por otro lado, también avivan la falacia de confundir popularidad con autoridad. Como hay mucha demanda o son muy populares, son terapias demostradas, haciendo suyo el conocido dicho de “coma mierda, millones de moscas no pueden equivocarse”. La fe gana a las pruebas empíricas de efectividad. Un ejemplo de esto último sucedió en marzo de 2009 cuando el senador Harkin, el mayor apoyo político que tienen las CAM en EE UU, declaró estar muy decepcionado con el Centro Nacional para las Medicinas Alternativas que él contribuyó a crear. ¿El motivo? Porque desde 1998 no había hecho otra cosa que “refutar cosas en lugar de buscar la manera de aprobarlas”. Para este senador republicano es algo inconcebible que la ciencia se dedique a probar que son inútiles terapias alternativas que él cree que funcionan.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. “el método científico es inaplicable a la acupuntura.”

    ¡Me encanta¡

    El problema, sin embargo, es que hay muchas enfermedades Que Solo Se Curan Dejando a La Naturaleza Actuar.

    Lo que dicen de la gripe: si te medicas, te dura siete días, si no, una semana.

    Es mejor, en ese caso, darle al paciente unos “pases mágicos” que empapuzarle de antibióticos, vitaminas, antitusivos….

    …y Almax para que el estómago no pete.

    Precisamente, en una charleta que tuve hace unos días con gente de mi edad (provecta, estoy por decir), llegamos a la conclusión que el médico de ahora sabe mucho y manda muchos análisis, pero No Mira Al Paciente A Los Ojos. Te recibe tecleando y tecleando todo lo que le cuentas, y te despide tecleando y tecleando todo lo que te tienes que tomar…

    ¿Y que me dices de los famosos percentiles de los niños?

    Los abuelos pasamos del tema, pero los padres de las criaturas andan agobiados porque siempre falla alguno.

    Incluso te diría que la peor situación es cuando el niño en cuestión cumple escrupulosamente con todos ellos: la situación no tiene mas remedio que ir a peor!!…

    …cuando por fin entendamos lo que ronda por nuestro cerebro, quizá lleguemos a la conclusión que una sesión de “chamanismo” puede ser mas eficaz que una caja de antibióticos…

    Me entretiene mucho tu blog.

  2. Leticia dice:

    Si la alternativa no costara tanto, confiaría más en ella, personalmente nunca he resuelto nada con alternativa, y lo he intentado, eso si, en la tradicional muchas veces me ha costado mucho dar con el diagnostico acertado y/o luego con el médico adecuado.
    Me imagino insistiendo en la medicina alternativa en vez de buscar lo segundo…Cuánto dinero habría tirado.
    Hay un documental de la BBC muy bueno sobre todo ese negocio.

  3. Claramente la medicina natural es mucho más económica, saludos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s