¿Hay alguien ahí?

La noche del 22 de octubre de 1998 empezaron a correr rumores sobre la recepción de una señal de origen inteligente proveniente del sistema estelar binario EQ Pegasi, situado a 22 años-luz. Decía que había sido detectado por un ingeniero de telecomunicaciones británico llamado Paul Dore. Los datos se difundieron por internet y la paranoia se desató. El asunto empezó a oler a chamusquina al saberse que el supuesto descubridor no se había atenido a los protocolos de actuación establecidos por la Academia Internacional de Astronáutica y el Instituto Internacional de Leyes del Espacio, y que quien lo anunció en internet lo hizo anónimamente. El informante también decía que el radiotelescopio alemán de Effelsberg –el mayor de Europa– había confirmado la señal, pero fue desmentido por los responsables de operación del instrumento.

Cada vez la historia se parecía más a una tomadura de pelo. Incluso en la elección de EQ Pegasi: esta binaria había hecho saltar las alertas ese mismo septiembre por una observación hecha desde el radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico), que acabó siendo una interferencia terrestre. Eso sí, enseguida aparecieron los autotitulados investigadores de misterios que, viendo cómo los científicos involucrados negaban la información, empezaron a hablar de conspiraciones científicas mundiales.

Pensar que podemos hablar con otros planetas usando ondas de radio es una idea tan antigua como la propia radio. En 1903 Guglielmo Marconi acaparaba el titular de portada de The New York Times: “El anhelo de Marconi es usar la radio con las estrellas”. El italiano manifestaba que sería la mejor forma de comunicarnos con seres de otros planetas. De hecho, al año siguiente dijo que sus estaciones de radio habían recibido señales que podrían ser extraterrestres. Claro que toda esperanza se desvanecía cuando uno se daba cuenta que eran letras del alfabeto Morse… Marconi no se desalentó y en la primavera de 1922 se dedicó a la caza de señales de marcianos –en el sentido estricto– con su barco Electra por todo el Atlántico. La martemanía alcanzó su máximo esplendor los días 22 y 23 de agosto de 1924, cuando bajo la dirección del astrónomo David P. Todd el ejército y la marina de EE UU realizaron un apagón total de sus comunicaciones, salvo las estrictamente necesarias, con el loable propósito de detectar cualquier emisión proveniente de Marte. Sus habitantes de nariz de trompetilla no podían defraudarnos y se recibieron “misteriosas señales” en distintas estaciones. ¿Estarían preparando una invasión?

Un comentario Agrega el tuyo

  1. corbur dice:

    Todo está claro, y así lo confirma la segunda lectura:
    EQ Pegasi … E-h Q-ue es de Pega Sí.
    Paul Dore … haciendo referencia a que Doré la píldora de la irrelevante noticia.
    Arecibo … A (partícula negativa) – recibo, esto es, que no era de recibo el asunto.
    Puerto Rico … “¡Puerta rico!”, o sea, que te vayas, que no interesa tal patraña.
    David P. Todd … Da vid Para Todo, entendiéndose que si aportas vino a cualquier asunto, se obtiene un estado similar (borrachera) a aquel con el que cierta gente recibe y asume estas “noticias”.

    Total, que sí, que hay alguien aquí, Miguel Ángel, escuchando y reflexionando, modestamente, aunque no comentemos mucho, pero con esta página grabada a fuego en la lista de Favoritos (por cierto, mi lista de Favoritos es auténticamente inmensa🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s