Ante la hora final

En 1969 se publicaba Sobre la muerte y los moribundos de Elisabeth Kübler-Ross, una psiquiatra de origen suizo que pasó toda su vida asistiendo a agonizantes. A ella le debemos la famosa teoría de los cinco estados previos a la muerte (negación, ira, regateo, depresión y aceptación) y la llamada de atención a médicos y familiares de las especialísimas necesidades de quienes se están enfrentado a su hora final.
En este mundo oscuro y triste no es difícil acabar creyendo en lo increíble. El contacto con los moribundos hizo que Kübler-Ross aceptara la existencia de Dios y de otra vida. En 1976 cayó bajo la influencia de Jay Barham, uno de los muchos “canalizadores psíquicos” que habitan la soleada California. Kübler-Ross poseía un centro para ayudar a quienes estaban pasando o habían pasado por el trance de perder a algún ser querido llamado Shanti Nilaya –del sánscrito, última casa de paz–. Y allí fue invitado Barhman como estrella rutilante. El “canal” no sólo entraba en contacto con los maridos de las apenadas viudas sino que también, a través de él, podían recuperar la actividad sexual perdida. El escándalo saltó cuando cuatro de ellas se encontraron con infecciones vaginales y una, al encender la luz durante una sesión con una de esas “entidades”, descubrió al aprovechado médium totalmente desnudo… salvo por un turbante. Lo mejor fue la excusa del príapo charlatán: los etéreos seres le habían clonado, con turbante y todo, para poder disfrutar de las delicias de la carne.
Todo este asunto provocó que se cuestionara la salud mental de Kübler-Ross y su prestigio se fue al garete. ¿Pero y las cándidas viudas? ¿Cómo pudieron creerse las patochadas de semejante vividor? La necesidad de creer anula el poco sentido común que pudiéramos tener. Lutero lo dejó expresado con claridad meridiana: “La fe debe sofocar toda razón, sentido común y entendimiento”.
Lo más curioso es que Kübler-Ross, ardiente defensora durante décadas de esa otra vida tras la muerte, tuvo su punto de inflexión cuando sufrió una serie de ataques al corazón que culminaron en 1995 dejándola paralizada del lado izquierdo. En una entrevista publicada dos años más tarde en el San Francisco Chronicle, afirmó: “Durante 40 años he hablado de un Dios bueno que ayuda a la gente, que conoce lo que necesitas y todo lo que debes hacer es pedírselo. Bien, es una chorrada. Quiero decir al mundo que es una mierda. No creo una palabra de ello”.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Alejandra dice:

    Las personas son increibles a veces… el miedo a lo desconocido es una gran fuente de credulidad. Muy buen post

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s