No solo se vive una vez

Al contrario de lo que cantaban Azúcar Moreno, según el Bhagavad Gita, escrito hace 2.500 años, “lo eterno en el hombre no puede morir”. La reencarnación es una forma extrema de dualismo; el espíritu siempre es el mismo y muda de cuerpo con el tiempo: “Como un hombre deja sus viejos vestidos y se pone otros nuevos, así el Espíritu deja su cuerpo mortal y se viste con uno nuevo”. Para un reencarnacionista la personalidad no reside en ningún punto del cerebro, ni siquiera necesita un tipo particular de cuerpo con el que estar conectado a esta vida material.

Si semejante afirmación contradice todo lo que conocemos por la ciencia no debe asustarnos. ¿Quién va a tener razón, un científico de mente minúscula o un texto sagrado de más de dos milenios? Tampoco es de extrañar que muchos encuentren esta creencia menos exagerada que la resurrección de la carne del final de los tiempos católicos, donde un poderoso ser supremo es capaz de reconfigurar los cuerpos de los muertos extrayendo los aminoácidos originales de a-saber-dónde-están, ya sea en el interior de gusanos, cipreses, hierbas varias o, en el peor de los casos, del cuerpo de algún otro ser humano que se comió el solomillo de la ternera que se comió la hierba que crecía donde alguien enterró a su padre en la Edad Media.

Es obvio que para un reencarnacionista los padres no aportan otra cosa que el cuerpo, la cáscara, luego, en puridad, uno no debería sentir demasiado apego por ellos. ¿Cómo el alma escoge el cuerpo? Sencillo: aquél que se ajusta más a sus necesidades. Así, si un niño desarrolla gusto por la música no es porque lo haya mamado en su casa, sino porque en una vida pasada fue músico y escogió ese cuerpo y esa familia en consonancia. Uno se pregunta qué estaba buscando el alma del monstruo de Amstetten.

Personalmente, ante semejante despliegue de eternidades varias me quedo con Feuerbach cuando dijo que es sabio “quien no encuentra nada en la muerte salvo muerte. Para la persona inteligente la vida es su propio fin; por esa razón, no es una preparación para nada”.

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Tessa dice:

    Interesante.

  2. ACCA dice:

    Y…provocador

  3. David dice:

    “Uno se pregunta qué estaba buscando el alma del monstruo de Amstetten.”
    Víctimas inocentes, claramente.

  4. Javier dice:

    Algunos de los creen en la integración de las personas y las máquinas, la singularidad, etc., parecen definir el yo más en la información que se guarda en el cerebro o en el cuerpo en general, que en la propia materia orgánica, de forma que parecen sugerir que podría “almacenársenos” o que “viviéramos” en un “superordenador futuro”. Esto que para algunos es pensable y para otros incluso simplemente cuestión de tiempo se parece mucho a una “reencarnación” en una “tostadora” en lugar de en “chicha”.

  5. Rawandi dice:

    La esencia de las religiones es el animismo: la creencia en mentes separables de los cuerpos. Por ejemplo, Dios no es más que una “superalma” que no necesita cuerpo, o sea, un superfantasma.

  6. Jorge dice:

    Hola

    Quisiera recomendarle una página web educativa sobre las células con animaciones en 3D, videos y hasta un juego! Pueden visitarla en http://www.maxipedia.org

    Espero les guste
    Jorge

  7. sargentopez dice:

    Todo se recicla. Materia y energía se mantienen constantes desde el bigbang asi que si crees que tienes un alma lo lógico es que siga existiendo de alguna forma tras la muerte.
    Por aquello del aumento de la entropía esta alma deberá disolverse de alguna forma en el medio.
    Yo creo que tengo un alma. No es que tenga ninguna prueba, pero me mola pensarlo. Lo que me parece bastante absurdo es que después de mi muerte se vaya integramente a otro cuerpo, lo más lógico sería, que igual que mi materia, pase al medio. Pero claro, hablar de lógica cuando hablamos de creencias voluntarias indemostrables, tampoco tiene mucho sentido.

  8. Rawandi dice:

    Sargentopez, ¿qué entiendes tú por “alma”? La clave está en si concibes tu “alma” como una ‘propiedad del cuerpo’ o como ‘algo que puede seguir existiendo sin el cuerpo’. En el primer caso, tu alma desaparece obligatoriamente cuando tu cuerpo muere. En el segundo caso, tu alma podría mudarse tranquilamente a otro cuerpo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s