Bésame, tonto (I)

 

Besos furtivos, lascivos, robados, tímidos, hambrientos… Besamos a plena luz del día y en lo más oscuro de la noche. Damos besos ceremoniosos, afectivos, al aire, besos de muerte y, al menos en los cuentos, piquitos que reviven princesas.

¿Han intentado definir un beso? El microbiólogo Henry Gibbons lo describió como “la juxtaposición anatómica de dos músculos orbicularis oris en estado de contracción”. Una definición basada en ese músculo esfínter que es una especie de cinta en forma de anillo que circunda los labios, extendiéndose hasta el mentón y discurriendo entre la nariz y el labio superior. Gracias a él podemos fruncir los labios y hacer muchas cosas interesantes…

Por supuesto, se trata de una definición a años-luz de la de Cyrano de Bergerac:
Un juramento que se hace tan cerca
un acuerdo que busca una ratificación
una exacta promesa
una “o” rosa en la palabra amor
un secreto dicho en la boca, no en el oído.

Menos poéticamente, en una encuesta realizada por los caramelos Smints, mujeres y hombres norteamericanos daban su propia definición: mantequilla fundiéndose, sentirse golpeado por una ola, algo parecido a las vibraciones en un concierto o, más prosaicamente, una canasta de tres puntos que gana el torneo universitario estadounidense de baloncesto.

A pesar de todo, para muchos de nosotros poco hay mejor que un buen beso. Te acercas a tu amor, cierras los ojos, esperas que tu aliento no sea demasiado “oloroso” y… fundido en negro. Pero un beso no es solo eso. “Besarse no es únicamente labios encontrándose con otros labios” dice Sarah Woodley, bióloga de la Universidad Duquesne en Pittsburgh. Algo así debían tener en mente la Women’s Christian Temperance Union cuando en 1901 lanzó una campaña en EE UU para informar de los peligros de besar en los labios. Tampoco puede sorprender que tan entusiasta campaña fracasara.

Eso sí, besarse acaba siendo fatigoso. En los 1930, el experto maquillaje de origen polaco Max Factor -cuyo verdadero nombre era Maximilian Faktorowicz– decidió dejar de utilizar gente para comprobar la duración de sus lápices de labios. Los probadores se cansaban y aburrían así que los reemplazó por una máquina de besar que presionaba una y otra vez dos labios hechos de goma.

Alguna vez, en mitad de un beso, ha pensado: ¿por qué demonios estoy haciendo esto? La verdad es que es un poco asqueroso. Nos pasamos varios miles de colonias de bacterias con cada besuqueo, además de un generoso intercambio de saliva, y es un excelente método para propagar la gripe, la meningitis, el herpes y la mononucleosis. ¿Qué hace ahí, en nuestro comportamiento? ¿Es algo instintivo o aprendido? ¿Proporciona alguna ventaja evolutiva?

(Publicado en Muy Interesante)

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Alejandra dice:

    quizas sólo disfrutamos del placer que puede ser besar al otro. Es increible lo que se puede saber del “posible prospecto” al besarlo, sus hábitos de higiene sin necesidad de esperar a estar sin ropa, sus hábitos alimenticios, cuán puestas tiene las hormonas, etc. Muchas veces al besarlo nos damos cuenta que nuestra relación no tiene futuro, por lo que también es posible que nos ayude a ahorrar tiempo.

  2. Carmen dice:

    Hay besos y besos.

    En general, besar hace trabajar ciertos músculos de la cara, que a su vez hacen que suba la presión sanguínea en la cabeza. Se estimulan ciertas zonas del cerebro que producen sustancias como la dopamina, la serotonima, la adrenalina y la oxytocina. Las tres primeras son las hormonas ‘felices’ que te producen un estado eufórico. La última es la hormona del “bonding”, o del ‘abrazo’. El efecto es la reducción de estrés y el sentirse ‘querido’, parte de una tribu, de un grupo de individuos que es similar a tí (e.g. tu familia)

    Si el beso se lo das “a tu amor”, además de lo anterior, entra una componente más: es la antesala de una actividad sexual. Y hay momentos en los que hasta un herpes merece la pena,.. o no? Hay mucho de aprendido, más que de intuitivo (i.e. besos en películas de Hollywood que no se acercan a la realidad ni por casualidad). Y la necesidad de “placer” tiene sin duda una componente evolutiva y de supervivencia, porque si no ni comeríamos ni nacerían ninyos.

    Si besar llega a ser cansino es porque en esas zonas donde se producen las hormonas ‘felices’, están los neurotransmisores que “sienten” tanto el placer como el dolor. Para los neurotransmisores, el funcionamiento es el mismo. Y por eso hay gente que obtiene placer de actividades de riesgo, como ‘bungee jumping’, o paracaidísmo. Cuando los neurotransmisores se ‘acostumbran’ a recibir ciertos niveles altos de hormonas ‘felices’, se cansan, y entonces el placer pasa a dolor (i.e. comerse un kilo de tu chocolate favorito en una sentada).

    Claro que,.. siempre nos quedará Cortázar:
    http://tinyurl.com/ye4lu6q

  3. Ale Mondano dice:

    Besar produce placer (secreción de betaendorfinas y otras substancias buenas para el cuerpo), también el intercambio de bacterias asegura la biodiversidad de las colonias en nuestros cuerpos, nuevo ADN con biodiversidad (evolución).
    Besar desencadena emociones que llevan a procesos bioquímicos positivos para el individuo.

    Es una función que contribuye a la sociabilización del grupo y a la excitación sexual, por lo tanto favorece a la reproducción.

    El intercambio de virus no siempre es maligno, los virus juegan un papel primordial en la evolución.

    Besar es un acto natural totalmente útil para la vida y para la evolución.
    ¿Cómo es capaz alguien de calificarle de asqueroso?

    Increíble esta nota, la opinión del autor me deja en claro que no prestaré ningún interés a sus futuras publicaciones.

  4. The teacher dice:

    Hay besos que pueden cambiar toda una vida…
    Que te ayuden a diferenciar entre la vulgaridad ajena y lo q está a años luz d toda ella…
    Gracias a todo lo asqueroso y repugnante q hay detrás d un beso, el mundo sigue…y nadie ha muerto por un beso ¿O si? Buena pregunta.
    Que vivan los besos, y si van acompañados de un buen abrazo, larga vida al rey beso!

    1. Aitor Robleto dice:

      Jesus!!! uno delos besos mas famosos dela historia le condeno!!!

  5. Viviana dice:

    Bien, contesté todas preguntas.Dí todos los besos, y sí alguna que otra gripe me pesqué. Pero estoy aquí todavía para comentar que los besos que más extraño son los de mis hijos!
    Besitos
    Pero como los esquimales!!!!Ñata con Ñata!!! o Besitos
    Mariposas…Pestaña con Pestaña !!!!

  6. ACCA dice:

    Sin dudas.Un beso es… instintivo, placentero, arriesgado, de ciencias y de letras; osea, alfanumérico…Puede cambiarte la vida. Sin dudas.
    Y me quedo con la definición de CYRANO, es la mejor, de todas las mencionadas. Sin dudas.

    Un juramento que se hace tan cerca
    un acuerdo que busca una ratificación
    una exacta promesa
    una “o” rosa en la palabra amor
    un secreto dicho en la boca, no en el oído.

    ¡¡¡PRECIOSA, PRECIOSA!!!SIEMPRE QUE SEA SINCERA…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s