Un universo oscuro (I)

 

 

Llegaba la hora de la incursión a medianoche en el mundo de la cosmología. A las once, su hijo Larry y su mujer Susan ya estaban acostados. Se dirigió a su despacho instalado en la habitación de invitados de su casa-rancho, situada tan cerca del Acelerador Lineal de Stanford (California) que podía ir a trabajar en bicicleta. El alquiler estaba por encima de sus posibilidades, pero allí iban a vivir sólo un tiempo: después volverían a Cornell.

Se sentó. Había silencio; era el mejor momento del día para trabajar. Abrió su cuaderno y escribió con letra pequeña encabezando la página: «EVOLUCIÓN DEL UNIVERSO. Me gustaría considerar los efectos de (1) una constante cosmológica, y (2) la congelación de grados de libertad en la evolución del universo». Debajo escribió las ecuaciones estándar de un universo en expansión. Hacia la una de la madrugada, y después de tres páginas de cálculos, se encontró con una sorpresa: casi nada más nacer el universo entero se desbocaba. Lo que esa noche del 6 de diciembre de 1979 había encontrado era de tal magnitud que si al virus de la gripe le pasara lo mismo, en un chascar de dedos se haría mucho más grande que el universo visible actual. A los 10^(-32) segundos de nacer (una cien millonésima de billonésima de billonésima de segundo) el universo había doblado su tamaño casi 1.000 veces. A este proceso de duplicación exponencial su descubridor, Alan Guth, lo llamó inflación.

Si Guth tiene razón, el universo es más vasto de lo que podamos imaginar. En menos de lo que dura un parpadeo el universo visible, el que alcanzamos a ver con nuestros telescopios, podría haber brotado de un trozo de la gran explosión no mayor que un protón. El universo observable no es más que un pedazo insignificante de un pastel mucho mayor, el universo real. El debate sobre la inflación sigue después de casi 25 años: nadie sabe si es una buena hipótesis, pero es la única que nos explica por qué el universo es tan uniforme y por qué es tan grande. Así es la parte de la cosmología que estudia lo que sucedió en los primeros balbuceos del universo: un puro ejercicio teórico, una búsqueda con papel y boli. Jamás podremos obtener ninguna prueba directa de lo que sucedió; es una época que siempre nos estará vedada. Resulta ciertamente chocante: el mayor derroche de energía conocido está envuelto por un velo de total oscuridad.

Del mismo modo hay una observación que por obvia siempre nos ha pasado desapercibida. Como cualquiera de nosotros puede percibirlo con sólo levantar la vista al cielo, la noche es oscura. Pero, ¿por qué es así? A primera vista puede parecer una pregunta estúpida que sólo puede conducir a una discusión estéril. El cielo es oscuro porque no hay Sol. Pero por la noche vemos estrellas. ¿No podrían iluminar la noche? Si el universo fuera infinito y en él hubiera infinitas estrellas que se distribuyen más o menos uniforme¬mente por el espacio, el cielo nocturno tendría que ser totalmente brillante: no habría ningún espa¬cio os¬curo, porque mirásemos en la dirección que mirásemos siempre acabaríamos dando con una estrella. Es más, debería ser incandescente pues alrededor de la Tierra tendríamos un número infinito de capas de estrellas. ¿Por qué no es así? Esto es la paradoja de Olbers, en honor al médico y astrónomo alemán Heinrich Olbers que se lo planteó por primera vez, allá por el siglo XIX.

¿Cómo resolverlo? Se han varias y muy diversas soluciones pero sólo se ha podido responder hace más de 75 años, cuando Edwin Hubble descubrió la expansión del universo. Que la noche sea oscura nos indica que el universo es finito, que tuvo un comienzo. En realidad lo que Hubble encontró con su telescopio del Monte Wilson (California), es que la luz proveniente de las galaxias se encuentra desplazada hacia el rojo del mismo modo que la bocina de un coche nos parece más grave cuando se aleja de nosotros. Y eso ocurre tanto si observamos desde la Tierra como si lo hiciéramos desde cualquier planeta situado en cualquier galaxia. Tan sorprendente observación se interpretó como que el universo entero se expande del mismo modo que lo hace un pastel de pasas o un globo al que le hemos pintado con un rotulador puntitos es su superficie. Ni las pasas ni los puntos (las galaxias) se mueven; crece la masa del pastel o se estira la goma del globo (el espacio-tiempo).

(Publicado en Muy Interesante)

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Daniel Jesùs Giordano dice:

    Muy interesante artìculo sobre el universo

  2. jordi dice:

    Soy un lego en la materia, pero estoy de acuerdo totalmente .Pero creo que el universo esta creciendo, no solo expandiendose, sino añadiendo nueva materia.
    Ya se que esto va en contra de lo establecido”La energia no se crea ni se destruie , solo se transforma”.
    Vd. habla de espacio- tiempo.
    Las ecuaciones matematicas creo que trabajan con un tiempo continuo ;yo creo que el tiempo no es continuo sino intermitente (no una vibracion) sencillamente
    “Ahora hay tiempo-ahora no” .El morir y renacer constante del tiempo crearia una cantidad brutal de energia a la que el universo tendria que dar salida de alguna manera ….ademas de explicar de una manera senzilla la teoria de la relatividad.
    Soy consciente que lo que he escrito puede ser una herejia de la fisica …pero yo no soy fisico y por tanto puedo expresar impunemente pensamientos que a un fisico podrian costarle criticas incomodas.
    Dejo mi correo y quedo a su disposicion.
    Atentamente: jordi

  3. Teaius dice:

    ¿Y cómo sabía Hubble que el desplazamiento al rojo que se observa en la Tierra se observa también desde una galaxia a 10 Mpc (por decir algo) y no es un efecto local?

  4. jordi dice:

    Tomemos la tierra como centro del universo.
    Si miramos hacia todas direcciones y siempre esta presente el mismo desplazamiento hacia el rojo quiere decir que el universo se incha teoricamente en todas direcciones, con lo cual el desplazamiento hacia el rojo seria comun en todo el universo.Si solo se observara por ejemplo en las estrellas del norte y no en las del sur querria decir
    que la estrellas se alejan de un centro imaginario.
    No obstante estoy de acuerdo en que es probable que las excepciones al final sean mas numerosas que la regla.

  5. cromacosmos dice:

    ¿Porqué hemos de partir siempre de una partícula para buscar el origen del universo?

    Que la física de partículas sea una consecuencia del universo ello no incumbe que sea también la posible causa.

    ¿Acaso el origen de dicha consecuencia no podría tratarse de un estado totalmente ajeno a lo que se postula en la física cuántica?

    ¿No estaría de menos analizar otras sensaciones que podamos percibir en nuestro entorno?

    Einstein decía que el razonamiento es limitado y que la imaginación abarca el mundo entero.

    Razonar o comprender: he aquí la cuestión.

    CROMACOSMOS: 1º parte

    TEORÍA DE LA RELACIÓN CROMÁTICA:

    Resumen completo a modo de PRÓLOGO:

    ¿Y si fuera un metabolismo cromático el que activara el engranaje del universo?
    Si no viéramos realmente nada, no veríamos ni la propia oscuridad.
    Cuando miro el universo por la noche veo un fondo negro, salpicado por unos puntitos blancos que contrastan con dicho fondo.
    El negro por naturaleza es absorbente, el blanco emanante, o sea que son opuestos, y sin embargo se complementan, es como si uno diera razón de ser al otro.
    ¿Y si el cosmos funcionara igual?
    Un negro absorbente de forma indefinida e ilimitada contra unos puntitos blancos con formas definidas y limitadas.
    Si lo emanante poco a poco se agota (todas las estrellas tienen una vida limitada), como consecuencia el fondo negro es cada vez más oscuro, su tonalidad es más intensa y debido a ello su absorción aumenta.
    Si todo lo que se consume es limitado, la oscuridad se impondría tarde o temprano.
    El fondo negro, al ser más intenso, su absorción aumenta: en consecuencia las galaxias se separan cada vez más velozmente.
    Los fotones cada vez más difuminados producto de las formas emanantes ya consumidas, están limitados a una velocidad límite: la de la luz.
    La absorción oscura podría superar la velocidad de la luz, la relatividad no la afecta ya que esta absorción no depende de la materia ni de la energía sino de su propio cromatismo.
    Sería una fuerza producida por su propio contraste cromático de absorción frente a otra totalmente opuesta de emanación. Como consecuencia, todas las correlaciones siguientes que pertenecen a cada uno, también han de ser contrarias.
    Un fotón emanante con velocidad limitada ha de ser de efectos contrarios al fondo que lo absorbe; como opuesto la absorción no ha de tener límite de velocidad.
    Si el fondo es más rápido que el fotón la luz que emite no se propaga, ya que correría más lenta, se emitiría pero no se propagaría. A partir de aquí en el universo se impondría la oscuridad.
    Pero un fondo oscuro por el mero hecho de ser oscuro no puede dejar de absorberse respecto a si mismo, las galaxias se expanden debido a su absorción, no porque ellas se muevan.
    La absorción cromática ha de poseer un tono, matiz e intensidad y como consecuencia también una saturación.
    Si el fondo negro oscuro llegara a saturarse, es decir que no admitiera mas color debido a una intensidad muy elevada de su propia oscuridad, ¿qué pasaría con la absorción sobrante?
    ¿Podría producirse una presión de la saturación contra la absorción?
    Toda presión genera calor. Un fondo oscuro ilimitado con tonalidad negra saturada, donde reina un frío sino casi absoluto, produciría una presión contra su propia absorción, condensaría la temperatura reactivándose en calor.
    Sería un Big Bang en todo el espacio y no en un punto del espacio, es absurdo explotar en un punto del espacio cuando se tiene todo un espacio para hacerlo.
    Debido a este proceso el universo puede depurarse contra la entropía o esparcimiento de la materia limitada, al enfrentarse contra su propio contraste, este espacio infinito e ilimitado y que mejor representado que su propia oscuridad.
    La oscuridad se manifiesta ante nosotros sin gastar energía, pagamos recibo de luz pero no de oscuridad, sino consume no gasta como consecuencia de ello puede ser eterno.
    En un cuarto oscuro perdemos la noción de la forma, prueben de darle un volumen a la oscuridad: el resultado es infinito.
    El universo se compone de dos partes, opuestas y complementadas: una como estado infinito e ilimitado una oscuridad absorbente repulsiva a la gravedad, y otra emanante con elementos finitos y limitados, materia-energía afectada por la gravedad.
    El hecho de depurarse respeta la 2º ley de la termodinámica ya que no es lo mismo que destruirse.
    Aparte de las fuerza fundamentales que rigen el cosmos, resolveríamos muchas dudas si tuviéramos en cuenta la fuerza del contraste cromático que se produce en él. La gravedad podría ser consecuencia de dicha absorción cromática y no de una partícula cuántica (bosón de Higgs)
    El color es independiente de la materia y de la energía. Es tono, intensidad y satuación. Es cromatismo.
    Esta teoría es válida si se admitiera que el color fuera independiente del cerebro y no una sensación creada dentro él.
    La evolución no admite creaciones. ¿A caso no sería egocéntrico decir que el color es solo una creación exclusiva del cerebro? Al igual que la materia, la energía y el vacío, ¿por qué no puede formar parte del patrimonio universal? Actuando en consecuencia no sólo para nosotros, sino para el universo entero.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s