Luces misteriosas

Si una noche cualquiera viéramos un haz de luz que se alza desde el suelo rápidamente pensaríamos que un potente reflector está siendo utilizado en algún tipo de fiesta o como reclamo publicitario de algún centro comercial. Pero ver algo así a finales del siglo XIX esotra historia. El 28 de agosto de 1883 el astrónomo inglés William Noble observó el chorro de luz típico de los faros de costa pero en dirección al espacio. Este fenómeno ha sido visto en diferentes ocasiones y recibe el nombre de pilar o columna auroral.

Claro que a veces el aspecto es bastante más extraño: el 17 de noviembre de 1882 una nube luminiscente con aspecto de torpedo cruzó los cielos del norte de Europa como si fuera un meteorito. Lo más probable es que se tratase de ráfagas de viento solar que interaccionan con la alta atmósfera, como la que fotografió Alan W. Peterson en los cielos de Arizona en 1979 y publicadas en la revista científica Applied Optics.

Las noches proporcionan luces fantasmales, como la niebla luminosa que pudo verse en Italia y Alemania durante varios días en 1831. Enfrentados a este tipo de sucesos los científicos suelen acusar a nuestro Sol. En particular, las fulguraciones a las que es aficionada la atmósfera solar: una un poco más intensa que lanzara más cantidad de viento solar al espacio podría dar cuenta de ello. De hecho, las auroras boreales son especialmente intensas en los años de mayor actividad solar.

La llegada de la exploración espacial aportó nuevos fenómenos luminosos extraños, como el que se observó desde la cubierta del Osaka Bay en 1976: un pálido brillo naranja, seguido de un disco blanco. Lo que ya no resulta tan fácil de explicar son los fogonazos de luz del estilo que vieron los astrónomos del observatorio de la India asociado al Instituto Smithsoniano la noche del 9 de junio de 1970: “De pronto todo el cielo se iluminó con una intensidad comparable a la que tiene la Vía Láctea durante los meses de verano”.

Más espectacular fue, si cabe, el destello observado en Alaska dos años más tarde: “el cielo brilló como si fuera de día durante unos dos segundos… cambió del azul al naranja pasando por el verde y el blanco”, contaba la revista de astronomía Sky & Telescope. El único motivo de extrañeza es cómo desde el océano Índico se llegaron a ver las luces de un lanzamiento desde Florida. Y no fue el único: el 27 de noviembre de 1963, con el lanzamiento del Centaur 2, la tripulación del M. V. Wendover que viajaba desde Dakar (Senegal) a Ciudad del Cabo, vio una nube circular blanca que se fue haciendo cada vez más grande y luego formó círculos concéntricos de un brillo comparable al de la Luna llena. Un fenómeno que también fue visto por otros barcos situados en el Atlántico norte, bien lejos de Cabo Cañaveral.

Algunas luces misteriosas se encuentran asociadas a terremotos: “Normalmente son descritas como haces surgiendo de un punto del horizonte, parecidos a relámpagos o un faro apuntando al cielo, y de color azulado”, decía el boletín de la Seismological Society of America en 1973. Las tormentas también son fuente de fenómenos luminosos extraños: rayos que corren paralelos a la superficie durante varios kilómetros, rayos-cohete, que salen disparados de la nube a la parte alta de la atmósfera, el relámpago-perla (partido en trocitos de modo que parecen cuentas de un collar), rayos de colores o los más comunes rayos sin trueno, habituales en las bochornosas tardes de verano.

(Aparecido en Muy Interesante)

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ACCA dice:

    Por ejemplo, todos éstos…
    ¡Increíbles y maravillosos estos fenómenos que describes!La naturaleza nunca dejará de sorprendernos, ¡hay que estar muy atentos!…
    Miles de gracias, Miguel Ángel

  2. Pingback: Luces misteriosas
  3. Javi dice:

    Hola, hoy en día en entrevistas de selección de personal para acceder a un puesto de trabajo “expertos” grafólogos determinan la personalidad del aspirante mediante la forma de su letra.

    Y tenemos mas de cuatro millones y medio de parados con esta gente corriendo suelta por ahi… a por ellos Sr. Sabadell por favor!

  4. cuando yo era joven aya por los años 80 viniendo de camino con dos compañeros se nos presento una gran luz de color celeste .
    eran como las nueve de la noche, era una noche clara veníamos de casa d unas amigas , teníamos que pasar un puente largo como de 75 metros y al salir de dicho puente topamos con esta luz que nos dejo muy encandilados .
    esta luz se nos paro en los pies y al invocar a Dios se desvaneció en el aire nunca supimos quera pero si aseguro que no era de este mundo .

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s