Cerebro dividido

En la década de los sesenta Mike Gazzaniga defendía su tesis doctoral en el famoso Caltech, el Instituto Tecnológico de California. Una tesis que iba a causar sensación entre neurólogos y psicólogos.

El tema de su trabajo de doctorado fue estudiar las consecuencias psicológicas de la cirugía de escisión cerebral, un procedimiento en el cual se cortan las conexiones nerviosas entre los dos hemisferios del cerebro. La razón a tan tremendo operación quirúrgica era un intento por controlar la epilepsia grave. Habían operado a un grupo de pacientes en Darmouth y el cirujano pidió a Gazzaniga que los estudiara. Sus descubrimientos fueron asombrosos.

Cuando se divide el cerebro deja de existir comunicación entre ambos hemisferios. Debido a que la funciones del lenguaje se localizan normalmente en el lado izquierdo, la persona sólo es capaz de hablar de cosas que ese lado conoce. Si a una persona con el cerebro dividido se le muestran estímulos que sólo ve el hemisferio derecho, no es capaz de describir lo que ha visto. Sin embargo, si al hemisferio derecho se le da la oportunidad de responder sin tener que hablar –por ejemplo, reconocerlo por el tacto con la mano izquierda- entonces sí es capaz de identificarlo.

Pero el caso más asombroso fue el de un paciente de finales de los años 30 conocido por las siglas P.S. Era un paciente especial porque podía leer palabras con ambos hemisferios, cosa que los demás eran incapaces de hacer. Sin embargo, y como el resto de los pacientes, sólo podía hablar a través de su hemisferio izquierdo. Cuando se le presentaban estímulos emocionales al hemisferio izquierdo, P.S. podía decir qué era el estímulo y cómo se sentía, si era algo malo o bueno. Cuando se presentaba el mismo estímulo emocional al hemisferio derecho, el habla del izquierdo era incapaz de decir lo que era. Sin embargo, sí podía juzgar correctamente si el estímulo visto por el derecho era malo o bueno. Así, ante la palabra “madre” P.S. lo calificaba como bueno y la palabra “diablo” como malo. Al parecer, los estímulos emocionales siguen un camino que la cirugía de escisión no corta.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. pasaba por aquí dice:

    No sé nada del tema, pero, hacer semejante operación al cerebro para controlar la epilepsia, ¿no es como amputar los pies para curar los juanetes?
    Me ha dado escalofríos el estudio.

  2. jose dice:

    envienme toda informacion de estos temas poblicados …gracias…

  3. d. Sánchez dice:

    Me gustaría invitarte a unirte a nuestro grupo sobre periodismo científico y divulgativo.
    Puedes acceder a través del enlace
    http://www.linkedin.com/groupRegistration?gid=1791695

    -David

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s