Pobres de nosotros

En 2000 unos psicólogos canadienses publicaron un artículo sobre Winnie the Pooh titulado “Patología en el bosque de los Cien Acres”. Este osito, aparentemente sano, ocultaba una hiperactividad enfermiza y un funcionamiento cognitivo limítrofe. Sus amigos tampoco se quedaban atrás: el conejo narcisista, la lechuza emocionalmente perturbada y el cerdito con ansiedad. Y para qué hablar del burro, con baja autoestima.

Lo que estos canadienses denunciaban es que legiones psicólogos, psicoterapeutas y psiquiatras se han dedicado sin descanso a convertir en enfermos a nuestros infantes. Incluso dieron un paso más allá cuando empezaron a afirmar -¡sin demostrar!- que la mayoría de los adultos estamos emocionalmente enfermos. Por culpa de la sociedad, claro.

Semejante estrategia, que muchos colegas suyos denuncian, ha conseguido el efecto buscado: hacer imprescindible al psicoterapeuta… y llenar su consulta. Siempre recordaré esa frase de la película Cocodrilo Dundee cuando la chica le dice que alguien va al psicólogo a contarle sus problemas y el australiano responde: “¿Qué pasa? ¿Es que no tiene amigos?”

Esta campaña de marketing -que oculta bajo la alfombra la verdadera psicología- ha conseguido transmitir a la sociedad que ellos son la mejor solución a los problemas emocionales porque lo saben todo sobre el comportamiento humano. Como si tuvieran un corpus teórico único y bien definido, cuando lo que hay son escuelas y modas. ¡Y más de una treintena! Así, en función de si visitas a un cognitivo, conductista, psicoanalista, funcionalista o gelstáltico tendrás explicaciones (y terapias) diferentes a tus males. Algo que también depende de las épocas: la probabilidad de encontrarte con un gelstáltico en los 80 era muchísimo más elevada que hoy en día. Eso sí, la base empírica de todas ellas es casi indetectable. La impresión con la que uno se queda es que pertenecer a una escuela u otra es como ir al mercado: miras el puesto de frutas y te quedas con la que más te gusta. Por eso, si necesita usted un psicólogo, empiece por escoger la escuela que más le mole.

(Publicado en Muy Interesante)

Anuncios

10 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Woody Allen, tras despertar de su hibernación de 300 años en “El Dormilón”

    – …hace trescientos años que no veo a mi psicoanalista: era un freudiano muy estricto: a estas horas ya estaría curado.

  2. pasaba por aquí dice:

    oh no
    sufro manía persecutoria y conspiparanoias. No debería haberme leído este artículo.

    Voy a romper una lanza (pequeñita, porque me gusta el artículo) a favor de los terapautas de los dibujos animados. Es que creo que tienen razón. No se controlan las sensaciones que transmiten ciertos programas para niños. Prevalece la comicidad sobre el mensaje. Y para ser sinceros, algunos personajes están para encerrarlos.

  3. una más dice:

    Yo casi creo que el que tenía que ir alguno de esos
    profesionales es un lobo con piel de cordero de cuyo nombre no me quiero acordar,pero que cosas tiene los mismos apellidos que usted.Ayudele.

  4. Yohanna dice:

    Prefiero la frase del Cocodrilo Dundee, pero cada uno puede gastarse el dinero en lo que quiera. Personalmente prefiero ver los dibujos animados por su comicidad, no por lo que puedan representar. Piensa en las sensaciones que pueden transmitir los Simpson? Menuda panda de psicoanalistas tendría que juntarse para tratar a todos los que nos gustan… jeje

  5. El Judas. dice:

    .

    Probablemente es cierto que todos estamos psicológicamente enfermos. La Psicología actual es, como ciencia, mas o menos como la medicina medieval, los psicólogos y psiquiatras actuales sólo saben hacer sangrias, amputaciones y poco más, aunque van investigando y aprendiendo poco a poco. No se conoce la higiene, la causa de las infecciones y mucho menos los antibióticos.

    Igual que en la edad media prácticamente todos sufrían enfermedades crónicas sin percibirlas como tales, actualmente todos sufrimos enfermedades mentales que no percibimos como tales porque estamos acostumbrados a verlas en la mayoría de individuos, y que contraemos no sólo al tratar con los demas, sino al alimentar nuestra mente con libros, películas y cultura en general contaminada y en mal estado.

    Probablemente, claro.

    .

  6. http://pepegrillo.com/2009/04/la-bola-de-lavar-para-un-lavado-mas-barato-y-ecologico/

    Échale un vistazo a este compendio de tonterías y a ver si se te ocurre un post. 🙂

    Me ha encantado lo de los “rayos ultravioletas”!!!

  7. diosateo dice:

    Completamente de acuerdo con el artículo. La psicología, como ciencia, está todavía muy verde y no tiene la respuesta para nada ni de coña. Cuando quiero reírme, sólo tengo que leer el gabinete psicológico (en plan tu pregunta y nuestros psicólogos te responden) de algunas revistas dominicales. Sencillamente estamos todavía muy lejos de comprender la complejidad de la mente humana.

  8. Anónimo dice:

    Nunca lo había pensado así, pero creo que Judas tiene bastante razón.
    A veces me pregunto qué le pasa a la gente, más o menos el mismo número de veces que me pregunto qué me pasa a mí.
    Es posible que muchos estemos enfermos. Quizá sea esa la causa de que estemos como estamos en el siglo XXI. Un mundo repleto de mentes trastornadas, pero con una larga esperanza de vida.

  9. Filosombi dice:

    Como si tuvieran un corpus teórico único y bien definido, cuando lo que hay son escuelas y modas. ¡Y más de una treintena!

    Y la ciencia a lo largo de su historia siempre ha tenido la razón ya que jamás se ha equivocado, porque son todos ellos, iluminados por la razón.

    Me sorprende habiendo leído artículos tan buenos como ese que muestra como los científicos y las prostitutas tienen un solo Dios y se llama dinero.

  10. cristopher dice:

    kiero dedicarle esta imagen a mi retoñito k kiero con todo mi corazón. y al gran amor de mi vida.k lo dos son la razon de mi existir y xtal motivo loes iero regalar lo pokoito k tengo. los amo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s