La maldición de Tutanjamon

Todo empezó cuando Lord Carnarvon murió el 5 de abril de 1923, a las siete semanas de la apertura oficial de la famosa tumba. Muchos recordaron las palabras de la escritora Marie Corelli, que dijo que habría nefastas consecuencias si alguien entraba allí. El crédulo Conan Doyle anunció que la muerte de Carnarvon pudo ser debida a una maldición. Un periódico publicó unos hieroglifos que supuestamente estaban en la entrada de la tumba y cuya traducción era: “Quien entre en esta tumba sagrada será pronto visitado por las alas de la muerte”.

A su muerte se añadieron en menos de un año el de su hermanastro, su enfermera, uno de los médicos que radiografió la momia del faraón y un millonario estadounidense que había visitado la tumba. Incluso tuvieron un aviso: el canario de Howard Carter fue tragado por una cobra el día en que iba a ser abierta.

Sin embargo, una cosa son las leyendas y otra muy distinta la realidad. La supuesta inscripción nunca existió; murieron seis personas, pero fueron 26 los que estuvieron directamente implicados en la excavación. Eso sí, la maldición demostró ser muy selectiva: a pesar de que fue abierta oficialmente el 29 de noviembre de 1922, Carter y Carnarvon ya habían entrado secrertamente a ella. Como muchos otros la reina de Inglaterra también escapó a la maldición, pues entró en la tumba en febrero de 1923.

¿Qué mató a Carnarvon? Algunos apuntan a una enfermedad pulmonar llamada histoplasmosis; otros, como el epidemiólogo De Miller de la Universidad de Hawaii, a uan septicemia provocada por un corte mal curado en la cara.

En 2002 Mark R. Nelson, del departamento de Epidemiología y Medicina Preventiva de la Universidad Monash de Australia, publicaba en el British Medical Journal un estudio sobre la supuesta maldición. Los sujetos del estudio fueron “44 individuos occidentales identificados por Howard Carter como presentes en Egipto en las fechas especificadas, de los cuales 25 estuvieron potencialmente expuestos a la supuesta maldición”. La conclusión no pudo ser más llamativa: “De las 25 personas ‘expuestas’ a la supuesta maldición, la media de edad a su muerte fue de 70 años, comparada con los 75 de aquellos que no fueron expuestos”.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Dean dice:

    No conocía este blog tan interesante, desde ahora lo seguiré.
    Un saludo.

  2. Yohanna dice:

    Se que es pedirte demasiado, pero, por que no creer un poco las leyendas… y las casualidades:
    1- La primera de las tragedia, una cobra devoró al canario del arqueólogo Carter, la tradición dice que la cobra Wadjet protegía a la realeza egipcia, fue un presagio de las muertes.
    2- La picada de mosquito que recibió lord Carnarvon se infectó y dio origen a una neumonía que lo mató, solo habia pasado un mes desde que el sepulcro fue profanado. Por si fuera poco, un apagón eléctrico ensombreció la ciudad en el mismo momento de su muerte. A esa fatídica hora, en Inglaterra, el Fox Terrier de lord Carnarvon dio un espeluznante aullido antes de caer muerto sobre el tapete rojo de la biblioteca de Highclere Castle, residencia habitual del conde. La prensa se cebó la posible maldición, lo que se incrementó con el descubrimiento de una mancha sobre la mejilla izquierda de la momia de Tutankhamon.

    P.D. Lo siento, me encanta el tema… no puedo ser cientifica en esto.

    1. Hola Yohanna
      seguro que se puede creer en las casualidades, estas son una suma de innumerables causalidades que a veces nos es imposible decifrar y como nuestros cerebros están preparados a buscar patrones y a su vez para tener una percepcion del futuro como mecanismo de defensa y seguridad,entonce es que surgen las casualidas y nos llaman tanto la atencion, el tema es que las causas que las componen sean ciertas.Con las leyendas lo mismo, siempre y cuando seamos concientes que son leyendas pueden ser útiles para ejercitar la imaginacion, pero perjudiciales o inútile si las tomamos como ciertas, y mucho más cuando estas transmiten un mensaje. Ayer por ejemplo vi la leyenda del jinete sin cabeza,la pelicula del payaso con un sentido bello de la estètica, Tim Burton. en esta la leyenda es atractiva, pero hay mensajes como cuando el esceptico personaje de Johnny Deep, en una escena pone el libro de ciencia sobre la biblia como signo de superioridad de la razon sobre la superstición, y en otra escena al final termina quemando el libro de ciencia y quedandose con uno de brujeria que finalmente le termina salvando la vida. Ese tipo de mensajes son perjudiciales, nos solo “para una determinada forma de pensar” sino para el pensar. En el caso de la maldicion esta el mensaje tambien es claro NO INVESTIGUES POR QU SI NO TE CAE UN MALDICION..no muy difernte al que da la biblia cuando adan y eva son castigados por probar el fruto del arbol del conocimiento…bueno es lo que pienso..para leyendas y casualidaes vayamos al cine y leamos libros pero estemos atentos a su mensaje. Te mando besos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s