Rayos mitogenéticos

En 1920 Alexander Gurwitsch anunciaba un descubrimiento sorprendente: cuando las células animales y vegetales se dividen emiten un débil haz de luz ultravioleta, que bautizó con el nombre de rayos mitogenéticos. Tenían, además, una propiedad asombrosa: eran capaces de atravesar el cuarzo pero no el vidrio.

Gurwitch descubrió estos rayos al realizar el siguiente experimento. En un delgado tubo de vidrio hizo crecer una cebolla. Junto al extremo que crecía, y bajo un ángulo de 90º, colocó la raíz de otra cebolla de la que estaba separada entre 0,5 y 12 cm. Según su idea, el extremo en crecimiento bombardearía con sus rayos mitogenéticos la raíz. Para comprobar su acción, Gurwitsch colocó una lámina ya fuera de vidrio o cuarzo entre ambas cebollas, y después de dejar pasar entre 10 minutos y una hora cortaba la punta de la raíz y contaba el número de núcleos de células en división en ambos lados del hemisferio de la cebolla. Según su él, cuando interponía el cuarzo la mitad expuesta a los rayos contenía muchas más divisiones que la oculta, mientras que al colocar un vidrio contaba el mismo número de divisiones a ambos lados de la capa de la cebolla. Con semejante prueba Gurwitsch llegó a la conclusión de que los rayos mitogenéticos emitidos por el extremo de la cebolla estimulaban el crecimiento de la raíz. Para verificar tan sorprendente descubrimiento sometió a unas células de levadura a los rayos mitogenéticos de un cultivo bacteriano separado de ellas en ocasiones por una lámina de vidrio, y en otras, por una de cuarzo. Puesto que el cuarzo deja pasar los rayos mitogenéticos, el número de divisiones de la levadura era sensiblemente superior que al colocar el separador de vidrio.

Este singular descubrimiento llamó la atención del resto de la comunidad científica, y durante la década siguiente aparecieron multitud de trabajos donde se demostraba la existencia de estos rayos. Incluso se llegó a afirmar que los niños emitían más rayos mitogenéticos si en su dieta recibían un suficiente aporte de vitamina D, o que el implante de células tumorales en un animal hacía disminuir la cantidad de radiación emitida. Mientras se multiplicaban los artículos que ponían de manifiesto su existencia en los procesos biológicos, la detección directa de estos rayos escapaba a todo intento. Ni las placas fotográficas ni los fotodetectores eran capaces de mostrar la más mínima evidencia de esa misteriosa radiación ultravioleta, a pesar de que las placas se dejaban durante meses enteros expuestas a ella.

Al final, el 7 de febrero de 1931 Höllander y Claus publicaron en la revista Nature un estudio donde dejaban claro que no existía ninguna evidencia que demostrara la existencia física de estos rayos y que los más de 500 artículos publicados en las revistas científicas sobre ellos contenían datos contradictorios cuando no manifiestamente erróneos. Se había estado haciendo ciencia sobre algo que no existía, lo que demuestra la razón que tiene Fontenelle cuando dice que “antes de explicar los hechos es necesario comprobarlos: de este modo se evita el ridículo de encontrar la causa de lo que no existe”. Por cierto, si ustedes han leído algo de Rupert Sheldrake y su resonancia mórfica… he aquí su fuente de inspiración.

Anuncios

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ego Productions es una productora especializada en documentales divulgativos. Ha producido “Un salto de fe”, una serie de cuatro documentales que explora los rituales de penitencia en el cristianismo, el taoísmo, el islam y el hinduísmo. Actualmente, produce “Trances”, una serie que busca respuestas al hecho religioso y a las experiencias místicas a través del estudio del cerebro humano.

    Visita nuestro blog.

    http://egoproduccionestrances.wordpress.com/

    1. Juan Carlos Alonso dice:

      y donde se pueden coseguir los doumentales?
      de moemnto estoy leyendo Romper el hechizo del cual se deducen respuestas muy interesantes con respecto a ese tema.

      saludos

  2. Juan Carlos Alonso dice:

    Hay que reconocer que para acuñar el tèrmino estuvo etimològicamente astuto…digo por la acepciòn de la palabra mito..en fin, asì y todo aunque no lo crean hay quien, aparentemente fue alcanzado por un rayo miitogenètico divino y utilizò esta ciencia de lo que no existe para promover la osmoterapia, medicina alternativa que huele muuuy mal.

  3. Si tenemos un cajon de fruta,esto es como ejemplo…y una ,en descomposicion,las restantes le pasara lo mismo.-por la radiacion mitogenetica.ASI DE SIMPLE.-

  4. Mario Triviño dice:

    Tengo referencias de los Rayos Mitogeneticos en una revista de “Ciencia Popular” de 1939, y bien es interesante estudiar el fenomeno ya que hace poco tambien vi que andaba un grupo de rusos que con lasers, estimulaban a los Genes, y era una terapia de medicina alternativa, como la acupuntura, etc.
    Igualmente habria que investigar con el caso de los Poligrafos conectados a las Plantas, y como estos se alteran cuando alguien se lastima o se siente bien. Parece ser que las Plantas de la casa perciben nuestro estado animico. (Son cosas para Investigar)

  5. Pingback: Anónimo
  6. Fernando dice:

    Hay que tener un poco de respeto, sobre todo a lq ciencia misma. La existencia de radiaciones mitogénicas es un asunto controvertido, pero no es ninguna tontería. En 1998 el microbiólogo inglés Milton Wainwright publicó un interesante estudio sobre el asunto que los interesados deberían leer antes de atreverse a excomulgar a nadie: Historical and recent evidence for the existence of mitogenetic radiation, Perspectives on Biological Medicine, vol. 41.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s