¿Romanticismo? ¡Venga ya!

Ha pasado San Valentín y en televisiones y emisoras de radio hemos podido oir hablar del flechazo y el enamoramiento. Es llamativa esa manía que tenemos los humanos de idealizar el amor. Negamos por sistema que somos primates y afirmamos con autosuficiencia: “No somos animales”. ¡Pero bueno! ¿Acaso pensamos que la ternura es propia de nuestra especie? ¿De dónde creemos que sale el instinto sexual –el cual, no lo olvidemos, es causa del amor-? ¿De los poemas de Neruda? Para distinguirnos de nuestro primo chimpancé convertimos en espiritual lo que es pura biología. ¿Cuántas veces hemos dicho que el aspecto físico no importa? Ya en el lejano 1966 se demostró que todo eso es palabrería. De hecho lo que sorprendió a los investigadores no fue que el físico importara, sino que importara TANTO. Ni inteligencia ni gaitas.

Tardamos entre 90 segundos y 4 minutos en encapricharnos de alguien. Y no nos ‘conquista’ su hablar melifluo y una labia prodigiosa. Las armas son: un 55% el lenguaje corporal, 38% el tono y velocidad de nuestra voz y sólo el 7% lo que decimos. Casanova tenía poco de galán consciente y más de chiripa innata.

Por eso no es extraño el resultado de un estudio aparecido en 2004 en el Journal of Social and Personal Relationships por Artemio Ramírez y Michael Sunnafrank: decidimos el tipo de relación que queremos tener con una persona a los pocos minutos de conocerla y tendemos a hacer cumplir nuestras expectativas. Aún hay más. Todo apunta a que estamos biológicamente programados para sentirnos apasionados entre 18 y 30 meses. Es el tiempo suficiente para que una pareja se conozca, copule y tenga descendencia, algo básico desde el punto de vista evolutivo.

Lo que sí hemos conseguido es enriquecer esta pulsión biológica con cartas, poemas, canciones, suspiros y corazones grabados en los árboles. No somos sólo primates, pero no neguemos que lo somos.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Rawandi dice:

    “No somos sólo primates”

    En mi opinión, el adverbio sobra. Somos primates. Somos mamíferos. Somos animales.

  2. María dice:

    Respeto su opinión pero no la comparto, incluso me resulta desagradable leer su artículo.
    Somos animales, pero todos los animales tenemos sentimientos e incluso algunos “llamados habitualmente animales”, más que los que nos hacemos llamar “personas”; desde luego no creo que la gente que piensa como usted tenga muchos sentimientos y me parece bastante ofensivo tratar así el tema, si se puede nombrar para usted de esa manera del “romanticismo”.

  3. Ayla dice:

    ¿Y los que nos hemos enamorado de alguien sin haberle visto jamas?

  4. Pues en esencia, Ayla, sois personas que no se han enamorado, sino que se han dejado llevar por su fantasía (lo que tampoco es algo malo)

  5. Me parece muy interesante este post. En realidad aún hay gente que espera encontrar su media naranja… quizá sea muy frío conocer los entresijos de procesos tan idealizados como el enamoramiento, pero es cierto que muchos estudios apuntan las bases biológicas de este proceso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s