Perder el control

No solemos ser muy conscientes, pero una de las fuentes de angustia del ser humano es la pérdida de control. Ya no hablo de esa chica o ese chico que te hace perder los papeles, sino de la propia vida cotidiana.

Controlar las situaciones, mejor dicho, sentir que controlas los acontecimientos proporciona felicidad hasta el punto de que diversos estudios que se vienen realizando desde finales de los 70 encuentran que los depresivos suelen valorar con precisión el grado de control que tienen sobre las diferentes situaciones de la vida. Por eso algunos científicos piensan que la sensación de control, ya sea real o ficticia, proporciona salud mental.

Diversos son los ejemplos que podemos encontrar si nos fijamos un poco en nuestra vida. Por ejemplo, a la hora de jugar a la lotería. Si hemos sido nosotros los que hemos buscado afanosamente un determinado número estaremos más seguros de que tocará que si jugamos uno cualquiera que hemos comprado al lotero.

En los casinos los psicólogos han descubierto que quien tira los dados está más seguro de sacar la jugada que busca que el mero espectador. Y algo todavía más curioso: la gente apuesta más dinero antes de que alguien lance los dados que una vez tirados pero cuyo resultado aún se desconoce. Sentimos que por alguna misteriosa magia somos capaces de influir en la tirada. ¿Y la emoción de ver un partido en la tele? Los gritos y los insultos, típicos al verlo en directo, no son los mismos que si vemos ese partido en diferido y no sabemos el resultado final. Esa emoción que destila del cuerpo del aficionado es debida a que inconscientemente cree que esos gritos se van a colar por la antena de la tele y van a llegar al campo.

Todas las investigaciones sugieren que en el momento en que creemos haber perdido en cierto momento la capacidad de controlar las cosas nos sentimos tristes, indefensos y deprimidos. Precisamente eso es lo que nos venden los falazmente llamados libros de espiritualidad de Coelho, Bucay o Jodorowsky. Ilusión de control para hacernos felices… a un módico precio, claro.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Cazadoriv dice:

    jajajajajajaja.. vaya buen artículo, aunque un esbozo, pero da la idea
    Salu2 !

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s