Fe asesina: brujas, jueces y sacerdotes

Escuchadme, jueces hambrientos de dinero y fiscales sedientos de sangre: las apariciones del diablo son mentira. Ya es hora de que los gobernantes designen mejores jueces y de que depositen su confianza en predicadores más moderados, pues entonces quedarán en ridículo el Diablo y sus engaños e ilusiones.

Quien así se expresaba en pleno siglo XVII era Johann Meyfarth, un profesor luterano de teología de la ciudad de Erfurt que había presenciado cientos de procesos y ejecuciones por brujería. Meyfarth dijo que hubiera dado mil táleros por olvidar las torturas.

Había visto pies desgarrados de las piernas, ojos sacados de sus órbitas y a prisioneros quemados con azufre y aceite. Había visto a los verdugos colocar bolas ardientes de azufre en los genitales de una mujer mientras estaba atada en la estrapada, una forma de tortura muy corriente en la que se ataban los brazos del prisionero a la espalda con una cuerda que pendía de una polea y lo izaban en el aire. En muchas ocasiones también le colgaban pesos en los pies para separar los hombros de las articulaciones sin dejar señales de malos tratos. Pero lo más terrible es que se trataba de una de las medidas más suaves que empleaban las autoridades civiles y la Inquisición.

Meyfarth había visto a los verdugos deleitarse con el sufrimiento de sus víctimas hasta que confesaban o morían. En este último caso los jueces, en un supremo acto de hipocresía, aseguraban que había sido estranguladas por el diablo. Este teólogo puso de relieve las falacias en que incurrían los jueces para demostrar la culpabilidad de los acusados. Si tenían mala reputación, eran brujos. Si tenían buena fama, no cabía duda de que también lo eran, pues los brujos siempre intentaban parecer virtuosos. Si se asustaban al arrestarlos eran culpables; si se mostraban valientes también lo eran porque simulaban ser inocentes.

La muerte de la razón que significaron los juicios por brujería tiene su vertiente más dolorosa en esta declaración de alguien que había acusado, tras tres días de tortura, a la mujer de un ciudadano de conducta intachable. En el careo dijo:

Jamás te he visto en un aquelarre pero tuve que acusar a alguien para acabar con los tormentos. Se me ocurrió tu nombre porque cuando me llevaban a la cárcel nos encontramos y me dijiste que nunca hubieras creído una cosa así de mí. Te pido perdón, pero si volvieran a torturarme, volvería a acusarte.

Y los honrados jueces volvieron a hacerlo, para que reiterase los cargos y así acusar a la mujer del ciudadano honrado.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ESTEBAN dice:

    Interesante articulo lo cual nos enseña a darnos cuenta , que el hombre a pesar de ser un animal racional es el mas salvaje de toda la creacion , y nos permite darnos cuenta que entre mas conocimiento adquiera el hombre mayer es el riesgo de autodestruccion .

  2. bruja dice:

    Da igual el siglo que fuere. El hombre no ha cambiado, sólo han cambiado las formas.

  3. Rakel dice:

    Qué hace al hombre sentirse un ser superior? antes sus congéneres y ante el Universo?

  4. miquel dice:

    Muy bueno tu blog y en concreto este articulo. Seguire visitandote.

  5. victor dice:

    esta muy bien tu articulo. el di9ablo pude estar dentro de las cosas sagradas y con fundamentos incluso de la bliblia puede hacer de las suyas si te acuerda jesus fue tentato por el diblo e3n el desierto y le alegada con esto: si eres hijo de dios tirate de lo mas alto pues la escritura dice que dios enviara angeles para que no tropieses con piedra alguna. bueno pues eso demuestra que el demonio sabe o conoce la escritura, osea no por ser demonio no conoces adios, entonces pues si la verad es k la igresia catolica en su nomento c equivoco, pero no solo la iglesia cono istitucion sino que creo k fue un medio para que los homdre demostraran o proyectaran su maldad y no solo la iglesia sino tambien muchas muchas otras personas matan hoy en dia y matan en multitudes, comom los gobiernos los lideres, el dinero etc.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s