Librepensamiento

El ser humano se distingue del resto de los animales por su capacidad para pensar. Eso es, al menos, lo que uno podía leer en los libros de texto de cuando iba al colegio.

El sano ejercicio de la reflexión y la creación de ideas es algo peligroso si se enfrenta al lado oscuro de nuestra naturaleza: cuando unos pocos, que creen que sus ideas son las únicas buenas, pretenden imponerlas al resto. Muchos de nosotros las aceptamos no porque tengamos miedo o porque nos convenzan. Las aceptamos por pura y simple pereza, porque es muy cómodo que otros piensen por nosotros. Por eso, cuando alguien intenta ejercer su título de animal racional con ideas que no comparten quienes detentan el poder, empieza la persecución.

Y si no que se lo pregunten al pobre Vanini, un italiano carmelita que fue juzgado y condenado a muerte en uno de los procesos franceses más célebres de principios del siglo XVII. Vanini fue un viajero infatigable. Colgó los hábitos para hacerlo y después de dar muchos tumbos acabó afincándose en Toulouse. Allí se dedicó a impartir lecciones privadas donde exponía sus osadas ideas, de claro corte panteísta. Lo hizo sin buscarse el apoyo y protección de algún poderoso personaje de la ciudad francesa. Consecuencia: fue acusado de ateísmo con el agravante de proclamar a los cuatro vientos que no existía el alma y que la Virgen había mantenido relaciones sexuales.

Con tales declaraciones Vanini había acaparado todos los boletos necesarios para convertirse en carne de cadalso. Y así fue. Dicen que al ser conducido a la hoguera gritó en italiano:

– ¡Sepamos morir alegremente como un filósofo!

Y allí apartó el crucifijo que le pusieron delante diciendo:

 ¡Cristo tembló de miedo en su última hora mientras que yo muero sin temor!

Como el querido lector puede comprender, palabras tan poco piadosas obligaron al verdugo a cortarle la lengua antes de quemarle.

Durante los dos siglos que siguieron a su muerte numerosos escritores le dedicaron diversas lindezas. En 1840 Victor Cousin, Ministro de Instrucción francés, lo acusó de culpable ante Dios y ante la moralidad: Vanini era, además de ateo, depravado y homosexual.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Kathy de Wuthering Heights dice:

    La verdad es que me alegro mucho de haber nacido en estos días, a pesar de sus pesares, sobre todo, siendo mujer.

    Dejando aparte la historia del pobre Vanini y ciñéndonos al librepensamiento, mi opinión personal tras años entrando a un foro en el que cada uno tiene su forma de pensar y ver las cosas, es que no existe. Al menos, en la mayoría de los mortales.

    La gente está absolutamente dogmatizada en todo. Quizá por eso de que es más cómodo que piensen por ti. Lo que sucede es que es peligroso. Porque, por norma general, nos mean y nos dicen que llueve. A mi, desde luego, me hastía no poder tener conversaciones racionadas y tener que oír siempre las mismas cantinelas una y otra vez repetidas hasta la saciedad.

    El librepensamiento? Una utopía como otra cualquiera…

    Me gusta

  2. asimov dice:

    El librepensamiento? Una utopía como otra cualquiera…

    Hagámosla entre todos, realidad…

    salu2.

    Me gusta

  3. lalofg dice:

    Si no pensamos en utopías, nunca lograremos nada; seguiremos igual, calladitos, bien mandados, obedientes. Pero no deberíamos salir del sistema, sólo desde dentro todos podremos hacer realidad que exista librepensamiento. Y no imposiciones de unos y de otros. Aprender a pensar por nosotros mismos, plantearnos y replantearnos toda la información, decidir y si errámos, asumir las consecuencias, reconociéndolo, pues es la máxima dignidad.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s