La muerte negra

Octubre de 1347. Doce galeras genovesas arriban al puerto de Messina, en Sicilia. De allí desembarcaron no sólo los marinos y las mercancías que transportaban, sino un invisible y terrorífico viajero. Tan terrible que, de haberlo sabido, las autoridades del puerto no hubieran dudado ni un solo instante en mandar los doce barcos y sus respectivas tripulaciones al fondo del mar. De esos barcos, de los que no se sabe muy bien de dónde venían, descendió la peste.
No es posible saber si este fantasmal y mortal pasajero bajó con las ratas y las pulgas o los desdichados marineros ya la sufrían. Lo único cierto es que en pocos días la plaga se asentó con raíces firmes en la desdichada ciudad. Su destino estaba sellado.

Los ciudadanos de Messina no pudieron hacer otra cosa que obligar a los aciagos marineros a subir a sus barcos y zarpar de puerto rápidamente. Los ilusos sicilianos creyeron que así se librarían del mal. Craso error. Lo único que consiguieron fue que la peste, la muerte negra, se esparciera por todo el Mediterráneo.

Con cientos de víctimas cada día y creyendo que el más mínimo contacto con un enfermo provocaba el contagio, el pánico cundió por toda la ciudad. Los pocos mandatarios que hubieran podido tomar algún tipo de medidas para, cuando menos, mitigar el peligro estuvieron entre los primeros en morir. La gente de Messina huyó de su ciudad condenada hacia el interior, hacia los campos y viñedos del sur de Sicilia. En su desesperación pensaban que el aislamiento les salvaría pero lo que hicieron fue extender la muerte por toda la isla.

Cuando las primeras víctimas llegaron a la cercana ciudad de Catania las internaron en hospitales y fueron tratadas con un mimo exquisito. Pero cuando se dieron cuenta de la magnitud del desastre se promulgaron unas estrictísimas leyes de inmigración. El temor era tal que ningún Catano se atrevía ni tan siquiera a hablar con un Mesino. Pero ya era tarde. La muerte se había instalado apaciblemente en sus hogares. La peste se preparaba para saltar al continente.

Y nadie estaba a salvo.

Anuncios

12 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Kathy de Wuthering Heights dice:

    La bacteria que provoca la peste es la Yersinia pestis, habiendo tres tipos de peste: la pulmonar (que es la que se contagia), la septicémica, que afectaba a la sangre y la bubónica que hacía salir “bubas” o bultos en los ganglios (estas dos últimas no se contagian).

    La peste pulmonar ocurre cuando la Yersinia pestis infecta los pulmones. Este tipo de peste puede propagarse de persona a persona a través del aire. La peste pulmonar también puede propagarse al inhalar la Yersinia pestis suspendida en las gotas minúsculas que se forman en las vías respiratorias de una persona (o animal) que sufre de peste pulmonar. Para infectarse de esta manera, por lo general se requiere que una persona esté en contacto directo y cercano con una persona o animal enfermo. La peste pulmonar también puede darse si una persona que sufre de peste bubónica o peste septicémica no recibe el tratamiento pertinente y la bacteria entra a los pulmones.

    No está enteramente claro dónde comenzó la mayor epidemia del siglo XIV, quizá en algún lugar por el norte de la India, pero más probablemente en las estepas de Asia central, desde donde fue llevada al oeste por los ejércitos mongoles. La peste fue traída a Europa por la ruta de Crimea, donde la colonia genovesa de Kaffa (Feodosiya) fue asediada por los mongoles. La Historia dice que los mongoles lanzaban con catapultas los cadáveres infectados dentro de la ciudad. Los refugiados de Kaffa llevaron después la peste a Messina, Génova y Venecia, alrededor de 1347/1348. Algunos barcos no llevaban a nadie vivo cuando alcanzaron puerto. Desde Italia la peste se extendió por Europa afectando a Francia, España, Inglaterra (en Junio de 1348) y Bretaña, Alemania, Escandinavia y finalmente el noroeste de Rusia alrededor de 1351.

    Estoy leyendo una novela en la que, curiosamente, se habla de la peste, cuando comienza a entrar en Inglaterra. No se si será verdad o no, pero se dice que creían que se podía contagiar por los ojos, si un enfermo te miraba. Hasta que a alguien se le ocurre ponerse una mascarilla de tela y, curiosamente, los cuidadores y enfermeros que la llevaban puesta no se contagiaban…

    Muy interesante, el tema.

  2. Anónimo dice:

    http://www.entornomedico.org/salud/saludyenfermedades/pesteb.html

    Para mayo información sobre la peste “negra”.

  3. Anónimo dice:

    Donde dice mayo debe decir mayor.

  4. Kathy de Wuthering Heights dice:

    Y ahora pregunto: Podríamos considerar el cáncer como la peste de nuestros días? Porque cada vez más gente muere por culpa de esta enfermedad… y sigue sin haber solución…

  5. Anónimo dice:

    La peste de nuestros días, no sólo se puede extender al cáncer Kathy, o a otras enfermedades, mira a tú alrededor y ¿qué ves? personas egoístas, movidas por intereses económicos y de status, que matan y crean guerras. Se violan constantemente los derechos humanos, se difama, mucha ciencia al servicio del poder, pero muy poca humanidad con el prójimo, tanto con el que está al lado, como los que están lejos. Mucha ideología : ¿y la práctica?. Personas que comenten errores y se niegan a aceptar sus consecuencias.

    Promesas : escuchamos promesas sin cesar, a nosotros mismos, los políticos nos hablan de una vida mejor para los que envejecen, de una sanidad donde nadie sufra una espera. Los bancos nos prometen mejores intereses, los alimentos nos prometen mejor línea y las cremas no garantizan una vejez con menos arrugas.

    Toda la vida navegamos estamos navegando, en nuestra “pequeña embarcación cruzando un mar de promesas, siempre cambiantes pero inagotables….

    Si quieres, te puedo decir más cosas, que apestan, y constituyen una sociedad de peste, pero creo que ya está bien.

  6. sonicando dice:

    Anónimo, la peste de la que tu hablas lleva con el ser humano toda la vida, no creo que nada de lo que se considera “humano” haya cambiado.

    Kathy, el cáncer no es la peste de nuestros días. Está claro que aumentan las cifras, pero también porque se pueden diagnosticar más y mejor. El cáncer también lleva con nosotros desde siempre, y siempre estará allí. Ah y cada vez se está cercando, y se le combate con más armas, así que con suerte en un futuro no muy lejano podemos desarrollar terapias o profilaxis para muchos cánceres.

    La peste de nuestra época es el VIH, que sigue su exponencial crecimiento…

  7. Kathy de Wuthering Heights dice:

    No estoy de acuerdo contigo, Sonicando: El VIH ha dejado de ser una enfermedad mortal. Epidemia, quizás. Mortal, desde luego que no. Puede que tengas razón y el cáncer haya estado ahí siempre, solo que no se sabía por falta de medios médicos. Pero no veo tampoco que hoy por hoy se haya adelantado nada. Echa un vistazo a tu alrededor: Por ser asintomática en sus estadios primeros casi nunca se detecta a tiempo y las quimioterapias y radioterapias, en la mayoría de los casos, no hacen sino empeorar al paciente. En cuanto a por qué narices las células se vuelven cancerosas, los médicos hoy por hoy siguen sin tener ni puñetera idea.

    Asi las cosas no veo yo los adelantos por ningún sitio…

  8. sonicando dice:

    Tienes razón, muchos médicos no tendrán ni puñetera idea, pero los bioquímicos sí, y mucha de porque las células se transforman (pasan a ser tumorales)

    El VIH ahora mismo no es mortal en el primer mundo, pero sí lo es donde no llegan los tratamientos, que es asu vez donde viven la gran epidemia. Y va a ser si no se le pone freno la pandemia del siglo.

    Kathy , tienes un adelanto clarísimo, solo que igual no te llega esa información. Pero la que seguro sabrás es ue desde hace unos meses ya hay vacuna para el cancer de cuello de útero, y hay muchas por salir todavía…

  9. Kathy de Wuthering Heights dice:

    Vale, pero, por favor, te suplico que no digas pandemia. No vale epidemia, como toda la vida? No secundes a la sarta de periodistas medio analfabetos que pululan por nuestras teles…

  10. sonicando dice:

    Una pandemia es una epidemia que afecta a largas extensiones de territorios.

    El VIH cumple la definición. Pero vamos, por ser tu y suplicarlo, digo que es una epidemia mundial y todos contentos…

    Ah por si te interesan estas cosas, tengo un blog llamado sonicando.com, si te apetece, pásate.

  11. lalofg dice:

    Desde luego el V.I.H. es una pandemia.

    Con repecto a la vacuna para el cáncer de utero, se está utilizando en niñas, todavía no están probados los resultados, se necesita un período amplio de tiempo, para poder valorar. Aunque no deja de ser una buena noticia.

  12. Overtness dice:

    Somehow i missed the point. Probably lost in translation 🙂 Anyway … nice blog to visit.

    cheers, Overtness!!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s