Astronomía y sexo

El registro continuo de fenómenos celestes más notable que haya existido antes del desarrollo de la astronomía moderna se realizó en China. Las razones son evidentes: allí el observatorio astronómico era una parte fundamental del ceremonial religioso del soberano.

Muy ligada al gobierno, los astrónomos chinos era burócratas hasta el punto que el astrónomo imperial era un funcionario de alto rango y cuyo cargo era hereditario. Este interés por los sucesos celestes estaba ligado a la búsqueda de una cada vez mejor medida del paso del tiempo. La tecnología del reloj en la China imperial era tan controlada como la de manufacturar la pólvora o la maquinaria para acuñar moneda. La siguiente orden del emperador sobre el secretismo de las tareas realizadas por los astrónomos da una idea de lo esencial que se consideraba la astronomía en los asuntos de palacio:

Si sabemos de cualquier intercambio entre los funcionarios del observatorio o sus subordinados y funcionarios de otros departamentos gubernamentales o gentes del pueblo, este acto será considerado como una violación de las disposiciones de seguridad que deben ser estrictamente observadas. Por lo tanto, de ahora en adelante los funcionarios astrónomos no se asociarán, bajo ningún concepto, con otros funcionarios o con gentes del pueblo en general. Dejad que el departamento de Censura se ocupe de eso.

El mismo emperador necesitaba de los relojes por razones íntimas. Debía conocer cada noche, en su dormitorio, los movimientos y posición de las constelaciones cada hora, algo que el gran astrónomo imperial Su Song resolvió construyendo su famoso reloj celestial. En aquella época, el emperador tenía 121 mujeres que incluían una emperatriz, 3 consortes, 9 esposas, 27 concubinas y 81 concubinas sirvientes, que según el libro de la dinastía Chou se turnaban de este modo en sus deberes:

Las mujeres de menor rango vienen primero y las de mayor jerarquía las últimas. Las concubinas criadas comparten el lecho imperial 9 noches en grupos de 9. Las 9 esposas y 3 consortes tienen asignadas una noche para cada grupo y la emperatriz tiene también una noche para ella sola. En el decimoquinto día del mes se completa la secuencia y se repite en orden inverso.

Las mujeres de mayor rango compartían el lecho los días más cercanos a la luna llena, cuando, según creían, el Ying o principio femenino era más potente y preparado para recibir el Yang del emperador, el Hijo del Cielo. La función de las jerarquías inferiores era en de ‘nutrir’ con su Ying el Yang del emperador.

Los hay con suerte y las hay desgraciadas.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Rawandi dice:

    El secretismo fue precisamente lo que impidió que la ciencia moderna surgiera en China. La ciencia (=libre observación racional) no puede florecer sin un mínimo de libertad.

  2. aamv dice:

    Con ese sistema a algunas emperatrices les costaría mucho engendrar un hijo del emperador, las mujeres con ciclo menstrual de 29,53 días.
    La época más fértil de la mujer es a mitad del ciclo menstrual sobre el día 15, si el sistema está basado en la luna, que también tiene ciclos de 29,53 días, sería imposible que coincidiese, ya que siempre le tocaría a mitad del ciclo lunar (los dos días) y si en su ciclo menstrual esos no eran días fértiles esta circunstancia se repetiría todas las veces. (si todas las emperatrices han tenido muchos hijos mi teoría falla)

    Está claro que es complicado encontrar una mujer con un ciclo tan exacto pero lo de repetir en orden inverso no favorece la concepción para la emperatriz.

  3. Gure dice:

    Donde escribe “ciencia moderna” tal vez querría decir: “método científico comúnmente aceptado por cierto sector de la sociedad en un periodo de tiempo determinado”. Que el método sea distinto no quiere decir que en China no hubiera ciencia, sólo hay que recordar los grandes avances (no tan solo tecnológicos) de la época. Mi preferido: la vacuna. Y en cuanto a la libertad necesaria para el desarrollo de la ciencia, debo decir que estoy de acuerdo en su importancia, pero no me negará que respecto a las libertades tampoco Europa andaba muy ducha en la época.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s