Bramah water closet

Si hay alguien a quien todos los días se le rinde un silencioso homenaje en cualquier parte del mundo, ése es Joseph Bramah. Porque este ignorado señor es el inventor del Bramah water closet, el WC, el retrete.

Durante la Edad Media cada cual hacía sus necesidades donde le parecía. Con el tiempo la situación empeoró tanto que en 1589 la corte inglesa tuvo que colgar la siguiente advertencia en palacio: “No se permite a nadie, quienquiera que sea, antes, durante o después de las comidas, ya sea tarde o temprano, ensuciar las escaleras, los pasillos o los armarios con orina u otras porquerías”.

El hedor que desprendían ciudades y personas era insoportable. Ciudades como París eran inmensas cloacas donde al volver de cada esquina podías encontrar a alguien defecando. Así no es de extrañar que Erasmo aconsejara en 1530 que “es descortés saludar a alguien mientras esté orinando o defecando”. Ni que un manual de buenas maneras de 1700 recomendara que “si pasas junto a una persona que se esté aliviando, debes hacer como si no la hubieras visto”.

Sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, y tan preclaro aviso se cumplió en el tardío 1830, cuando un brote de cólera diezmó a la población londinense. No está demás recordar que la construcción inicial del palacio de Versalles, en el siglo XVII, incluía grandiosas fuentes y ningún retrete…

El lugar donde se hacían esas necesidades tan básicas era, simplemente, un agujero que conectaba con un pozo ciego, un arroyo o un río. El retrete con válvula fue inventado en el siglo XVI por sir John Harrington, un artilugio que fue instalado por la reina Isabel I de Inglaterra en su palacio de Richmond. Harrington escribió un libro sobre el retrete de la reina cuyo crudo humor no gustó a la soberana y el pobre Harrington y su retrete cayeron en el olvido. Doscientos años más tarde Alexander Cumming, un matemático y relojero, patentaba su propia versión del retrete.

Funcionaba con una palanca que al tirar de ella dejaba escapar el agua de un depósito y abría una compuerta en el fondo del retrete, vaciando su contenido en el desagüe; algo muy parecido a lo que tenemos en los trenes. Además, un sifón -este tubo en forma de S característico- aislaba el retrete del colector principal.

Entonces entró en escena nuestro querido ingeniero. Bramah se dedicaba a instalar los retretes de Cumming y veía que tan útil accesorio podía mejorarse. Y en 1778 patentaba su propio modelo, un retrete de válvula muy mejorado.

A lo largo de ese siglo el Bramah, como se conocía a su retrete, fue a la cabeza, aunque no siempre conseguía un perfecto aislamiento de los desagradables gases que se formaban en los colectores y pozos ciegos poco ventilados. No fue hasta el cólera propagado por el insalubre sistema de alcantarillado cuando empezó a tomarse en serio la ingeniería del alcantarillado. Las autoridades inglesas se tomaron como una prioridad absoluta sanear las ciudades de inmundicias y malos olores. Y en la segunda mitad del siglo XIX el retrete de Bramah evolucionó hacia el modelo de una pieza, con la taza y el sifón unidos.

Porque convirtió nuestro mundo en algo menos apestoso, merece la pena que recordemos a Joseph Bramah.

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Me uno a tu homenaje, y más con este artículo, que está escrito que “te cagas” (con perdón).

  2. Marai dice:

    Yo también me uno a ese homenaje. Estoy de acuerdo contigo Eugenio Manuel, el artículo esta que te …….. 🙂 . Y con el permiso del sr. Sabadell, me uno también a la crítica satírica de Les Luthiers: http://es.youtube.com/watch?v=588ChjIlAL0&feature=related

  3. Fiona dice:

    Con el permiso y disculpas, algunos escritos en wateres publicos:
    En este lugar y en este agujero,
    termina el esfuerzo de un buen cocinero.
    Cuando vayas a cagar
    lleva un cigarro encendido,
    fumaras, cagaras y estaras entretenido.
    Con el codo en la rodilla, y la mano en el mentón
    esperamos muy atentos la salida del mojon.
    Poeta cagón, que hasta cagando te inspiras,
    inspirate en este mojón y gozaras bien la vida.

  4. David dice:

    Ahora me acuerdo de el cada día.

  5. Estika dice:

    Hola =) Soy eslovaca y voy a hacer un proyecto de inventos….puedo hacer de que quiero…voy a hacer de los retretes =)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s