El techo del mundo

Cuando al explorador británico George Leigh Mallory le preguntaron «¿por qué asciende el monte Everest?» sucintamente, contestó: «Porque está ahí». En 1924 intentó la ascensión por segunda vez. Durante el ataque final el geólogo de la expedición, Noel Odell, miró hacia arriba desde los 7.900 metros en donde se encontraba. A través de un claro entre las nubes pudo vislumbrar las borrosas siluetas de Mallory y Andrew Irvine encarando una pronunciada pendiente cerca de la cima. Pero las nubes rápidamente cerraron esa ventana y a Mallory y a Irvine nunca más se les volvió a ver.

Esta fugaz imagen de Mallory no fue lo único memorable que Odell vio en la expedición de 1924. Allá arriba también descubrió los fósiles de criaturas marinas con caparazón que habían quedado enterradas en un mar poco profundo hacía 250 millones de años.

El Everest no es el único lugar del Himalaya donde se pueden encontrar restos de arcaicos habitantes marinos. En los pueblos de la garganta del río Kali Gandaki, donde los granjeros recolectan fruta y grano a la sombra de los ocho miles, los niños nepaleses venden por las calles salagramas a los visitantes, que no son otra cosa que ammonites.

La cordillera del Himalaya es la prueba palpable de las dramáticas consecuencias de la tectónica de placas. Cuando dos continentes chocan ninguno de ellos subduce -se hunde bajo el otro- como sucede al encontrarse dos placas oceánicas o una continental y otra oceánica. Las rocas que lo componen, al ser relativamente ligeras, resisten el hundimiento, y se comportan como dos icebergs chocando en el mar.

Hace 50 millones de años las placas India y Euroasiática colisionaron. La consecuencia no sólo fue la aparición del Everest, sino que una región del tamaño de Francia situada al norte del Himalaya fue lanzada hacia arriba un promedio de unos cinco kilómetros sobre el nivel del mar: el plateau tibetano. El imparable y terriblemente ascenso de la cordillera más alta del mundo se ha producido en los últimos 10 millones de años y aún hoy sigue subiendo a razón de dos milímetros por año.

Si un lejano descendiente de Edmund Hillary quisiera plantar su bandera en la cima del Everest al finalizar el siglo XXI, habrá subido casi tres metros más que su antepasado. Ahora bien, ¿por qué continúa ascendiendo? Explicarlo es un reto importante para la tectónica de placas.

El Himalaya también tiene importancia para la meteorología. La época del monzón en el sur asiático se encuentra precedida en el verano por una baja presión atmosférica en todo el plateau tibetano. Es más. Según algunos científicos la aparición del Himalaya remodeló el clima de la Tierra al reducir, por diferentes mecanismos, la cantidad de dióxido de carbono presente en la atmósfera. Justo al contrario que el famoso efecto invernadero, su práctica desaparición causó un descenso continuado de las temperaturas hace 55 millones de años que culminó con un ciclo de edades del hielo que en los últimos dos millones de años ha cambiado el aspecto del planeta.

Gracias a esta hipótesis se explica por qué esta cordillera sufrió un rápido ascenso hace dos millones de años -justo en el momento de la primera edad del hielo-: un ambiente más frío propicia un mayor efecto erosivo por parte de los glaciares en los valles, que se llevan gran cantidad de material y, como si de un corcho se tratara, ascienden los picos circundantes. Aunque todavía no se ha demostrado esta hipótesis, resulta curioso comprobar que tanto los Pirineos, como las Rocosas o los Alpes parecen haber aumentado su altura en los últimos tres millones de años.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Rawandi dice:

    Los Pirineos y los Alpes se elevan sencillamente porque la placa africana sigue empujando a la placa euroasiática, lo cual implica que el mar Mediterráneo desaparecerá igual que desaparecieron las aguas que separaban a la India de Asia antes de que ambas colisionaran para formar el Himalaya.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s