Querido tío Yeyo

Nota: Esta columna la escribí escribí en 20minutos hace poco menos de tres años tras la muerte de una tía mía. Desde entonces otros a los que apreciaba han desaparecido de este mundo. A lo que escribí solo me queda añadir estas frases de la canción de La vida de Brian: Vienes de la nada y vas a la nada. ¿Qué has perdido? ¡Nada!

El lunes enterramos a mi tía Maite. Con ella, y junto a su marido, mi tío Yeyo –uno de los mejores floristas de España–, y mi abuela, pasé años de mi niñez en Salamanca. De regreso reflexionaba sobre si la ciencia podía ofrecernos consuelo ante la mayor ironía de la vida: nadie sale vivo de ella. No lo hay. Necesitamos consuelo para nuestra tranquilidad y, por eso, enfrentados a la muerte, buscamos respuestas que nos reconfortan, no respuestas correctas.

La vida es un accidente en la historia del universo. El ser humano es frágil, superfluo (al universo le importa un bledo que vivamos o nos extingamos) y accidental. Estamos aquí de chiripa, porque hace 60 millones de años desaparecieron los dinosaurios, y una diminuta criatura con aspecto de musaraña se encontró con mucha tierra por delante. La era de los reptiles había acabado y empezaba la de los mamíferos. Somos mortales. El mismo oxígeno que usamos para vivir nos mata lentamente. El sexo, que apareció hace 2.200 millones de años, acabó con la inmortalidad. La mezcla de genomas terminó con la vida eterna –hoy sólo la tienen las bacterias– y la dejó relegada al campo de las religiones. Somos sustancia de estrellas que se ha hecho consciente, parte del Comos que reflexiona sobre sí mismo.

No somos más especiales que las estrellas que viven miles de millones de años o que los corderos que mueren en el matadero con pocos meses de edad. La muerte no es una derrota, como dijo el cura en el responso, porque nunca hubo posibilidad de victoria. ¿Qué nos queda? Por mi parte, echar la vista atrás y ver una vida que ha merecido la pena ser vivida. Y a mi tío Yeyo, cuando mire el sillón donde se solía sentar mi tía, exclamar de esa forma tan vehemente y rotunda que tenemos los Sabadell: «¡Sí señor! Estuvo bien»

11 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Marai dice:

    Cierto, vienes de la nada y se va al mismo sitio, a la nada. Pero por supuesto que ha merecido la pena. Se pierde pero al mismo tiempo se gana. Se gana la increíble sensación de haber conocido a personas que ha merecido la pena conocer. Personas que han hecho que nuestra vida sea un poquito mejor. Estamos de paso por esta vida y todo lo que tiene un principio tiene también su fin. Es cómo vivamos en ese intermedio lo que merece la pena.

  2. Carmen dice:

    Cuántos recuerdos, y por qué no decirlo, alguna lágrima, me trae esta columna… casi tres años ya… q rápido pasa el tiempo, y q lentos se van los recuerdos… a veces creo q la nostalgia me mata…

    Es tan inmenso el dolor y tan profunda la tristeza q deja tras de sí la muerte…

    No me gustan los cambios, pq incluso cuando son para mejor, los cambios siempre se llevan algo, siempre… algo q echas de menos y q ya nunca vuelve…

    Después de leer esta columna de nuevo, casi tres años después, me doy cuenta de cosas q no percibí la primera vez q la leí… me doy cuenta, entre otras muchas cosas, de lo q realmente significa ser ateo…

  3. Isabelita Soria dice:

    ¿Sabadell, maño, estás triste? Ya me entiendes, ciencias aparte…

  4. siento que estes triste, hace unos dias descubrí este bloc tuyo, espero que lo proximo que lea de ti sea buenas noticias como siempre, un beso

  5. josepardina dice:

    buena pieza, maikel

  6. Rawandi dice:

    Estoy de acuerdo con todo salvo con la idea de que las bacterias tienen “vida eterna”. Tal vez las bacterias no envejezcan, pero sí se mueren por otras causas, por ejemplo los macrófagos, las toxinas o la falta de nutrientes,

  7. Carmen dice:

    Para la tía Maite… :

    http://es.youtube.com/watch?v=ByItFEFGdnw

    http://es.youtube.com/watch?v=YnjO7iqffqg&feature=related

    Una hermosa canción, en la voz más dulce q he escuchado hasta ahora, la de mi admirada Katie Melua….

  8. masabadell dice:

    Lo de “vida eterna” viene por contraposición a la reproducción sexual, con la que cada individuo es único e irrepetible. Las bacterias-hijas son meros clones de la madre (salvo, claro está, por las mutaciones aleatorias) luego en cierto modo son “inortales”

  9. Rawandi dice:

    Ningún ser vivo es inmortal, ni siquiera los que se reproducen asexualmente. Las bacterias pueden vivir probablemente durante millones de años ‘en estado latente’, pero mueren cada vez que se reproducen por división, pues cada bacteria progenitora desaparece dejando un par de bacterias hijas.

    Las bacterias hijas son clones de su madre, cierto, mas los organismos clónicos no son copias perfectas sino ‘copias genéticas’. Por tanto, muchos de los rasgos fenotípicos (rasgos presentes en el citoplasma, en la membrana o en la cubierta externa) de las bacterias hijas diferirán necesariamente de los que exhibía su progenitora, lo cual convierte a cada bacteria hija en un “individuo único e irrepetible” a pesar de tratarse de un “mero clon”.

  10. David dice:

    Este artículo me ha parecido BUENÍSIMO
    ¡Sí señor! Estubo bien.

  11. lola dice:

    Poco antes de morir mi padre, leí este artículo, éste me sirvió de base para escribirle una carta, cambié: estuvo bien, por está bien.

    Ya, pasado una año y medio, siempre recuerdo “dejonos harto consuelo su memoria”. Nosotros no creemos en un más allá, más aún mi padre ironizaba “se debe estar muy bien, porque nadie vuelve”.

    Ahora “Polvo estelar eres y en polvo estelar te convertirás”. Ojalá mi padre y todos los seres queridos de otras personas, sigan brillando….. me agrada tanto.

    Miguel Ángel, cuando lo volví a leer no pude escribir nada, pero quiero que sepas que me gusta muchísimo, y además te repito gracias a él, pude escribir a la persona más querida por mí, que he perdido. Gracias. Un saludo.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s