De mapas y clima

mapa1.jpg 

Todos sabemos que los griegos, ya desde el siglo V a.E., conocían la forma esférica de la Tierra. Y una Tierra esférica ofrecía a los enamorados de la geometría una oportunidad irresistible de trasladar a nuestro planeta la belleza de sus propiedades.

La primera tentación fue la de ver la Tierra circundada por elegantes líneas paralelas. Dicho y hecho. Los geógrafos griegos trazaron estas líneas igualmente espaciadas con las que cubrieron toda la Tierra. A estas subdivisiones paralelas las llamaron climata. Estas zonas, a diferencia de la moderna clima, tenían un significado astronómico o geográfico, pero no meteorológico. Climata viene de la palabra griega clima, que significa inclinación, debido a que la duración del día depende de la inclinación con la que se ve el sol desde cada lugar concreto. De este modo, los climatas se definían como aquellas zonas en las que la duración del día más largo era la misma.

Los antiguos geógrafos no se ponían de acuerdo en el número de zonas que se debían distinguir. Unos pensaban que sólo había tres mientras que otros defendían que diez. Por otro lado, las diferentes zonas tenían distintos tamaños. Así, los lugares donde el día más largo duraba 14 o 15 horas ocupaban una banda de 1.170 km de ancho, mientras que donde duraba de 19 a 20 horas sólo tenía 320 de ancho. Con todo, de todos los diagramas en litigio el más popular fue el de Plinio que dividía la parte de la Tierra conocida por griegos y romanos -esto es, hasta los 46 grados de latitud norte- en 7 segmentos paralelos al norte del ecuador. Mientras, el gran astrónomo alejandrino Claudio Ptolomeo aumentó estas divisiones hasta 21.

Que nosotros hayamos cambiado el significado original de la palabra clima a algo relacionado con la meteorología fue debido a los comentarios de diferentes autores, como Estrabón, que asociaban las características de la fauna, flora y los seres humanos a esas bandas a lo largo del ecuador. Así, se decía que las tez oscura de los etíopes era debido al ardiente sol del climata tropical y que el color rubio y la ferocidad de los habitantes del norte eran causados por la frialdad del climata ártico. En definitiva, los climatas geográficos se convirtieron en meteorológicos porque, como todos sabemos, la posición de un lugar sobre la superficie terrestre está evidentemente relacionada con el tipo de clima, esta vez meteorológico.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s