Parhelios, los perritos del Sol

sundog.jpg

El 20 de febrero de 1661 sobre el cielo de la ciudad polaca de Gdansk aparecieron una compleja serie de arcos luminosos y siete puntos brillantes situados en los lugares donde se cortaban estos arcos. También en San Petersburgo el 18 de junio de 1790 se vieron una serie compleja de arcos con seis soles aparentes que duró desde las siete y media de la mañana hasta pasado el mediodía.

Ambos fenómenos, aunque insólitos y complejos, tienen un origen atmosférico claro: los parhelios o falsos soles. Son un fenómeno atmosférico raro y nunca se presentan aislados, sino en conjunción con lo que conocemos como halo y que podemos ver en los días claros de invierno.

Los halos son círculos brillantes centrados en el Sol o la Luna con un tamaño angular que si extendemos el brazo, abrimos los dedos de la mano y con el pulgar tapamos el Sol, el círculo luminoso se encontrará en la posición marcada por el meñique. Si nos fijamos detenidamente en el halo descubriremos que tiene cierta coloración: rojiza la parte interior y violeta la exterior. Cuando las condiciones atmosféricas son las idóneas puede llegar a verse un halo extraordinario situado a doble distancia del Sol y con una coloración menos intensa.

Los parhelios, que en los países anglosajones se les suele llamar “perritos del Sol”, son dos manchas luminosas coloreadas a ambos lados del Sol y simétricas, a igual altura sobre el horizonte. Sin embargo, estos falsos soles no se encuentran siempre a la misma distancia del Sol verdadero, sino que van cambiando su posición a medida que transcurre el día. De hecho, cuando el Sol se encuentra cerca del horizonte los parhelios se sitúan sobre el halo ordinario y a medida que éste se eleva, se van separando. Cuando el Sol llega a los 60º sobre el horizonte, desaparecen.

En latitudes altas, como en el ejemplo de Polonia o Rusia, pueden verse estructuras más complejas que completan todo lo que puede observarse en un halo solar. El fenómeno físico subyacente es el mismo que el del arco iris: la refracción de la luz. Pero si bien en el arco iris el agente causante son las gotas de lluvia, para el halo y el parhelio los culpables son los cristalitos de hielo situados en la parte alta de la atmósfera.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. emulenews dice:

    Bonito fenómeno que me recuerda a las glorias, tanto de los santos como las atmosféricas. Quizás ya conozcas el enlace http://atmospherical.blogspot.com/2007/09/divergent-light-fogbow.html

    Me gusta

  2. Al menos a ti te recuerda a eso, habrá gente que “crea” de verdad que se trata de algo “milagroso” o “mágico”, o de alguna visita extraterrestre. Es que hay gente para todo.

    emuenews: el link es muy bueno. Hice hace poco una entrada sobre las nubes nacaradas; ningún estudio riguroso, sólo un poco de opinión.

    Me gusta

  3. Syngamus dice:

    Qué bueno!! Yo vi esto en Polonia y supuse que era un fenómero atmosférico relacionado con algun reflejo de la luz, pero no pude saber exáctamente de qué se trataba. Lo que yo vi no era un círculo completo, sino como dos paréntesis a ambos lados del sol. Creo que hice algunas fotos por si te interesan.
    Saludos

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s