Asesinos de mujeres

violencia_genero.jpg

 

¿Recuerdan la película Rebelión a bordo, protagonizada por Marlon Brando? Cuenta el motín de 9 tripulantes de la Bounty en 1787 cuando descubren la felicidad en Tahití en lugar del infierno que sufren por parte del capitán. Los amotinados se refugiaron con 6 hombres y 13 mujeres de Polinesia en las islas Pitcairn. Lo que no dice la película es que 18 años más tarde sólo sobrevivía un hombre: 12 habían sido asesinados, uno se había suicidado y otro, muerto en circunstancias normales. Por el contrario, sólo 3 mujeres habían muerto. Los celos sexuales convirtieron el paraíso en un infierno.

El caso de la Bounty es un claro ejemplo de lo violento que es el hombre –repito, hombre– y lo rápidos que somos a la hora de matar por celos. Los biólogos lo explican como resultado de la evolución: el macho quiere estar seguro de que su hijo es suyo. Por eso todas las culturas tienen leyes que castigan el adulterio femenino y hasta 1974, en Texas, se consideraba justificado que un marido asesinase al amante.

La violencia doméstica responde a este patrón. Los maltratadores se sienten abandonados si su mujer es autónoma; hombres inseguros y celosos que temen ser abandonados o cornudos y creen que la mejor forma de acabar con ello es golpeando a su compañera. Aunque los celos sexuales sean la causa del asesinato de la mujer, un maltratador no suele serlo.

Según el Instituto para el Control de la Delincuencia de Washington, sólo 1 de cada 33 asesinatos domésticos está relacionado con maltratos anteriores. El tristemente clásico “mujer separada y asesinada” tiene su mayor expresión en lo que dijo O. J. Simpson al ser preguntado por el asesinato de su mujer: “Aun admitiendo que lo hubiese hecho, habría sido porque la amaba mucho, ¿no?”.

Que los celos sean biológicos no disculpa nuestras acciones. Todo lo contrario, debe servirnos para estar siempre alerta: ningún hombre estamos a salvo.

Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. El Judas. dice:

    .

    No entiendo la última frase del tercer párrafo ¿Que es lo que no suele ser un maltratador, celoso o maltratador?

    .

  2. Quería decir asesino.

  3. lola fuentes dice:

    El artículo ¿trata del sentimiento denominado “celos”? o ¿sobre maltratadores? o ¿los maltratadores son celosos?….. no entiendo.

  4. El Judas. dice:

    .

    Ahora entiendo mucho mejor la frase y todo el artículo. Gracias por la aclaración.

    Creo que el artículo va, más o menos, de que los maltratadores no suelen ser asesinos.

    .

  5. lola fuentes dice:

    1º.- Agradecer a Judas, su aclaración.

    2º.- El párrafo, por el que se pregunta no se entiende.

    3º.- Se inicia el artículo haciendo referencia a la película del motín de Bounty, dando por sentado que lo comentado es cierto. Se tendría que haber documentado mejor el articulista y de esta manera sabría que los amotinados no eran en absoluto buenas personas, gentes maltratadas por un capitán brutal, sino individuos que decidieron vivir en las islas “tirándose” a las nativas sin ninguna cortapisa. La historia es apasionante, se puede encontrar fácilmente en Google.

    4º.- Se hace referencia a unos datos de Estados Unidos. ¿Por qué no buscar datos españoles? y no ya muertes en los hogares sino sobre mujeres muertas a manos de sus parejas. Se ve que sí están relacionados en un altísimo porcentaje con malos tratos previos.

    5º.- Se da también por sentado, que los celos son biológicos. NO ES CIERTO SON CULTURALES, si fueran biológicos, se darían en todas las culturas y eso no así.

    6º.- Los celos nunca son expresión de amor, son el afán de control, de posesión de la otra persona.

    Para quien tenga mucho interés sobre el tema se puede leer : Mi marido me pega lo normal / Lorente. El autor, no es médico, a pesar de lo cual tiene prestigio en psicología, es de fácil lectura.

    Existen muchos grados de maltrato, unos muy sutiles pero fácilmente observables, hasta llegar al asesinato.

    El maltratador actúa sobre víctima y se establece un “diálogo” : el verdugo suele presentarse como persona agradable, simpático, hasta finge empatía….nadie pensaría que esa persona fuera….la víctima, una vez que ha sido eliminada su autoestima (por ejemplo ridiculizando cualquier actuación, iniciativa, comentario etc.), crea una gran dependencia hacia su maltratador. Algo qué estimula el “poder” (totalmente ficticio, ya que lo que se esconde detrás, es un alto grado de complejo de inferioridad), cuando la persona maltratada “rompe”, este círculo vicioso. Es realmente cuando surge el “asesino”, por tanto el maltratador es asesino muchas veces de hecho y otras en potencia.

    Y mientras se de una explicación biológica, y no cultural, y el problema no se extinga desde este punto, continuará, y la noticia de “otra víctima por la violencia de género”, nos resbale. Todos seremos complices, en mayor o menor medida. No se debe ni se puede admitir, ningún tipo de maltrato, absolutamente ninguno, y el que calle, por las razones que sea, de hecho también lo es.

  6. El Judas. dice:

    .

    ¿Que culturas no sufren los celos, Lola? ¿Me permites llamarte Lola? No se me ocurre ninguna, y si me dices un caso excepcional tampoco debería valer.

    .

  7. Acabo de contestar un árticulo similar con una frase qué decían las mujeres por acá: “Los celos moderados son bonitos” :S

    Los celos son PROGRESIVOS Y MORTALES.

    Todo está en mi mente, y sino no está sólo ahí? Si en realidad me “engañan”? Es problema de la otra persona y su deshonestidad. Si me doy cuenta y me quedo… Es mi culpa, yo decidí qué me engañara. 🙂

    Saludos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s