De pis y pas

esquivarcaca.jpg

 

Se calcula que en este siglo XXI se agotará la reserva de combustible fósil mundial. Varios grupos de investigación están intentando desarrollar sistemas que puedan sustituir esta fuente de energía por otra que, al menos, sea renovable. En este caso, en Tailandia se ha diseñado un tipo de reactor que transforma los excrementos humanos en “combustible biológico” mediante un método que a la naturaleza no le es ajeno: imitando el proceso que ocurrió en el planeta con el origen del petróleo. Por supuesto, el proceso es muy caro. Pero la ilusión se mantiene: los responsables del proyecto esperan que la viabilidad económica del producto sea equiparable a la de los aceites naturales.

¡Quién lo diría! Pensar que cada vez que vamos al servicio para hacer lo que eufemísticamente llamamos aguas mayores estamos desperdiciando gasolina para el coche…

Y ya que hablamos de coches, en la revista Human Reproduction se publicó en 2000 una curiosa y alarmante investigación. El trabajo iba firmado por el grupo de investigación en fertilidad de Toulouse. Su objetivo era controlar experimentalmente la variación de la temperatura del escroto durante la conducción de un automóvil (No me sean malos y no empiecen a imaginarse dónde y cómo les colocaban el termómetro…).

Estudios precedentes habían demostrado que en los conductores que pasan muchas horas al volante se producen alteraciones en el esperma, con la consiguiente disminución en la densidad de espermatozoides. Aunque se postulaba la existencia de una relación entre estas anomalías y el aumento de la temperatura escrotal, hasta ahora no existían resultados experimentales que avalaran dicha hipótesis.

Nueve “sacrificados” voluntarios se sometieron al experimento, portando dentro de su ropa interior un termopar adherido a la piel del escroto y conectado a una unidad grabadora de datos (y que tomen nota del nuevo producto los propietarios de sex-shops…). Este dispositivo permitía registrar la temperatura cada dos minutos, primero mientras andaban y después durante 160 minutos de conducción.

Una vez analizados los resultados se comprobó que el aumento medio de temperatura en el escroto durante la conducción era de 2ºC con respecto a la medida durante el paseo. Sorprendentemente, la temperatura aumenta de forma asimétrica, siendo mayor en la parte derecha del escroto. Y como parece ser que la temperatura escrotal afecta a la formación del esperma…

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Por eso me irrita tanto conducir, me toca los… uy perdón, no he dicho nada eh. Casi se me escapa.

  2. lola fuentes dice:

    Si fue curioso conocer dónde está la derecha (estudios físicos), sigue siendo curioso que sea también en la derecha del escroto dónde aumenta la temperatura, con esos resultados……

  3. raquel dice:

    Y eso , según este estudio, que significa, que los hombres que pasan muchas horas conduciendo se vuelven estériles?.

  4. lola fuentes dice:

    Ahora que sabemos dónde está la derecha ¿se puede saber dónde está el centro?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s