De sopa

20030124_cerveira_pousada_meshi_sopa.jpg

Si, como yo, son fans de Mafalda, sabrán de qué les voy a hablar hoy si les digo que se trata de aquello que más odiaba esa encantadora niña salida del lápiz del genial Quino. Así es, voy a hablarles de la sopa. En particular, de porqué soplamos sobre ella para que se enfríe.

En esencia la sopa no es más que agua caliente. Por tanto, el problema es bien simple. Por un lado tenemos el plato de agua líquida, encima está el aire y el vapor humeante que sale del plato. Es claro que este vapor no es más que agua en estado gaseoso. ¿Cómo es que se escapan del plato? Para entenderlo debemos recurrir a algo que ya dijo hace más de dos mil años un griego llamado Demócrito: el universo no es otra cosa que átomos y vacío, y todo se explica mediante el movimiento incesante de esos átomos por el vacío. Y es que todo está en constante movimiento. Es más, lo que nosotros llamamos temperatura no es otra cosa que una medida de la agitación de las moléculas que componen la sopa. Cuanto más caliente esté, más rápidamente se mueven. Y claro, aquellas que se mueven cerca de la superficie pueden llegar a adquirir la velocidad suficiente para escapar de las débiles fuerzas intermoleculares que las mantienen ligadas al líquido elemento. Así el vapor, caliente y más ligero que el aire, se eleva como si fuera un globo aerostático.

Ahora bien. No todas tienen la velocidad necesaria para escapar y algunas de las que lo consiguen, chocan contra las moléculas del aire que están encima de la sopa y vuelven al plato, como los soldados aliados que se fugaron del campo de prisioneros en la película La Gran Evasión.

Mientras, en el aire, las moléculas de oxígeno y nitrógeno también se mueven y chocan violentamente contra las moléculas de la sopa que están en la superficie. De este modo, y tras innumerables choques, se establece un equilibrio entre la sopa y el aire que se encuentra justamente encima. En consecuencia, el aire acaba teniendo la misma temperatura que la sopa.
Hete ahí que queremos llevarnos a la boca una cucharada de esa rica sopa de cocido. Y soplamos. Al hacerlo sustituimos el aire que está en contacto con ella y que se encuentra cargado de moléculas de agua evaporadas, y en su lugar colocamos aire seco. De este modo las moléculas de agua evaporada no pueden regresar al plato con lo que rompemos el equilibrio y forzamos que se evapore más sopa. Como son precisamente las que se evaporan las que más energía transportan, el resultado es que van quedando en la sopa las que menos energía tienen. Y, obviamente, la sopa se enfría.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. MaKö dice:

    La misma razón por la que la ropa tendida se seca antes si hay viento!!! 🙂

    Enhorabuena por el blog!!!!!

  2. lola fuentes dice:

    Al final de la terrible lucha que se puede encontrar en una sopa, termina igual que La gran evasión……

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s