Vera Cooper Rubin

vera_cooper_rubin.jpg

Hace 40 años la astronomía dejó de ser cosa de hombres. Al menos en la catedral de la observación del cielo, heredero lejano de aquellos otros templos que eran los zigurats babilonios: el observatorio de Monte Palomar, el lugar donde se encontraba el telescopio más grande del mundo, con un espejo de 5 metros de diámetros. Fue aquel no tan lejano año de 1965 cuando una joven treintañera que se acababa de doctorar por la Universidad Georgetown entraba en la basílica de la astronomía, convirtiéndose en la primera mujer a la que se le permitía mirar por sus telescopios. La situación para la mujeres no era nada fácil. Así, cuando fue invitada por el gran George Gamow a su laboratorio, tuvieron que hablar en el hall del edificio porque las mujeres no podían entrar en los despachos.

Fascinada por las estrellas desde muy niña, ganó su doctorado en condiciones muy difíciles, tomando clases nocturnas en la Georgetown mientras sus padres cuidaban de sus dos primeros hijos y su marido, el matemático Robert Rubin, la esperaba fuera en el coche pues Vera no sabía conducir. Su trabajo de doctorado mostraba que las galaxias no se encuentran uniformemente distribuidas por el universo, sino que en unas zonas hay más y en otras menos. Tuvo que esperar 15 años para que la comunidad astronómica internacional aceptara sus observaciones.

Pero su trabajo más importante estaba por llegar. Todo había comenzado en 1933, cuando el heterodoxo astrónomo Fritz Zwicky descubrió que en los cúmulos de galaxias había mucha más masa que la visible en forma de galaxias. Esa “masa perdida” durmió el sueño de los justos durante casi 50 años hasta la década de los 70, cuando Vera Rubin, observando la rotación de las galaxias espirales, descubre que para explicarla necesita más masa de la que se encuentra en forma de estrellas y nebulosas. Es la materia oscura, el 90% de la materia encerrada en el universo y de la cual no sabemos de qué está hecha.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Kpax dice:

    Derribando tópicos absurdos, a golpe de razonamiento, pero mientras se avance es un consuelo.
    Saludos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s