Apolo 13

apollo-13-oddyssey.jpg 

Todos conocemos la famosa catástrofe del Apolo 13 camino de la Luna: el tanque de oxígeno número 2 estalló, dejando de suministrar la energía necesaria para mantener la nave. Sin electricidad, todos los sistemas de la nave empezaron a fallar obligando a los astronautas a pelear por su vida. Pero no sólo fue una lucha de tres hombres. La verdadera batalla se libró a 260.000 km de distancia, en Houston.

La situación era complicada. No podía utilizarse el motor principal porque podía estar dañado o podía explotar. Nadie sabía en qué condiciones se encontraba. El único motor utilizable era el del módulo lunar, pero estaba diseñado para aterrizar en la Luna pero no para guiar una nave. Lo único que podía hacerse era seguir una trayectoria de retorno libre: dar la vuelta a la Luna, encender los motores del módulo lunar en el momento oportuno y ganar la velocidad suficiente para alcanzar la Tierra.

En Houston todo el mundo trabajaba frenéticamente. Desde el momento del accidente nadie había descansado. Todo el personal técnico de la NASA debía diseñar una nueva misión en un tiempo récord. El trabajo de varios meses tenía hacerse en menos de tres días, con una nave mortalmente herida y a miles de kilómetros de distancia. ¿Resistiría el motor del módulo lunar el tiempo necesario para impulsarles en una órbita con dirección a casa? ¿Podrían corregir la trayectoria para entrar en la atmósfera terrestre con el ángulo correcto? ¿Funcionaría la nave después de estar apagada durante cuatro días y sometida al intenso frío del espacio? ¿Estarían dañados los escudos térmicos que deberían protegerles del insoportable calor de la reentrada?

Los seres humanos alabamos y halagamos a héroes solitarios como Charles Lindbergh o Cristóbal Colón pero no a hazañas colectivas. Por eso, el tremendo esfuerzo realizado por cientos de pequeños e insignificantes técnicos, hombres y mujeres, queda lastimosamente relegado al olvido. Nadie recordará a quien solucionó el problema del dióxido de carbono, ni al grupo que proyectó el módulo lunar, que cumplió a la perfección misiones para las que no estaba diseñado. No hay una cara a la que asociar el triunfo.

Traer de vuelta a la Tierra el Apolo 13 fue un triunfo de la técnica y de la ciencia, y el mayor momento de gloria para la NASA.

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Carmen dice:

    Sr. Sabadell, tiene usted una visión del triunfo muy distinta a la mía, y creo q a la de otros, posiblemente distinta también a la de esos “héroes” anónimos a los q hace referencia… creo q los auténticos héroes no buscan ni necesitan reconocimiento público, ni siquiera privado, pq les basta con su satisfacción personal y la tranquilidad de su conciencia por haber actuado de la mejor manera posible y por haber invertido en ello todo su esfuerzo e incluso su sacrificio… esa es su recompensa… pq los verdaderos héroes actúan por convicción y la mayoría de veces desde el anonimato… habría que hacerles a cada uno de ellos una película, un libro y un homenaje, pero vivimos en un mundo, en una sociedad, q ignora a esos héroes anónimos e incluso los condena, y prefiere buscar a sus héroes en la prensa rosa o en entornos sofisticados, opulentos y lujosos…

    Me alegro del triunfo de la técnica y de la ciencia, y de los momentos de gloria para la NASA… pero me alegraría mucho más del triunfo de la ética y de los Derechos Humanos en el planeta Tierra… me reconfortaría mucho más el triunfo de la justicia social frente a la aventura espacial… en fin, es cuestión de gustos, prioridades, preferencias e inquietudes… aunque creo q en eso estaríamos de acuerdo, o eso quiero creer…

    Saludos.

  2. lola fuentes dice:

    Carmen, no sé si viste la película, a mí me gustó muchísimo. Estoy de acuerdo en todo lo que dices sobre los héroes anónimos.

    Pero en este caso, yo creo que se trata de profesionales anónimos, que trabajan en equipo, para mí, y para está época, no veo otra mejor, no existen ya grandes individualidades.

    Lo que sí, es que es grupo funcionó, arriesgando, porque de esta manera es como se consiguen muchas cosas. Quedarón como anónimos, como en muchos trabajos, figuran unos y detrás hay un montón de personas trabajando sin imagen, similar a lo que dices tú.

    Pero, la operación de rescate fue un verdadero éxito, de no ocurrir de otra forma, no hablaríamos de profesionales anónimos, hubieran rodadados cabezas. Y es que el trabajo es así, o todo el mundo sabe muy bien asume su responsabilidad, o la catástrofe está asegurada porque los errrores van en cadena.

    Un homenaje, que tú si lo entenderás—- Esperanzador. Un beso.

  3. Juanito Belga dice:

    Dejando a un lado la astronomica cifra de millones de dolares invertidos (o malgastados seguna algunas -no muy desencaminadas- opiniones, lo cierto es que el equipo humano que lucho por traer de regreso a los tripulantes del Apollo XIII se merecieron algo mas que la palmadita en la espalda.

    Pero tanto ellos como los madrileños que ayudaron a socorrer a los heridos de aquel fatidico 11-M; o a los portugueses, españoles o griegos que este año han tenido que luchar contra las llamas que hacian arder sus bosques; o a las personas que marcharon hace ya varios años a colaborar con los afectados del Huracan Mitch en Centro America.

    Aunque los verdaderos heroes anonimos (porque estos no salen por la TV, como si ocurrio con los anteriores casos) son los miles de voluntarios que ayudan en paises con menos recursos. Jovenes y mayores que dejan su acomodada vida en paises industrializados por ayudar a los que mas lo necesitan.

    Ojala los heroes y famosos fueran todos ellos y no los Cayetano, Jurado, o Paris Hilton.

  4. lola fuentes dice:

    Sí, la única diferencia es que los emprendieron la hazaña de traer a la Tierra, la nave, eran profesionales, con sueldos etc….

    Los héroes anónimos, muy bien expresado, los que trabajaron en los antentados de forma anónima, voluntarios de ONG,s, el que tiene cerca a alguien sufriendo y le ayuda….. esos no necesitan homenajes, son anónimos, pero su mayor recompensa es el trabajo que realizan, no lo hacen por dinero, es una forma de ser de enterder el humanismo. Pero nada que ver con el Apolo XIII, nada, un excelente trabajo, sí y una buena gratificación.

    No confudamos, los términos, además creo que el post, creo, porque no voy a volver a leerlo, no habla de estos profesionales como héroes. Un saludo.

  5. Walter dice:

    No confundan las cosas, que tienen que ver los derechos humanos con lo de Apolo 13…

    Tal como leo sus comentarios ustedes nunca han estudiado ciencia peor física lo de Apolo fue una hazaña conjunta y recordada por cada persona sin complejos que conozca toda la historia

    Saludos

    Walter

  6. Apolo dice:

    http://www.nasa.gov/mission_pages/apollo/

    Muy interesante esta información para el tema que trata el artículo:

  7. mariana dice:

    miren yo ya vi la pelicula y la verdad yo no le entiendo y ademas la pelicula te hace bolas para mi esa pelicula no esta muy bien hecha .

  8. mariana dice:

    pero no voy a negar que es una pelicula muy interesante y aprendes mucho la verdad felicidades atodos esos actores

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s