El décimo

 simonstevin0.jpg

Uno de los científicos más brillantes e ignorados de la historia es un holandés de mediados del siglo XVI llamado Simon Stevin. Hijo ilegítimo de una rica pareja de Brujas, fue empleado del departamento de hacienda en el ayuntamiento de su ciudad. Viajó por Polonia, Rusia y Noruega y cumplidos los veinte decidió ponerse a estudiar en la Universidad de Leyden.

A finales del XVI ya era un afamado ingeniero autor de bastantes libros y artículos sobre la estructura de diques y esclusas, algo de vital importancia para un país como Holanda. También era un experto en el diseño de molinos de viento, usados principalmente para bombear agua. Todo este ingente trabajo pasó desapercibido para el resto de Europa pues Stevin escribió sus obras en flamenco, su lengua natal. Para él, amante de la precisión, el flamenco era un excelente idioma para expresar las ideas con claridad y nunca sintió necesidad de expresarse en latín.

Fue al traducir sus obras cuando se descubrió a un brillante científico de fino ingenio, gran sentido del humor y excelente escritor. Quizá su faceta más desconocida fue la pequeña revolución que provocó en el mundo del comercio y las finanzas. Holanda estaba conociendo un crecimiento sin precedentes en el comercio externo provocado en parte por el desarrollo de un nuevo tipo de barco, el fluyt.

Con un novedoso sistema de izar las velas que reducía sensiblemente el número de marineros, un pequeño puente que dejaba libre gran parte de la cubierta y una amplia bodega de varengas prácticamente planas, el fluyt se convirtió en el barco ideal para el transporte fluvial y de cabotaje. A finales del siglo XVI los holandeses habían monopolizado virtualmente el negocio de las importaciones y exportaciones, llevando la mercancía a sus puertos para posteriormente distribuirla por toda Europa en sus fluyts. En consecuencia, la economía se disparó.

Stevin, viendo la necesidad de mejorar algunos aspectos de la práctica contable, publicó una Tabla de Intereses con unas reglas sencillas paras calcular intereses simples y complejos y las tablas necesarias para obtener rápidamente descuentos y anualidades. Pero su gran innovación llegó en 1585, cuando escribió un folleto de 29 páginas titulado El Décimo. Hasta entonces los contables europeos utilizaban números enteros y fraccionarios en sus balances. Así, uno podía encontrarse con largas, tediosas y complicadas sumas de fracciones.

La propuesta de Stevin fue expresar cualquier fracción como una fracción decimal. De aquí se pasó a la notación decimal, mucho más manejable y que consumía menos tiempo. Los comerciantes, entusiasmados, la adoptaron instantáneamente y desde entonces se impuso en todos los aspectos de la vida cotidiana.

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. lola fuentes dice:

    La gran actividad comercial, la burguesía, dió lugar a la mejora de sus actividades, pero aún más tuvo el sustento ideológico que necesitaba, el calvinismo.

    Me gusta

  2. Aristogata dice:

    Logros científicos que inciden en procesos socioeconómicos de gran complejidad. Es precisamwnte el comercio el que da origen a una nueva clase social, la burguesía.

    Me gusta

  3. Aristogata dice:

    Ya durante los siglos XIII y XIV existe en los Paises Bajos un importantem florecimiento urbano y comercial auspiciado por esta burguesía, no olvidemos la famosa Liga de Flandes. La aparición del calvinismo está ligada a circunstancias determinadas y más complejas.

    Me gusta

  4. lola fuentes dice:

    Desde el proceso del asentamiento de la burguesía, que dió paso al Estdo Moderno, no se hizo de un día para otro. Ya durante la Edad Media, se habla de la burguesía en la Edad Media, y de ahí hasta las revoluciones burguesas existe un gran camino histórico. En realidad hasta ahora.

    En cuanto al calvinisto, por supuesto que intervinieron muchos y complejos motivos para su apararición, no hace falta nada más que abrir un libro de historia de bachiller para leerlo.

    Pero la burguesía, necesitaba una justificación en la revolución que suponía, con la idea de beneficio, y en esa época que mayor sustento que una religión que se basaba precisamente en beneficio.

    Me gusta

  5. lola fuentes dice:

    “El matrimonio de conveniencia que formaba la aritmética y el comercio acabó, para beneficio de mercaderes y banqueros”

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s