Archivos para 4 junio 2012

innovación “made in Spain”

4 junio 2012

¿Qué hace un microbotánico urbano, un experto en bioacústica de cachalotes, una teórica de la computación y una micóloga hablando sobre ciudades inteligentes? En una palabra: innovar.

En esta época en que tanto se lleva la “i” pequeñita del trinomio I+D+i, pero que tan poco se hace que sea realmente innovador, resulta refrescante descubrir una metodología inspirada en el proceso por el cual la Naturaleza lleva realmente innovando durante millones de años: la evolución. Bautizada como E+D (Exaptación y Diversidad), es producto de la mente inclasificable de un aragonés, Javier Mateos. En esencia permite encontrar nuevas “soluciones” a aplicaciones ya existentes mediante la incorporación de ideas provenientes de otros campos. No es una panacea, una manera de sacar un producto acabado. Lo que produce es un jardín de ideas, un árbol de soluciones posibles que permite enfocar por diferentes caminos una I+D.

Ver una E+D en funcionamiento es una delicia. Es un chaparrón de ideas que surgen con una misma coletilla: “¿Y si…?”. La inspiración, la creación, puede llegar de cualquier lugar, pero exige una mentalidad abierta y creativa. Queda muy lejos de esas mentes cuadriculadas que miran únicamente a su especialidad y mucho más de aquellas otras que parecen diseñadas con uno de los manuales que han de seguirse para obtener una certificación ISO. Por eso la elección de los intervinientes es crítica. Recuerdo la charla que tuvo Javier con un joven ingeniero de telecomunicaciones de la empresa que le contrató para hacer la E+D. Javier deseaba saber cómo era. El brillante ingeniero desglosó con pelos y señales su currículum de esa forma que sólo sabe hacer uno de pura cepa y, al terminar, la primera y casi única pregunta que le hizo Javier fue: “Sí, bueno, ¿pero tú qué lees?”

LA E+D no es hacer ciencia-ficción sino lanzar lo que en el mundo anglosajón se llaman intuiciones educadas. Es decir “por aquí podemos ir porque puede salir algo”, es señalar un nuevo camino para algo que ya existe: “¿te das cuenta que esto se podría usar para aquello?”

Hay un ejemplo que para mí define lo que significa tener una mente creativa. Los cachalotes suelen emitir una serie de sonidos, como clicks que se repiten con una cierta periodicidad y que son característicos de cada animal. El problema está que al ir en manada se produce una tremenda cacofonía y del batiburrillo resultante el investigador debe extraer información relevante, como quién es el jefe, o su segundo… Para resolver el problema un biólogo de mente estrecha se fijaría en su especialidad o hablaría con etólogos y otros colegas del ramo. Lo que nunca hará es contactar con un antropólogo. Y así no sabrá que hay una tribu en Senegal cuyos pobladores tocan los tambores y cada uno con una cadencia definida y única. Y que tocan en grupo dirigidos hábilmente por uno de ellos. Ni siquiera viajaría con sus grabaciones de los cachalotes a ese poblado y se las pondría a un anciano del pueblo para descubrir sorprendido que, sin decirle nada, el buen hombre identifica quién llevaba la voz cantante, y hasta el segundo y el tercero en el mando. Eso es lo que hizo el experto en bioacústica que mencioné al principio. Eso es la filosofía de una E+D en estado puro.

(Publicado en Muy Interesante)


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.871 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: