La lámpara de seguridad

En 1813 se reconoció a Humphry Davy, el científico más extravagante de aquellos días, como el verdadero inventor de la lámpara de seguridad para las minas.

Poseedor de la Legión de Honor concedida por Napoleón por sus trabajos sobre galvanismo y electroquímica, Davy diseñó la famosa lámpara que lleva su nombre para prevenir las explosiones de metano en las minas de carbón. En realidad, su destino último no fue la prevención de explosiones de grisú. Los propietarios de las minas, deseosos de ganar dinero, la utilizaron para explotar minas hasta entonces inaccesibles a causa de los gases, por lo que la tasa de accidentes continuó siendo la misma.

Tras numerosos experimentos, Davy había encontrado que si rodeaba la llama de la lámpara por una fina gasa metálica el calor desprendido no inflamaba el gas circundante pues se invertía en calentar el metal. Por este descubrimiento recibió un premio de 2.000 libras esterlinas y las alabanzas de la Royal Society. Sin embargo, el premio debió ser compartido, o entregado por entero, a un guardafrenos de vagonetas e hijo de fogonero llamado George Stephenson.

Stephenson, cuya única instrucción formal fue la recibida en la escuela nocturna, había inventado antes que Davy una lámpara basada en el mismo principio —la llama era rodeada por una placa de metal agujereada— que ya se estaba usando en muchas minas inglesas. Al enterarse del galardón Stephenson se enfureció muchísimo. De poco sirvió: le negaron el derecho a la patente y al premio. Sus defensores hicieron una colecta pública y recaudaron 1.000 libras que le entregaron a modo de gratificación. Davy y sus seguidores de la clase media y alta inglesa no aceptaron el dictamen: era inconcebible que un hombre sin educación pudiera haber inventado lo mismo que una de las mejores mentes británicas.

El dinero no sólo apaciguó a Stephenson sino que le permitió iniciar el trabajo con el que le recordaremos como uno de los más grandes inventores de la Humanidad: la locomotora de vapor.

About these ads
Explore posts in the same categories: Física, Historia de la ciencia

4 comentarios en “La lámpara de seguridad”

  1. AntHouse Says:

    Muy interesante, no tenia ni idea, gracias por publicarlo

  2. paulo Says:

    cuantos “inventores” se habran aporbechado de su poder para robar las ideas a otros

  3. javierfpanadero Says:

    Hola, soy Javier F. Panadero, nos vimos ayer en “La aventura del saber”, aprovecho para saludarte y para comentaros un experimento que ilustra este asunto de la lámpara.

    Si ponéis un colador (metálico, claro) sobre una vela, veréis que la llama se corta, no pasa por los agujeros, ya que el metal disipa el calor y no permite la reacción por encima, como explicabas en el post.

    Más divertido… cortar la llama por debajo. Si tienes un mechero de gas, haz lo siguiente.

    1. Mechero de gas apagado
    2. Colador sobre el mechero.
    3. Abre el gas del mechero, sin encenderlo.
    4. Pon una cerilla encendida encima del colador

    Verás que aparece una llama por encima del colador, pero que no progresa hacia abajo (hacia el mechero) por la misma razón que antes.

    Para los que tengan mucho tiempo libre… usa dos coladores y deja la llama entre ellos.

    Saludos

    Javier F. Panadero

    http://lacienciaparatodos.wordpress.com/


Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.835 seguidores

%d personas les gusta esto: