El padre de la teoría cuántica

planck.jpg

El mundo actual sería impensable si justo a finales del siglo XIX un físico alemán llamado Max Planck no hubiese lanzado la primera piedra que rompería el delicado cristal de la llamada física clásica, la física de toda la vida -por lo menos, toda la vida desde Galileo-. Fue entonces cuando nació una nueva forma de ver el mundo que nos abrió las puertas a la electrónica, el láser y a la estructura íntima de la materia.

Planck, aunque nos llevó hacia una revolución científica, no era lo que podríamos llamar un revolucionario. Claro que si quisiéramos otorgar un premio a la persona más desgraciada del siglo XX, sería uno de los que tendrían más papeletas para llevarse el nada preciado galardón.

El 31 de marzo de 1887 se casó con Marie Merck, con quien tuvo 4 hijos: dos gemelas y dos niños. El primer golpe en la terrible vida de Planck llegó en octubre de 1909, cuando murió su esposa Marie, posiblemente de tuberculosis, tras 22 años de matrimonio. Dice el Génesis que no es bueno que el hombre esté solo, así que Planck, ferviente cristiano, hizo caso de ellas y se casó en marzo de 1911 con Marga von Hoesslin, sobrina de su primera mujer y 25 años más joven que él. En diciembre nacía el pequeño Herrmann. 

En mayo de 1916 moría su hijo mayor, Karl, en la dura batalla de Verdún. Justo al año siguiente moría su hija Grete al dar a luz a un hijo. Su hermana gemela Emma se ocupó del bebé y dos años después, en enero de 1919, se casaba con su viudo cuñado. Pero la felicidad no suele durar mucho -menos, si cabe, si nos referimos a la familia Planck-, y en noviembre de ese año a la pobre Emma le esperaba el mismo triste final que a su hermana. No resulta extraño que el pobre Max Planck escribiera: “¡Ha habido momentos en los que he dudado del valor de la propia vida!”.

Su único hijo vivo, Erwin, murió a manos de la Gestapo (y uno puede imaginarse lo horrorosa que tuvo que ser) en enero de 1945, al ser considerado culpable de traición por haber participado en el fallido intento de asesinato de Hitler en la Guarida del Lobo. Un complot en el que no participó. Su famoso apellido quizá le hizo más daño que beneficio: su padre se había enfrentado en diversas ocasiones a Hitler a causa del trato dado a científicos judíos.

La muerte de Erwin destrozó al anciano físico, que contaba con 88 años de edad. La destrucción de su casa en Berlín por la aviación aliada obligó a la exigua familia Planck a vagar por los bosques cercanos al Elba, durmiendo donde podían y escapando de los bombardeos. Fue allí donde soldados norteamericanos encontraron a un anciano, encorvado y andrajoso: el padre de la física cuántica, Max Planck.

About these ads
Explore posts in the same categories: Historia de la ciencia

Etiquetas:

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “El padre de la teoría cuántica”

  1. Anónimo Says:

    muy buena infrormacion

  2. mtr. pucco Says:

    viva albert einstein


Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.874 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: